Dos presidentes, una realidad nacional

Publicidad

La Tecla Fértil

El poder presidencial, tiene su raíz en el pueblo, en este sentido, el presidente debe defender la Constitución refrendada y aprobada por el pueblo, luego de un proceso Constituyente. En este sentido, no se puede reprobar su articulado y nadie puede vetarla o irrespetarla, de allí que el proceso revocatorio es muy claro y defino para su ejecución, luego de seguir los pasos indicados para su respectiva ejecución.
Está claro, no hay posiciones intermedias y la militarización del país es un enfoque desviado de los criterios manejados para ejercer el poder. Estamos frente a un parlamento y una sociedad civil que busca ajustarse a los derechos constitucionales.
Nos encontramos en un proceso de acción revolucionaria, con un antecedente estrictamente democrático y civil, lo que le da un aporte progresista y sensible a la condición humana. Pero, en éste tiempo la sociedad se encuentra quebrantada porque no hay una separación de poderes y el lineamiento existente tiene un factor político y no jurídico. Fomentando tendencias en los partidos políticos que homogenizan la fuerza del poder gurnamental.
Se debe lograr algunas instancias para el justo equilibrio de participación entre las fuerzas del ejecutivo y legislativos, donde debe existir una buena ponderación entre las partes, y así lograr un clima de respeto y tolerancia para avanzar hacia el desarrollo social e industrial del Estado Bolivariano de Venezuela.
Nunca, pueden existir dos presidentes y un mal manejo del discurso político por una de las partes, las ofensas deben ser neutralizadas para así no justificar una acción que conlleve a un acto público de carácter político como jurídico. La sociedad venezolana voto en un proceso libre por un presidente y, ante la emergencia nacional global, nuestras gloriosas Fuerzas Armadas Bolivarianas deben regresar a sus comandos para sus ejercicios correspondientes y no estar desgastándose en funciones desviadas a su realidad de poder.
Venezuela, como país bolivariano tiene que abrir sus competencias políticas y descubrirse hacia las instituciones, que, constituyen su verdadero estado de derecho constitucional, tal como la concibió, el Comandante Hugo Chávez Frías, en la búsqueda de la Patria Grande e integración Latinoamericana.
El presidente, Nicolás Maduro Moros, debe seguir accionando en su buena plenitud de poderes dados por el pueblo para vigorizar la marcha del Estado en toda su dimensión histórica

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More