Documentos secretos revelan que Aoun y Diab recibieron advertencia de la explosión en Beirut

Según el reporte de la agencia Reuters, un informe de la Dirección General de Seguridad del Estado sobre los hechos que llevaron a la explosión incluía una referencia a un mensaje especial que ambos dirigentes recibieron el 20 de julio.

Un funcionario de la seguridad libanesa, que se negó a ser identificado, reveló que el presidente Michel Aoun y el primer ministro Hassan Diab recibieron el mes pasado la advertencia de que las 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio, almacenadas en el puerto de Beirut, representaban un riesgo y podrían destruir la capital si explotaban.

Según el reporte de la agencia Reuters, un informe de la Dirección General de Seguridad del Estado sobre los hechos que llevaron a la explosión incluía una referencia a un mensaje especial que ambos dirigentes recibieron el 20 de julio.

«La carta resumió los resultados de una investigación judicial que comenzó en enero y concluyó que los productos químicos debían asegurarse de inmediato», señaló el funcionario de seguridad, citado por la agencia británica.

El informe de referencia, que contiene los documentos, no ha sido reportado previamente, ya que confirmó la correspondencia dirigida al presidente de la República y al primer ministro.

«Existía el riesgo de que esos materiales, en caso de ser robados, pudieran usarse en un ataque terrorista», agregó el informante.

«Al final de la investigación, el Fiscal General del Tribunal de Casación, juez Ghassan Oweidat, elaboró ​​un informe final que fue enviado a las autoridades», en referencia a la carta enviada por la Dirección General de Seguridad del Estado al primer ministro Hassan Diab y a la Presidencia, por parte de las autoridades que supervisan la seguridad portuaria”, explicó.

El funcionario, que supuestamente participó también en la redacción de la carta y se negó a ser identificado, añadió: «Les advertí que esto podría destruir Beirut si explotaba».

El martes pasado se produjo una explosión en el puerto de la capital libanesa, y hasta el momento, más de 163 personas murieron y más de seis mil resultaron heridas, y varias personas siguen desaparecidas.

La explosión causó enormes daños al puerto y sus alrededores, y El Líbano declaró a Beirut, como resultado, una ciudad en peligro y de luto público.

El lunes, el primer ministro libanés, Hassan Diab, anunció la renuncia de su gobierno a la luz de las protestas populares contra el gobierno, mientras que el presidente libanés aceptó la renuncia del gobierno y les pidió que continúen haciendo sus funciones hasta que se forme uno nuevo.

Fuente: Al Mayadeen

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS