Disputa inter-burguesa en la FEUE – Guayaquil

La noticia de la muerte del estudiante Edwin Pérez, secretario de la juventud comunista (revisionista) aliados al Gobierno, a manos del estudiante Neptalí Ramírez, vinculado a la alianza PSC-Madera de Guerrero-MPD, trae a debate el complejo momento por el que atraviesa el movimiento estudiantil universitario ecuatoriano y su perspectiva a corto y mediado plazo.

En todo el país, las pugnas inter-burguesas se han agudizado. Se dan a nivel de los medios de comunicación, de los contratos estatales, de los préstamos financieros, de las cuotas electorales, y llegan incluso a las organizaciones sindicales y de masas que pretenden controlarlas para sus pugnas. Este es el caso de la FEUE, que a niveles provinciales y nacional, está siendo disputada entre la burguesía burocrática (el gobierno) y la burguesía compradora (la vieja derecha, principalmente el PSC).

El espacio en disputa

Con cerca de 65.000 estudiantes y una FEUE que recibe aproximadamente 100 mil dólares por concepto de alícuotas, es el espacio que actualmente están disputando la burguesía burocrática y la burguesía compradora en la Universidad Estatal de Guayaquil. A eso se suma que cada facción burguesa busca utilizar a los miles de estudiantes de la Universidad como una tienda clientelar y electoral y como espacio de reproducción ideológico-político. Ponemos el caso de Guayaquil por la trascendencia que ha adquirido en esta etapa, pero no es el único sino toda la universidad ecuatoriana.

El proyecto de la burguesía burocrática en la Universidad

Después de la aprobación de la Ley Orgánica de Educación Superior gobiernista, es evidente que la Universidad ecuatoriana será reestructurada según los requerimientos empresariales, técnicos e internacionales de la burguesía burocrática en su relación con otras burguesías de América Latina, el imperialismo asiático y el imperialismo norteamericano. Estos son los ejes del proyecto correísta universitario:

-Reorientar las carreras profesionales según los requerimientos del imperialismo chino y yanqui, las transnacionales mineras, petro-químicas y farmacéuticas.

-Imponer el pensamiento oficial burgués reformista, es decir adoctrinar masivamente a los estudiantes en función de sostener a largo plazo al gobierno generando posturas dóciles y conformistas.

-Corporativizar al movimiento de masas estudiantil, lo cual significa tomarse la FEUE (como lo han hecho en Quito, Ibarra, Cuenca, Loja) en todas las instancias y convertirla al servicio de Alianza País.

-Generar una base electoral permanente con cerca de 300.000 estudiantes que conforman el sistema de educación superior.

Para imponer su proyecto corporativista-fascista, el gobierno de Correa está utilizando al revisionismo del viejo partido comunista, a los que eran pro-soviéticos.

El proyecto de la burguesía compradora en la Universidad

La burguesía compradora no ha podido compactar su presencia en las universidades como un solo grupo, al contrario se ha dispersado por sus propias pugnas internas y ha recurrido a alianzas con la izquierda revisionista para sostenerse. Su proyecto se resume en:

-Hacer de las universidades un espacio para la formación de los técnicos que sus empresas de ensamblaje, agro-industria, compra-venta y sistema financiero (bancos) necesitan.

-Forjar liderazgos de la derecha que después se proyecten al ámbito extra-universitario.

-Al igual que la burguesía burocrática, forjar su propio espacio electoral.

La otra facción del revisionismo ecuatoriano, el MPD, al ser pateados del gobierno en el 2009, han decidido unirse al PSC en las Universidades para no perder sus espacios electoreros y burocráticos.

El papel del revisionismo en la Universidad Ecuatoriana

El haber llegado a esta situación de desmovilización de los estudiantes y de que estos se encuentren atrapados entre una u otra facción burguesa, tiene sus antecedentes en el nefasto papel que ha cumplido el revisionismo en el Ecuador.

Durante décadas, el MPD así como el viejo partido comunista y los “socialistas”, se han disputado los espacios universitarios. No lo han hecho en función de un proyecto revolucionario auténtico, sino en el marco de conseguir tiendas electorales, cuotas burocráticas de poder y recursos económicos para el oportunismo. Por ejemplo en la Universidad Central del Ecuador, la administración del FRIU (brazo universitario del MPD) fue sumamente nociva para los estudiantes y el proyecto de izquierda. Al perder el horizonte en los años 80, se dedicaron a utilizar a la institución para acomodar a sus familias en puestos universitarios, repartirse los espacios como copiadoras y bares y utilizar las alícuotas de la FEUE para proyectos revisionistas electorales y en los peores casos, para el provecho de dirigentes corruptos. Geovanny Atarihuana, Natasha Rojas, Ciro Guzmán, Marcelo Rivera, son solo algunos nombres de los dirigentes del FRIU que utilizaron una fraseología de izquierda para luego participar en las elecciones burguesas del viejo Estado, en el marco de su proyecto revisionista electorero. Poco a poco fueron dejando de luchar por los principios de la reforma universitaria: el libre ingreso dejó de ser una bandera de lucha para ellos, y peor aún el libre ingreso en las Facultades donde tenían decanos y consejos directivos; la gratuidad debía aplicarse en todas partes, menos donde ellos dirigían; la sanción a profesores acosadores o corruptos no se aplicaba si eran simpatizantes o aliados al MPD; la rendición de cuentas se convirtió en un show de cifras maquilladas y al margen de las masas…

Producto del oportunismo en sus filas, en repetidas ocasiones, militantes y dirigentes del MPD utilizaron a dicha organización como escalera de acomodo personal, llegando a altos cargos para luego salirse con su grupo personal. Son los casos del Rectorado y FEUE de la UNL en 1993, del Rectorado de la UNACH en 1999, del Rectorado de la UTN en los 90.

Fueron desgastando la imagen de la izquierda hasta que luego, producto de sus propios errores y del reformismo que abonaron, Alianza País les ganó el rectorado con su súbdito Edgar Samaniego. Y vale recalcar que el mismo FRIU-MPD posicionó a Rafael Correa y su gobierno en la Universidad Central del Ecuador. Desde el 2006 hasta el 2009 llevaron a las masas a rendir “homenaje” a Correa. Carlos Carvajal (Presidente de la FEUE de ese tiempo y candidato del MPD) le entregó orgullosamente el pabellón de la FEUE Nacional a Rafael Correa en pleno Teatro Universitario ante 2 mil estudiantes, empleados y profesores en el 2008. Ningún presidente de la República había sido tratado con tanto servilismo desde 1945, año de fundación de la FEUE. Marcelo Rivera, el que fungía de presidente de la FEUE Nacional,&nbsp permanentemente andaba haciendo campaña por Correa, hablando de que “había que ser más correístas que Correa” y que no hacerlo era “ser infantil”.

Después de posicionar a Rafael Correa en el movimiento estudiantil universitario y al no tener los espacios y cuotas que Correa les prometió en un inicio, ahora tratan de asomar como “revolucionarios que están contra el gobierno”. En su oportunismo y desesperación, llegaron a hacer alianzas con el Partido Social-Cristiano para la FEUE de Guayaquil. El mismo Marcelo Rivera, en asambleas estudiantiles, planteaba que los que no quieran hacer alianzas con la derecha “que mueran vírgenes creyendo en los principios revolucionarios”. Esa es la verdadera cara del revisionismo, que para no desaparecer hacen alianzas con una u otra facción de la gran burguesía: ayer con Lucio, luego con Correa y ahora con el PSC.

En el caso del viejo partido comunista y los “socialistas” es similar. Luego de perder su norte a mediados de la década del 40, su participación en las universidades no ha sido sino para buscar puestos, espacios electorales y dinero. En los años 80 por ejemplo, el FADI se insertó en la Facultad de Jurisprudencia de la Estatal de Guayaquil para poner profesores y reproducir su partiducho electorero. Llevaron al movimiento estudiantil durante décadas a servir de plataforma a las disputas inter-burguesas a cambio de unas cuantas migajas para los del Comité Central, con ese archi-oportunista de Pedro Saad, luego René Mouge y ahora Gustavo Iturralde, el perro faldero de Correa. Apoyaron a Velasco Ibarra, a Guillermo Rodríguez Lara, a Rodrigo Borja, a Lucio Gutiérrez y Rafael Correa. En los 90, se fusionaron quedando el “Partido Socialista – Frente Amplio” y ahora resurge la JC y el viejo PC sobre la base del dinero, los puestos y espacios electorales que Correa y Patiño les han dado a estos revisionistas a cambio de que se unan al gobierno y le barnicen como “de izquierda”.

Como podemos ver, el revisionismo en las universidades reprodujo el escenario que a nivel nacional practicaban durante décadas: ponerse a la cola de una u otra facción burguesa, en el marco de no desaparecer, tener un registro electoral, acomodar a sus familias, conseguir dinero fácil y vivir como parásitos a nombre de la revolución.

La aparente rivalidad del viejo partido comunista con el MPD desde el 80 es solo coyuntural, en el marco de las discrepancias frente al reparto de cuotas y espacios generado por Correa en esta atapa.

Sino, solo revisemos la historia: en 1987, se unieron en el binomio presidencial René Mauge-Jaime Hurtado para la presidencia de la República, es decir FADI-MPD. En el 2003 y el 2006, andaban de la mano apoyando a lo que igualitos llamaban “gobiernos democráticos, patriotas y progresistas”, peleándose por quien ponía la mejor foto de Lucio –en ese entonces- y luego de Correa en sus camisetas, banderas y volantes.&nbsp Se sientan en la misma mesa en la Coordinadora de Solidaridad con Cuba (proceso revisionista y de capitalismo estatal), en el apoyo al guerrillerismo revisionista colombiano, y en “condenar” a lo que ellos llaman “terrorismo” del proceso peruano y otros que están en Guerra Popular.

El movimiento estudiantil entre dos grandes opresores

Producto de los errores y el oportunismo de la izquierda revisionista en el Ecuador durante décadas, el movimiento estudiantil ha entrado paulatinamente a un proceso de desorganización y confusión grande. La dispersión es evidente en este momento. La confusión ha llevado a que unos estudiantes apoyen a la vieja derecha, al PSC en las universidades de Guayaquil, Riobamba, entre otros.

&nbsp En otros lados, los estudiantes apoyan a la burguesía burocrática, a Alianza País, como son los casos de Quito, Ibarra, Cuenca, Loja… En medio del desgaste del movimiento estudiantil, un sector importante del pueblo ya no puede ingresar a estudiar, tal cual lo indican las cifras que de cada 10 bachilleres graduados, solo 2 ingresan a la Universidad. A corto plazo, el gobierno corporativista se tomará las Federaciones provinciales, con grandes probabilidades de llegar en el 2011 a la FEUE Nacional. Apoyar a Madera de Guerrero tal cual lo hace el FRIU en Guayaquil tampoco es la solución, pues representan la otra cara de la misma moneda del viejo sistema de opresión. De igual manera, apoyar al MPD, es volver a los mismos errores y oportunismo que precisamente nos han conducido a esta etapa de confusión y dispersión.

La violencia en las Universidades

El accionar violento dentro de las Universidades entre organizaciones rivales no es nuevo y tampoco es exclusivo de Ecuador. Debemos diferenciar el tipo de violencia dependiendo de qué objetivos tenga y quienes la ejercen.

Respaldamos y promovemos la violencia revolucionaria de las masas, como parte de la lucha de clases contra los opresores extranjeros y nacionales. Pero de ahí, hay una gran diferencia con la violencia generada por el MPD, los mismos socialistas y el viejo PC.

No porque lleven banderas rojas significa que su violencia sea revolucionaria. Por el mismo hecho de defender espacios burocráticos para el parlamentarismo y el oportunismo, hace que su violencia ya no sea revolucionaria (por más que canten himnos protestas, se vistan de rojo o digan ser de izquierda) sino que se convierte inmediatamente en violencia reaccionaria, en parte de la violencia generada por el viejo sistema para sostenerse. Esto nos enseña el camarada Lenin y luego Mao, de que el arma será usada dependiendo de quien la empuñe, con que objetivos y en que dirección. Y esto es más palpable aún, si estudiamos la experiencia del Frente Patriótico Manuel Rodríguez de Chile, guerrilla urbana creada por el social-imperialismo soviético con el objetivo de obligar al gobierno de Pinochet a convocar a elecciones generales en los años 80.

La violencia generada por el MPD contra los del viejo PC en la estatal de Guayaquil se inscribe en el marco de las pugnas inter-burguesas: el primero bajo el paraguas del PSC, y el segundo bajo el paraguas de Alianza País. Gane el uno o gane el otro, la mayoría de estudiantes seguirá agobiado por los problemas económicos, académicos, etc., sin encontrar la menor solución.

¿Qué hacer entonces? Nuestra propuesta

Los comunistas y revolucionarios marxista-leninista-maoístas, partiendo de una línea ideológica proletaria, es decir revolucionaria, científica y clasista, planteamos:

1.-Es necesario generar nuevas organizaciones revolucionarias entre los estudiantes universitarios, que no estén al servicio de tiendas electorales ni tampoco de intereses oportunistas burocráticos.

2.-Debemos generar una nueva corriente del pensamiento universitario, vinculada a la ciencia, el laicismo, la lucha social, el anti-parlamentarismo, el anti-imperialismo y contra la gran burguesía en sus dos facciones: burocrática y compradora.

3.-Debemos emprender un rescate de la FEUE de las manos tanto del gobierno como de la derecha y el revisionismo. La FEUE no es de quienes se han adueñado en base a fraudes, paquetazos, puntos o amenazas de profesores. La FEUE es del pueblo, surgió en el 45 en un ambiente de gran efervescencia de lucha social, y por tanto sus siglas, bandera, símbolos y el espacio que representa, no es de propiedad de los opresores y oportunistas, sino del pueblo y los sectores democráticos y revolucionarios.

4.-Combatir y resistir contra la LOES del Gobierno.

5.-No apoyar en la FEUE, tanto en las provinciales como en la Nacional, ni a la gente del Gobierno como tampoco a los de derecha y revisionistas. Aunque ellos se queden con el membrete, debemos levantar la FEUE desde las bases estudiantiles, con los verdaderos dirigentes revolucionarios, por pocos que sean.

6.-Hoy más que nunca, retomamos la senda de Milton Reyes, el compañero revolucionario maoísta, el que por primera y única vez, lideró una FEUE con posturas clasistas y revolucionarias auténticas. La FEUE de Quito, la del periodo 1969-1970, es ahí donde hay que buscar los referentes de la política estudiantil anti-imperialista y anti-oligárquica, de la izquierda no parlamentarista ni oportunista.

7.-Elaborar y levantar la propuesta de la Nueva Reforma Universitaria Ecuatoriana, basada en una educación gratuita, científica, laica, sin discriminación racista, ni machista, y fundamentalmente vinculada al pueblo.

8.-En el plano reivindicativo luchar por presupuesto universitario, comedores universitarios para las carreras de doble jornada, libre ingreso, libre egreso, gratuidad completa y no una simple beca, sistema de buses propios, mejoramiento de los hospitales internos, alza de sueldos y salarios a profesores, empleados y trabajadores, entre otras.

¡NI CORREA, NI OPOSICIÓN

EL MAOÍSMO ES REVOLUCIÓN…!

¡POR UNA NUEVA FEUE DEMOCRÁTICA, COMBATIVA Y JUNTO AL PUEBLO!

¡POR UNA LÍNEA CLASISTA EN EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL UNIVERSITARIO!

&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS