E l F a n T a s m a del QSVT: Bolivia, Santiago del Estero y Catamarca. Mesa y Kirchner.

 

Colectivo Nuevo Proyecto Histórico

http://www.colectivonph.com.ar

correo@colectivonph.com.ar

 

 

 

El fantasma del QSVT.

Bolivia, Santiago del Estero y Catamarca.

Mesa y Kirchner.

 

 

 

 

“Si están de acuerdo con la gestión o no les satisface díganlo en el cuarto oscuro”.

Gobernador de Catamarca, Eduardo Brizuela del Moral, 6/3/05.

 

 

“En democracia el único medio es el voto. En el Congreso Nacional el 90 por ciento

de los legisladores no saben lo que votan. Eso sí, levantan la mano”.
Luis Barrionuevo, 6/3/05.

 

 

“Es Kirchner el que maneja todo. No es inocente, se hace lo que él dice. Justamente, nadie va a hacer lo que él no diga. Ni los Fernández, ni mucho menos los funcionarios que vienen de la vieja izquierda. Tipos que han sido luchadores. Ahora veo a los pobres infelices de mis ex compañeros diciendo públicamente que la violencia en Santiago del Estero es culpa del MOCASE. (…) En el gobierno hay un maniqueísmo total, intolerancia, y los que están alrededor de Kirchner, de izquierda o «progres», son los peores que hay, los adulones.”Luis Mattini, 3/3/05.

 

 

“Las movilizaciones de los sectores populares que hoy están en pie, no han demandado ni demandan la renuncia de Carlos Mesa, más aún, sus principales demandas nacionales, a excepción de la salida de Aguas del Illimani, no están dirigidas al Poder Ejecutivo, sino al Legislativo, como es el caso de la aprobación de la nueva Ley de Hidrocarburos y de la Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente. Por ello, es el Poder Legislativo y no las organizaciones sociales quién tiene en sus manos la solución de los actuales conflictos”.
Comunicado de prensa: El pueblo no renunciará a sus legitimas

demandas hidrocarburos, agua y constituyente.

Evo Morales, Oscar Olivera, Omar Fernández, Feliciano

Vegamonte y Alberto Machaca, 7/3/05.

 

«Ojalá que la renuncia del Presidente no sea un chantaje»

Presidente de la Federación de Juntas Vecinales

de El Alto, Abel Mamani, 7/3/05.

 

 

«Una simple payasada, un teatro y de una actitud cobarde. Lo que quiere es enfrentarnos entre los que hacen bloqueo y los que no. Que no nos engañe, él se ha convertido junto al Parlamento en defensor de la oligarquía y de los empresarios que ni siquiera pagan impuestos».
Jaime Solares, Dirigente de la COB, 7/3/05.

 



Un fantasma recorre al capital-parlamentario. El fantasma del QSVT.

 

¿Dónde quedó el 82 por ciento de respaldo que tenía Carlos Mesa hace unos meses en Bolivia? Tal vez en el mismo lugar y con igual porcentaje que el apoyo que tenía Kirchner en la Argentina: en el pasado.

 

En Perú el presidente Toledo está escasamente apoyado por el diez por ciento de su pueblo. El presidente boliviano Carlos Mesa vio desaparecer en las últimas elecciones municipales de su país, al calor de las 890 movilizaciones desde que asumió la presidencia, a la coalición bipartidista que gobernó el altiplano en las últimas décadas.

 

Una caída similar a la de los “adecos” de la Acción Democrática (AD) y el partido cristiano demócrata (COPEI)en Venezuela, luego de la irrupción de las fuerzas armadas y de las masas que catapultaron, y restituyeron al poder, al coronel Hugo Chávez.

 

Algo parecido a la desaparición, después del 2001, de la hegemonía histórica en la Argentina entre el Partido Justicialista (PJ) y La Unión Cívica Radical (UCR).

 

 

Elecciones en la provincia de Santiago del Estero, 27 de febrero de 2005:

 

Muchachos y muchachas de la Nueva Clase, no se hagan ilusiones con Santiago del Estero. Los radicales son tan impresentables que se tuvieron que disfrazar de “Frente Cívico y Social” (FCyS) para poder arribar al gobierno. Como si esto fuera poco, fue la primera derrota nacional de un candidato del Partido Justicialista (PJ), post default, que tuvo la bendición de Kirchner. En medio de la finalización del segundo megacanje, que hipoteca a la multitud por otros 40 años, concluye cuatro décadas de hegemonía peronista en la provincia de Santiago del Estero. El peronismo no salvó la ropa ni con todas las prebendas del interventor federal que tuvo pingüino por o­nce meses, y los cientos de miles de kilos de alimentos y ropa mandados la semana previa a los comicios para comprar conciencias. Después la progresía despotrica contra el clientelismo de la década pasada, cuando el kirchnerismo, practica el mismo método menemista y duhaldista. Pero la multitud no come vidrio. El dato más importante de las elecciones, que describe todo una fase epocal, es que la primera fuerza electoral, justamente fue, ninguna fuerza electoral.

 

1.- La abstención (con 35 por ciento) y los votos en blanco y anulados (con el 2 por ciento), ambos con el 37 por ciento, “ganó” las elecciones.

 

 

2.- Con ese porcentaje entre: “el voto por nadie” y el “no voy a votar”, en realidad, el Frente Cívico no ganó por el 45 por ciento, sino, por apenas el 30 por ciento del total del padrón habilitado para votar.

 

3.- Y el Partido Justicialista no obtuvo el 40 por ciento, sino el 25 por ciento del padrón.

 

Pasaron más de tres años del 2001, pero la que no pasa es la crisis orgánica. El éxodo del sufragio reaviva el fuego destituyente del “Que se Vayan Todos”. En las elecciones de Santiago del Estero la multitud volvió a expresar: ¡Qué ni piensen que retornó la confianza en la clase política!

 

 

El imperio, como antes el imperialismo, busca afanosamente sus nuevas instituciones. Y ante la resistencia del trabajo hecha mano a todos los imaginarios de la burguesía de los últimos 200 años. Alianzas bilaterales, coaliciones ampliadas como el Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones, y aún mega bloques regionales como La Comunidad Sudamericana de Naciones. Todo sea para que fantasmagóricamente se de la impresión de un nuevo espacio latinoamericano. Cuando en realidad es un rejunte de representaciones que se unen para negociar en mejores términos su ubicación subalterna en la globalización. Intentando desesperadamente que las fracciones empresariales más importantes del sub continente no desaparezcan aplastadas por las burguesías transnacionales más poderosas asentadas en los países centrales.

 

Quien bajo “La Comunidad Sudamericana de Naciones” quiera ver el abrazo de San Martín y Bolívar sólo ve un espejismo. Quien crea que aliándose al presidente colombiano Uribe que es un discípulo incondicional de Washington, y al socialdemócrata Lagos cuya país es el mas desigual de América del Sur; continúa el legado progresista de las burguesía de hace dos siglos, quien se preste a esta farsa, solo está en presencia de una entelequia de comunidad de pueblos libres. Inversamente, sus gobiernos sólo participan de una comunidad latinoamericana cada vez mas precaria y cambiante, conducida por las burguesías imperiales autóctonas queriendo urgentemente hallar su lugar en el mundo. Una mundialización a la que no están invitadas mas que en su condición de furgón de cola del desarrollo capitalista. Un imperio donde sus estados actuarán, en primer término, como tomadores y pagadores de deuda externa; y en segunda, y no menor importancia, como valuarte represivo de una multitud en paciente, pero permanente, proceso de autoconstitución soberana.

 

En las últimas elecciones bolivianas tampoco salió victorioso el recambio por izquierda. El MAS de Evo Morales (como antes Lula que perdió los comicios en los estados de mayor desarrollo de la multitud) corrió igual suerte que el PT. En Brasil, la mayoría de los obreros masa, como de los obreros sociales; de Curitiba, Porto Alegre y San Pablo, le dieron la espalda al “par-tido” de los trabajadores. En el caso boliviano, Evo Morales, perdió en los grandes centros urbanos y suburbanos; donde mineros y campesinos, obreros y empleados públicos, desocupados y pueblos originarios, autoexplotados y las nuevas figuras posfordistas del precariado marcan la tendencia hegemónica del desarrollo del capital. Los municipios de Santa Cruz de la Sierra, El Alto, La Paz y Cochabamba, fueron ganados por nuevos partidos vecinalistas y movimientos sociales independientes donde -en promedio- ni ellos pudieron sacar mas del 20 por ciento de los votos sobre el total del padrón.

 

Estamos asistiendo a la transición entre:

 

1.-El declive de los partidos que condujeron América Latina por medio siglo.

2.-La abstención electoral.

3.-El voto cínico por el “mal menor”.

4.- Las estrategias defensivas del sufragante que opta por los partidos que procuran bloquear la representación desde la desrepresentación.

 

Y en forma más amplia entre:

 

1.- La agonía del mundo de la representación de las masas a través de su voto.

2.- La concreción del autogobierno de la multitud.

 

Exodo electoral, contrapoder y sublevación. Todos estos caminos tentativos son el fruto del mismo proceso de constitución de la multitud. Si el capital no sólo produce mercancías, sino que reproduce las mismas relaciones sociales que garantiza la producción de mercancías y la forma estado; la antagonía de la multitud, no sólo combate la reproducción del capital, sino que, también anticipa y desarrolla desde su autonomía la posibilidad de la sociedad futura anticapitalista. Una humanidad sin políticos y empresarios, sin división de poderes y moneda, sin estado y mercado.

 

Mientras las viejas representaciones son decadentes, las nuevas, la izquierda del capital, no termina de afianzarse. En el “intermezzo”, famélicas representaciones tratan de ocupar su lugar. Algunas repletas de las mejores intenciones pero imposibilitadas de ocupar el viejo trono de aquellas que cayeron en desgracia. El propio desarrollo excedentario del trabajo de la multitud, que imposibilita su completa acumulación, trastorna su completa representación electoral.En la Argentina: La “Honorable Cámara de Diputados” y la “Honorable Cámara de Senadores”, como se hacen llamar los representantes del Congreso Nacional, sus 255 diputados están fraccionados en 42 bloques. Y sobre 71 senadores hay 14 bloques.Mientras que, en la vapuleada Legislatura Porteña, que no sirvió para nada para evitar la masacre de Cromañón ni para castigar a sus verdugos; sobre 60 legisladores, hay 19 bloques. De los cuales, existen 15 bloques, que no superan los tres diputados cada uno. A nivel nacional y en la Capital Federal, queda de manifiesto, la brutal crisis del poder del capital para representar, estatal y partidariamente, a la multitud.

 

Elecciones en la provincia de Catamarca, 6 de marzo de 2005:

 

El último domingo se produjeron las elecciones provinciales en Catamarca. Aquí la caída de la hegemonía del partido peronista y el partido radical es incontrastable.

 

La Alianza victoriosa fue la versión original del Frente Cívico y Social (FCyS). Que en la década pasada desplazó a los Saadi luego del homicidio de María Soledad Morales y las marchas del Silencio.

 

En Santiago del Estero, su “clon”, otro FCyS, se enfrentó al kirchnerismo y le hizo morder el polvo. Harto de no poder demostrar un triunfo propio, el pingüino patagónico, se colgó de los pantalones del Frente Cívico y Social catamarqueño, obteniendo escasamente, dos diputados provinciales sobre o­nce.

 

La estrategia del gobierno nacional es clara; y quedó refrendada en la Casa Rosada durante el megacanje cuando Kirchner se deshizo en elogios hacia Alfonsín. La “patria” bonaerense de Alfonsín, Duhalde y sus muchachos, responsable de impulsar el golpe de estado civil contra De la Rúa, sabe que si no se mantiene unida no tiene mucho margen de acción para continuar gobernando. En esta “patriada” están unidos, juntos con otros que le hacen el “aguante al presi”. Entre ellos cierran filas mientras siempre le hacen un lugar a los laderos circunstanciales: los restos del Frepaso con Chacho Alvarez a la cabeza; los transversales con setentistas reblandecidos; los organismos de derechos humanos que para no abandonar al presidente obvian a los 30.000 nuevos desaparecidos muertos por año por causas evitables bajo la democracia, los 4000 procesados por luchar y las decenas de presos políticos; Felipe Solá como el hombre de Kirchner en Buenos Aires; los mass media que cada vez que la lucha de clases se agudiza “descubren” que el delito no bajó, y aterrorizan a la población para que no se mueva de su casa y le tema hasta a su mascota; la centroizquierda, menos Elisa Carrió, que llamó a votar por Kirchner e Ibarra pero ahora está en plena campaña de reciclaje; el nacionalismo popular que avala el envío de tropas a Haití; y los movimientos sociales cooptados como el de D´Elía, que lo guardaron por unos meses, pero ya está volviendo por sus fueros.

 

La caída de los radicales como una de las patas del bipartidismo argentino no es nueva. La Unión Cívica Radical, cada vez menos unida, con menor fervor cívico, y que de radical sólo conserva el nombre; después del abandono anticipado del gobierno en 1989, sólo pudo retornar a la presidencia diez años después, producto, de una Alianza con el Frepaso. Desde su caída, previa represión de la multitud, son tan grotescos que para poder ganar en Santiago del Estero se tuvieron que disfrazar de Frente Cívico y Social.

 

Pero no termina acá su debacle. Para poder retener su escuálido dominio electoral en Catamarca permitieron el respaldo del kirchnerismo; y éste, para no volver a perder otra elección, actuó de furgón de cola del FCyS.

 

Los Saadi, la familia que gobernó por décadas la provincia de Catamarca, ahora, ni siquiera se pudieron presentar bajo el sello del justicialismo. Llegando al escrutinio (in) cómodamente en un merecido tercer lugar.

 

Apenas hace una semana, aún no repuesto el bipartidismo de la paliza de la abstención en Santiago del Estero, en Catamarca, las cosas fueron de mal en peor. Allí el capital-parlamentario hizo su peor actuación en toda la historia de la provincia.

 

Los ciudadanos que pasaron por la urna, las papeletas contabilizables, los que votan positivamente o anulan su sufragio, lo hacen en blanco o quedan recurridos; fueron el 50 por ciento del total del padrón habilitado para votar.

 

Los resultados fueron los siguientes:

 

1.- La fuga de los que no delegaron su representación no fue, ni el 20, el 30 ó el 40 por ciento. Sino que superó el 50 por ciento. Y en algunas circunscripciones llegó al 65 por ciento. Ha sido el récord absoluto de abstención para todos las elecciones que hubo en Catamarca.

 

2.- Frente Cívico y Social (UCR+Alianza “tutti fruti”)+PJ Kirchnerista = 35 por ciento.

 

3.- Bajo el manto de Partido Justicialista (PJ) encabezó la lista de diputados la hermana del primer filósofo de la posmodernidad peronista: Luis “si dejamos de robar dos años el país sale adelante” Barrionuevo, con el 25 por ciento de los votos.

 

4.- Por afuera del PJ, el Movimiento Acción Popular (el Saadismo) llevaba como mascarón de proa a la esposa del ex gobernador Ramón Saadi, que apenas rasguñó el 10 por ciento de los sufragios.

 

La hermana del perpetuo dirigente sindical gastronómico Luis Barrionuevo, la hermana del eterno clan Saadi, y el diputado Juan Carlos Balverdi, que está atornillado a su banca desde 1991 y logró su requetecontra re-re-elección y será legislador hasta el 2009;sirven como ejemplos para comprobar que, si la democracia representativa no es una aristocracia electiva, se le parece bastante.

 

Con estos números sería suficiente para demostrar que del PJ todopoderoso, que arrasaba en las elecciones, sólo quedan sus jirones. Y de la UCR como partido de la alternancia que poseía por sí sola, poco más o menos el 50 por ciento del electorado, apenas le queda el recuerdo de la época dorada de la década del ´80.

 

Pero para lo que han hecho de la política una de las profesiones de la Nueva Clase, las malas nuevas no paran. La abstención salió primera y le pasó el trapo a todos los partidos.

 

Tomando sólo los votos computables del total del padrón, los verdaderos números son los siguientes:

 

1.- El Frente Cívico y Social no obtuvo el 35 %, sino apenas, el 17.5 por ciento.

 

2.- El Partido Justicialista no sacó el 25, sino el 12.5 por ciento.

 

3.- El Movimiento Acción Popular no logró el 10 por ciento, sino el 5 por ciento.

 

Conclusión: Las tres primeras fuerzas (que incluye a los radicales y sus aliados, y a todas las variantes peronistas) recibieron todos juntos, los sufragios, de tan sólo el 35 por ciento del total de los ciudadanos habilitados para votar. Mientras lo que se abstuvieron, por apatía y hartazgo, impotencia y destitución, dijeron: “Si no se fueron todos, por lo menos seremos nosotros los que no vamos a votar por esta democracia farsante”. Llegando su éxodo a nada menos que el 50 por ciento. Por lo tanto, los que renunciaron a votar fueron casi tres veces mas que los que votaron por el FCyS. Cincuenta por ciento contra 17.5 por ciento. ¡Cómo no llamar a este autoexilio electoral, el paulatino y constante declive de las fuerzas partidarias que manejaron el estado en los últimos 100 años!

 

El futuro gobierno de FCyS en Catamarca, tiene menos votos que Kirchner cuando ganó la primera vuelta y que Carlos Mesa el presidente boliviano. Al efecto “K” no le sirvió para nada la campaña permanente en la que está abocado desde que pisó las alfombras de Balcarce 50. Por lo visto, a menos de una semana del Megacanje II, la cosecha electoral fue peor que hace dos años.

 

En Santiago del Estero y Catamarca, Kirchner y a sus aliados, está ante los mismos y aún superioresguarismos de abstención que tenía De la Rúa en octubre de 2001. La crisis orgánica no está cerrada, ni mucho menos. Sin olvidar, los más de 150 conflictos por mejoras en las condiciones laborales y por más salario del 2004, y el doble de huelgas en comparación al 2003. Las 50 nuevas empresas recuperadas del año pasado, los piqueteros que resisten, las asambleas no cooptadas, la lucha de los estudiantes del Comahue y el surgimiento de un nuevo sindicalismo de base. La reforma del código penal para favorecer la inmunidad de los delitos de los funcionarios públicos, la impunidad de los crímenes de la AMIA, la libertad de Menem, la «narcodemocracia» con Southern Winds, y una refinanciación de la hipoteca “in aeternum” de la deuda externa que con el conservador de De la Rúa significaba el 57 por ciento del PBI, y con el progresista de Kirchner será del 85 % del PBI. Nuevamente: ¡Kirchner lo hizo!

 

Todo esto condimentado con una clara señal de la pérdida de hegemonía, y por lo tanto de debilidad política, de Jorge Sobich, el gobernador neuquino. Que para evitar la expansión del ejemplo de Zanón, la fábrica del pueblo sin patrón, y ganar puntos como la nueva variante “por derecha” cuando se agote la variante “K”; apela contra los obreros y sus familias a los mismo métodos de las Tres A. En tándem con esta estrategia, los delegados de Metrovías, están empezando a recorrer el mismo camino con amenazas de muerte y apretes.

 

Y ya se sabe, sin consenso al poder solamente le queda la coacción. O asesina o se va. Sino ambas cosas, huye dejando un tendal de crímenes. Muere matando.

 

En Bolivia, Carlos Mesa se debate entre irse o conquistar el apoyo social en las calles para luego legitimar la represión. Logrando lo que en las ciencias políticas se conoce como “gobernabilidad”. Y que no es más que la explícita violencia estatal cuando las mayorías no permiten que pasen los planes económicos de los capitalistas. Si para asesinar y encarcelar a la multitud no logra mas apoyo que el que exhibió por estas horas, deberá ceder o irse. Anticipando la llegada del recambio previsto para dentro de dos años, su hasta ayer mayor respaldo partidario y social, el MAS del cocalero Evo Morales.

 

De la multitud dependerá:

 

1) Mantener en jaque al gobierno con su movilización y bloqueos, huelgas y barricadas.

2) Disponer de todas las herramientas de la lucha popular: la insurrección de masas y el sabotaje comercial, el boicot de productos y la ocupación de edificios estatales y empresas.

3) Destituir en acto el poder constituido, pasando al poder constituyente desde el autogobierno local de las 500 juntas vecinales en las que están organizados los 800.000 mil habitantes de El Alto en La Paz. Promover los cabildos y asambleas como forma unificante de lo económico y lo político desde la potencia de los sujetos sociales en lucha. Disolviendo el estado como forma de lo político y esfera separada de lo económico. Creando redes de consejos de democracia directa en el campo y la ciudad.

4) Afianzar los comités de autodefensa y la policía vecinal. Creando los estados mayores de la defensa revolucionaria desde el instinto antisistema de las bases del movimiento.

5) Forjar programas de acción desde el suelo social. No delegando la organización de la lucha en sujetos u organizaciones ajenas al conflicto.

6) Hacer de los “mass media” un objeto privilegiado de la acción revolucionaria de masas. Y de la contrainformación su herramienta simbólica.

7) Coordinar, de la forma geográfica más amplia posible, los organismos populares de contrapoder y abastecimiento.

8) Evitar que el poder le retire la iniciativa política. Tendiéndole una encerrona con cualquier variante sistémica: los “buenos” oficios del Mercosur, la OEA o la o­nU; los llamados a la paz social por parte de la curia católica; el respaldo de Kirchner y Lula que antes sostuvieron hasta el final al carnicero de Sánchez de Losada; la precipitación de la secesión capitalista de Santa Cruz de la Sierra para desviar la atención, a lo regional, de un conflicto que hoy tiene características nacionales; o cualquier variante cívico militar y electoral que venga a socorrer al capital-parlamentario que está cuestionado por cientos de miles en las calles, contra unos pocos miles, que defienden la democracia empresaria, la actual democracia, su democracia representativa.

9) Y sobre todas las cosas confiar sólo en las propias fuerzas de la multitud y no en las palabras y los gestos de la clase política que no valen nada.

 

Kirchner y Mesa tiene porqué temer. Santiago del Estero y Catamarca, y en mayor medida Bolivia, son señales de un malestar multitudinario que dice, con su abstención y organización, con su silencio y su voz, pero en ambos casos con cada vez mas fuerza: ¡Ya Basta! ¡Es hora del cambio social!

 

8 de marzo de 2005.

 

 

 

El fanTasma del QSVT.

Bolivia, Santiago del Estero

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS