Doce días sin saber del cadáver de su padre, que llevaba ocho días cremado y la aseguradora no les avisó

Publicidad

El colapso en la gestión de cadáveres en un Madrid tristemente atestado de ellos por culpa del coronavirus llega al paroxismo en el caso de Nemesio López, cuya familia estuvo 12 días sin saber nada del cadáver de su padre, y cuando al final fueron informados resulta que el hombre ya era sólo cenizas: llevaba ocho días cremado en el tanatorio de Móstoles. Y eso «después de 30 años pagando un seguro de decesos». La compañía, Santa Lucia

El hombre falleció el domingo 22 de marzo, en el Hospital Universitario de Móstoles, «y ese mismo día vinieron de Santa Lucía a que firmáramos unos papeles para que se hicieran cargo del cuerpo», explica Cristina, hija del fallecido. «En eso fueron muy diligentes, pero nos dijeron algo que nos sonó extraño: que el cuerpo debía pasar una cuarentena para ser incinerado: aora sabemos que eso no era así, pero en ese momento les creímos».

En efecto, el atasco en la gestión de los restos mortuorios en Madrid está siendo abrumador durante estas semanas de crisis sanitaria. A partir de ahí, de ese primer contacto con la aseguradora, llega el «apagón informativo», dice Cristina. «Nos pusimos a llamar una y otra vez a Santa Lucía, un día y otro, y siempre lo mismo: nos toman los datos, número de póliza, y ‘ya les llamaremos’. Y así estuvimos como una semana», cuenta Cristina a EL MUNDO.

 

«VEÍAMOS QUE SE PERDÍAN CUERPOS Y NOS ASUSTAMOS»

«Luego empezamos a leer que se estaban perdiendo cadáveres por todas partes, que había un descontrol enorme con ellos, ya ahí nos empezamos a preocupar más. Llamábamos a Santa Lucía y no siquiera nos sabían decir dónde estaba», cuenta la mujer.

«Tampoco ayudaba, claro, que a nosotros nos tuvieron que dejar todos en cuarentena cuando salió su positivo, y que después de morir ni siquiera pudiéramos despedirnos de él. Empiezas a pensar: ‘¿Y si no es su cuerpo el que meten ahí?‘». Ante el silencio de Santa Lucía y sin noticia de ningún tipo, se ponen en contacto con el abogado madrileño Javier de la Peña, que ha puesto en marcha una asociación de damnificados por el coronavirus, y siguen presionando a la aseguradora para saber del paradero de su padre.

Al final, recurren a este diario en la mañana de este jueves, para que les ayude a recabar datos sobre el paradero del cadáver de Nemesio… Y finalmente la propia familia lo localiza, 12 días después, gracias a una llamada a la Oficina del Consumidor de Móstoles. El cuerpo de su padre está en el tanatorio de la localidad.

 

LLEVABA CREMADO OCHO DÍAS

La sorpresa llega cuando, al llamar allí, les confirman que el cuerpo se encuentra en sus dependencias, pero ya cremado. Y no recientemente: «Nos dicen que lo cremaron el día 25, o sea, tres días después de su muerte, y de que firmáramos los papeles. ¿Cómo es que ni siquiera nos han llamado para decirnos que lo quemaban, y que incluso llamábamos nosotros y no nos decían nada? ¿Para eso pagamos un seguro de deceso durante 30 años?».

Santa Lucía, que dice haberse encargado de casi un 25% de los fallecidos en esta crisis por por poseer gran parte del mercado de seguros de decesos de España, cree que se produjo un error de comunicación en el caso de Nemesio López, y ha pedido disculpas a la familia por las molestias ocasionadas.

Su muerte se había producido también siguiendo otro de los patrones muy denunciados estos días por los ciudadanos: «Llamamos varias veces al teléfono de atención a víctimas del coronavirus y nos dijeron que ni se le ocurriera llevarle. Llamamos el domingo 15, en concreto, y nos dijeron que en absoluto, que sus síntomas no eran de coronavirus. Le llevamos el lunes y ya dio positivo. Los protocolos en todo este caso han sido lamentables», termina Cristina López.

 

Fuente

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More