Publicado en: 28 marzo, 2019

Discursos vacíos

Por Manuel Carmona Curtido

El debate electoral en este momento debería centrarse en las propuestas que los distintos partidos políticos aportan para la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, propuestas que deberían girar en torno a los pilares fundamentales del Estado.

Por Manuel Carmona Curtido

La campaña para las elecciones generales ya ha empezado y ha vuelto a poner en el epicentro de la misma el “conflicto catalán”, siendo el centro del debate si la Generalitat debe o no debe retirar los lazos amarillos que “adornan” los edificios institucionales.

Este hecho copa horas y horas de programas tanto de televisión, radio y medios digitales, ambos bandos esgrimen sus argumentos para posicionarse a favor o en contra de la retirada de la simbología independentista.

Esta situación me ha llevado a la siguiente pregunta, ¿tan idiotas somos los ciudadanos de este país para que nos traten así?

El debate en este momento debería centrarse en las propuestas que los distintos partidos políticos aportan para la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, propuestas que deberían girar en torno a los pilares fundamentales del Estado:

  • Educación.
  • Sanidad.
  • Pensiones.
  • Empleo.
  • Recursos energéticos.
  • Inmigración.
  • Etc.

Quizás estos temas no sean tratados porque no se diferencien mucho entre los principales partidos en liza por la cuestión catalana, ya que sus propuestas son tan similares que no habría debate.

Basar el discurso político en un debate identitario (centralista-independentista) no va a mejorar el modo de vida ni de catalanes ni del resto de españoles.

Mientras tanto, la amplia mayoría de la población, se “traga sin masticar” discursos vacios de contenido sobre si se debe quitar un lazo o no, si Torra se querella contra la Junta Electoral o si pone otro tipo de pancartas, sin exigir que se hable y se propongan medidas que alivien la lista de espera de la sanidad pública, políticas activas de empleo que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y reduzcan la precariedad laboral existente, etc.

Nos encontramos en un momento en el que nos jugamos el mantenimiento de los servicios públicos, unos servicios públicos de calidad que den cobertura a la totalidad de la población, que irán mermando si se mantiene la agenda privatizadora que ha puesto en marcha las Derechas (las centralistas y las periféricas).

“Si no estás prevenido sobre los medios de comunicación, te harán amar al opresor y odiar al oprimido” Malcolm X

 

 

 

COLABORA CON KAOS