Durmiendo de nuevo con el enemigo

8

¿SABE USTED ALGO respecto al Mariscal Henry-Philippe Petain? (*)…si lee la nota al pie de página se enterará de quién estamos hablando, y el por qué lo mencionamos en estas líneas podrá obtenerlo luego de terminar de recorrer con ojos crítico el presente&nbsp artículo.

Quien con toda seguridad conoce la historia del mariscal Petain es el diputado DC Gabriel Ascencio Mansilla; su calidad de abogado le obliga a enterarse de algunos hechos históricos de importancia, y lo ocurrido con Petain (y por traición de Petain) fue sin duda una aga de acontecimientos trágicamente vitales para Francia durante la Segunda Guerra Mundial.

El diputado Ascencio, a través del Facebook, informa que él y otros parlamentarios de la Concertación estudian la posibilidad de acusar constitucionalmente al Intendente de Atacama, en defensa de funcionarios públicos a quienes ese Intendente les pide informes acerca de su militancia política y/o relaciones con gremios o sindicatos. Es el fascismo operando a destajo desde una supuesta legalidad.

Algunos democristianos de nivel dirigencial –especialmente en regiones- están sirviendo a la derecha en calidad de colaboracionistas, entregándoles a las nuevas autoridades ciertas nóminas donde explícitamente destacan personas que pertenecen a tiendas partidistas de la Concertación, a grupos políticos extra parlamentarios y/o a organizaciones sindicales y gremiales.

De ese asunto también debería preocuparse -y bastante-el honesto&nbsp diputado Gabriel Ascencio, quizá uno de los pocos democristianos fieles y leales al espìritu concertacionista fundacional.&nbsp &nbsp

El objetivo de la actual autoridad derechista no es otro que cortarles el gaznate (administrativamente hablando) a esos funcionarios, sacándolos de la administración pública no porque puedan ser poseedores de una calidad profesional o técnica inferior al estándar exigible, sino exclusivamente por pertenecer –o haber pertenecido- a movimientos sociales que la derecha fundamentalista y opusdeística no acepta ni siquiera en el juego democrático.

Lamentablemente, respecto de estos y otros hechos significativos, es imperioso recordar.

Ya en la década de 1970 el partido Demócrata Cristiano jugó un relevante rol sedicioso a favor del golpismo, del término abrupto y sangriento del período democrático, privilegiando el arribo del gorilismo asesino a las altas instancias gubernamentales. Ello es innegable. Frei Montalva le escribió al Primer Ministro de Italia, Mariano Rumor, una extensa carta justificando y apoyando claramente el golpe de estado militar. Por su parte, el hijo, Frei Ruiz Tagle, &nbsp acudió de motu proprio al edificio donde operaba la Junta Militar para regalar una cantidad nada despreciable de dinero como aporte a la mentada “reconstrucción nacional” que Pinochet –y sus más cercanos asesores- inventaron como fórmula efectiva para el rápido enriquecimiento personal. El propio Patricio Aylwin se permitió aplaudir el golpe de estado y manifestar su “incondicional apoyo” a la nueva jerarquía fascista militar que se apoderó del país.

¿Cuántas vidas truncadas, cuántos cuerpos asesinados, cuántos chilenos torturados y cuántos compatriotas exiliados cargará en sus espaldas el partido de la Falange? No cabe duda que Frei Montalva, al igual que Aylwin, los hermanitos Zaldívar, Rafael Moreno, Pérez Yoma y otros más, llenaron de gasolina el estanque del helicóptero Puma que transportó por medio Chile a la tétrica caravana de la muerte encabezada por Arellano Stark, el general asesino, a la vez que también pavimentaron los patios de fusilamiento. Eso lo saben…tienen consciencia de ello…pero callan cínicamente con la vaga esperanza de que el polvo de los años cubra sus ignominias.

El país, en su mayoría, estuvo dispuesto a perdonar aquella infamia y traición. En&nbsp alguna importante medida los chilenos quisieron dejar atrás rencores, odios y cobros de facturas políticas. En esa misma medida, la ciudadanía entregó a la DC una nueva posibilidad, una nueva chance. Y la DC co-gobernó Chile con el PS, el PPD y el PRSD durante 20 años.

¡Hasta que la derrota de la Concertación mostró nuevamente la verdadera cara de aquel partido político! No bien Sebastián Piñera –ex democristiano también (lo que explica, según la UDI, muchas cosas)- tomó asiento en el sillón de O’Higgins, algunos miembros del PDC tiraron a la acequia sus trajes&nbsp concertacionistas unitarios para calzar las vestiduras fascistas que siempre han sido sus preferidas.

Mucha razón y verdad hay en aquel titular del quincenario The Clinic, el que asegura: “Sale la UDI, entra la DC” en el gobierno piñerista…ya que esta última tienda nunca se sintió cómoda en la Concertación, y siempre miró -con ojos de gato frente a una pescadería- los avatares que se desarrollaban en las cercanías de Casa Piedra y al interior de Renovación Nacional, pues los DC reconocían&nbsp en ambos domicilios parte de su propia morada.

Ahora que el seudo empresario Piñera Echenique –cuya alma no es sino la de un especulador financiero- llegó a La Moneda, algunos&nbsp dirigentes democristianos se sueltan las trenzas y corren a abrazar al hijo pródigo en la esperanza de seguir mamando de la teta fiscal que les alimentó estos últimos 20 años. Para&nbsp ello no tienen reparos en 'vender' nuevamente&nbsp a los mismos partidos políticos que&nbsp traicionaron una vez, ni en jugar el rol de “Petain” para ayudar en el rescate de un sistema binominal que a las clases dominantes les conviene e interesa, pero que el país ya ha puesto en el tamiz del rechazo.

Los muy torpes y deshuesados dirigentes actuales de las tiendas concertacionistas otrora populares, como el PS y&nbsp el PPD, más allá de los birlibirloques circenses que realizan a objeto de salvar políticamente sus nalgas y partes pudendas, saben que han vuelto a ser ninguneados (y entregados al hacha del verdugo fundamentalista) por este ‘socio’ ocasional –ventajista y talibán beato- que espera continuar mamando del fisco, merced a su innegable capacidad de soplonaje y traición en beneficio del capital transnacional perteneciente a sus patrones históricos: los conservadores pro imperialistas.

(*)El mariscal Pétain, accedió a la jefatura del gobierno francés el 16 de junio de 1940, en pleno colapso del ejército de Francia tras el ataque alemán. Este anciano de 84 años pidió el armisticio a Alemania. Estaba convencido que sólo mediante la colaboración con Hitler podría rescatar a su país de la ruina que había supuesto la derrota de 1940. Estableció un estado autoritario con capital en Vichy en el tercio de Francia que quedó libre de la ocupación alemana tras el armisticio.&nbsp

Fue juzgado después de la guerra y condenado a muerte por su comportamiento tras 1940. El general De Gaulle conmutó la sentencia por la cadena perpetua. Murió a la edad de 95 años en una fortaleza de la isla de Yeu en el litoral atlántico francés, despreciado por su propio pueblo y por la Historia.