Publicado en: 20 diciembre, 2015

Dos definiciones necesarias y difíciles para los socialistas

Por Rómulo Pardo Silva

La izquierda tiene que analizar un nuevo sentido cuando su discurso parece ajeno a la realidad actual.

www.malpublicados.blogspot.com

La izquierda con frecuencia es conservadora y no incorpora los datos nuevos de la realidad. Ahora debe resolver sobre cambiar. Tiene dos temas capitales para optar.

Primera elección.

El capitalismo desaparecerá y se creará una nueva civilización (si no estalla una guerra nuclear).

El crecimiento permanente de la economía y el consumo es imposible porque agota los recursos naturales.

El socialismo debe elegir entre un discurso de crecimiento para hacer justicia como desean las masas o impulsar a contracorriente un ecosocialismo de decrecimiento solidario.

La segunda definición.

El capitalismo está presente en todo el mundo y el socialismo íntegro no existe.

Rusia, China, Vietnam, Europa del Este, se pasaron a una economía y sociedad de empresarios. Cuba hace años aceptó un sector privado en la hotelería con garantía de derechos. Actualmente esa política se intensifica.

Los proyectos del socialismo siglo 21 de Venezuela, Ecuador, Bolivia, incluyen a los capitalistas.

Las FARC pactan con el orden dejar las armas e incorporarse políticamente a una situación en que el estado, los medios, la tierra, los bancos, los partidos dominantes, son del empresariado aliado a Estados Unidos.

La izquierda entonces debe optar entre trabajar para crecer hasta alcanzar la fuerza que le permita ordenar la civilización según su programa, como lo hizo la revolución cubana al momento del triunfo. O aceptar un proceso socialista donde los capitalistas tengan derechos y seguridad en determinadas áreas.

Ambas decisiones son problemáticas para los izquierdistas. Los hechos son indesmentibles pero la postura política está asentada desde el siglo 20.

No se trata de ir hacia lo socialdemócrata, eso es hacer reformas en un capitalismo en declinación inevitable.

Es declarar explícitamente que no hay modo de enfrentar el ecofascismo que no sea un sistema planificado, de uso racional de los recursos naturales y vida social solidaria con todas las especies y medio ambientes.

¿Cuál debe ser el primer objetivo de la humanidad hoy? ¿Cómo es la relación de fuerzas entre los socialistas y capitalistas?

Hay que discutir para dar las respuestas.

Por un Movimiento para una civilización sustentable-solidaria

Contacto romulo.pardo@gmail.com

 

-->
COLABORA CON KAOS