Docenas de personas se concentran y piden que se cambie el nombre la plaza «Conde de Rodezno»

Decenas de personas se concentraron ayer a las 19.30 horas en la plaza Conde de Rodezno para exigir a la alcaldesa, Yolanda Barcina, que no mantenga por más tiempo esa denominación fascista, y que la cambie por la de "Plaza de la Fuga del Fuerte – Ezkabako Ihesaldia plaza".

El acto estaba convocado por los colectivos Ahaztuak 1936-1977, Asociación Pueblo de las Viudas-Alargunen Herria (Sartaguda), Memoriaren Bideak, Psicólogos Sin Fronteras, Sanfermines 78 Gogoan, Txinparta, Eguzki Bideoak, Hutsarte y La Hormiga Atómica Liburuak, y en él, varios representantes de los citados colectivos expusieron las razones por las que solicitaban el cambio de nombre. En su exposición, los convocantes afirmaron que "militares y políticos implicados con el fascismo y con la violación de derechos humanos no pueden tener ningún lugar de reconocimiento público en nuestra ciudad", entre los que destacaron los casos de Mola y Sanjurjo (cuyos restos están enterrados bajo el edificio que da nombre a la plaza), y del propio Tomás Domínguez Arévalo, Conde de Rodezno. De éste, los manifestantes recordaron que se trata de un político que se declaraba "antiparlamentario", que tuvo un lugar "clave" en la preparación del golpe de estado que dio pie a la Guerra del 36, y que "además, tiene el honor de haber sido ministro de Justicia en el primer gobierno de la dictadura, en plena guerra, desde enero de 1938 hasta septiembre de 1939, siendo responsable directo de decenas de miles de asesinatos".

Es por ello que los allí presentes exigieron el cambio de denominación de la plaza y de la sala de exposiciones de Conde de Rodezno por el de Fuga del Fuerte, ya que, en opinión de los organizadores, "supone un reconocimiento hacia aquellas personas que habitaron uno de los edificios más siniestros de la geografía navarra, el Fuerte de San Cristóbal, y un homenaje a sus familias". Los representantes de los colectivos también quisieron denunciar la actitud de la alcaldesa de Pamplona, ya que, a su juicio, sigue "empeñada" en mantener "un lugar de homenaje público a este personaje siniestro", y aseguraron que Yolanda Barcina "está pasando a la historia como perpetuadora de la memoria del fascismo, algo que sería delito en muchas partes de Europa".

Intervención policial

Tras las palabras de los organizadores, el acto transcurrió en un ambiente relajado y festivo. La Fanfarre Libertaria llenó el lugar de cánticos e himnos como "La Internacional", y se sirvió un aperitivo para los allí presentes. También se representó una pequeña pieza de teatro callejero, en la que un actor, caracterizado como un siniestro Conde de Rodezno, volvía de la tumba para arremeter contra los presentes entre gritos de "¡Arriba España!" . Como anécdota, cabe destacar que una vecina de la plaza, que observaba indignada el espectáculo desde el otro lado de la calle, no llegó a captar la ironía y el humor de la pieza, y respondió a las arengas del falso Conde de Rodezno gritando "¡Arriba!" y alzando el brazo derecho.

Tras el teatro, algunos de los manifestantes colocaron un letrero en el que podía leerse "Plaza Fuga del Fuerte – Ezkabako Ihesaldia plaza" sobre el cartel con el nombre de la plaza, y entonces comenzaron los incidentes. Agentes de la Policía Nacional, que habían estado vigilando el acto en gran número, irrumpieron a empujones y amagos de porrazo entre los asistentes, y detuvieron al encargado de colocar el letrero con la nueva denominación. Ante las protestas de los asistentes, entre los que se encontraban destacados miembros de NaBai y la izquierda abertzale, los agentes siguieron empujando y zarandeando a los presentes. Poco después llegó una furgoneta de la Policía Municipal, y el enfrentamiento se saldó con una denuncia y una multa en contra del manifestante que había cambiado el letrero de la plaza.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS