Discurso del Vicepresidente David Choquehuanca en el Día del Estado Plurinacional de Bolivia

Anteponer la cultura de la vida, del Vivir Bien y del bien común, frente al principio del capitalismo global cuyo objetivo es maximizar las ganancias y volver mercancía hasta la energía emocional de los seres humanos

Aquí el discurso del Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, David Choquehuanca, en el Día del Estado Plurinacional de Bolivia:

Hermanos y hermanas, hermanos empresarios, jóvenes; hermanos trabajadores, hermanos bolivianos que están en el exterior, niños, niñas, hermanos de las Fuerzas Armadas, hermanos de la Policía Boliviana, hermanos expresidentes, hermanos exautoridades, los que estamos y los que no estamos.

Hermano presidente constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia, hermano Luis Arce Catacora, hermanos ministros, ministras; hermano presidente de la Cámara de Senadores, hermano Andrónico, hermano presidente de la Cámara de Diputados, hermano freddy Mamani, hermano de la Central Obrera Boliviana, el pacto de unidad de las Bartolinas, del CONAMAQ. Todos y todas.

Cuando se gobierna un país conforme al equilibrio, el mal carece de fuerza, si tan sólo los gobernantes y los gobernados vivirían creando equilibrio, entre semejanzas y diferencias se acumularían en el país todos los beneficios de la vida, hermanos y hermanas Kullakanaka Jilatanaka.

Desde los tiempos en que se levantaron las montañas y se formaron los lagos, los pobladores de esta sagrada Madre Tierra comprendimos que toda la diversidad expresada por la vida se encuentra interrelacionada y es interdependiente, hoy con estos valores y principios que nuestros abuelos y abuelas conformaron los pueblos del Abya Yala en total complementariedad y equilibro; pero este proceso fue violentamente interrumpido con la imposición de un nuevo paradigma civilizatorio hace más de 500 años, ese paradigma occidental también vino acompañado de una pandemia que terminó con la vida de millones de personas, con pueblos enteros, con familias y con las sociedades, por eso la memoria larga, esta tierra ya conoce de pandemias y de esa muerte invisible más de cinco siglos después el mundo sigue cometiendo los mismos errores, las mismas injusticias.

Orientado por las luchas históricas los levantamientos indígenas anticoloniales las luchas populares por la liberación en la independencia, las marchas sociales y sindicales en resistencia a las dictaduras, la Guerra del Agua, la Guerra del Gas y la reciente recuperación de nuestra democracia; nuestro pueblo comprende que la restitución de cánones que nos permitan vivir una vida equilibrada, nuevamente es irrenunciable.

Transitar ese camino nos condujo a asumir el reto histórico de la construcción de un nuevo Estado basado en el respeto, igualdad y equilibrio entre todas, todos y el Todo; o sea tomando en cuenta el Tajpacha. Con principios de soberanía, dignidad, complementariedad, equilibrio, equidad y la distribución y redistribución del producto social donde predomine la búsqueda del Vivir Bien con respeto a la pluralidad cultural, pluralidad social, jurídica y política.

Por ello hoy podemos decir que el Estado Plurinacional de Bolivia es una manifestación de la lucha, la resistencia los sueños y el trabajo de los pueblos indígena- originarios y de todos los que habitamos nuestra Bolivia. Retomamos nuestra herencia, nuestro camino, nuestro Qhapaq Ñan, nuestro Taki, nuestro Taypi, nuestros Sarawi, nuestros códigos entre aciertos y muchas preguntas, pero con una certeza: en esta tierra ya no se podrá hacer nada sin contar con la participación activa de nuestro pueblo.

Frente a las condiciones que hoy atraviesa la humanidad, de desorden global, de caos; una crisis civilizatoria un tiempo en que todo debe cambiar, un tiempo en que los pueblos indígenas volvemos para levantar nuestro propio vuelo armonizado y desde la sabiduría de nuestros ancestros. Desde el décimo Pachakuti volver al camino para ser nosotros mismo, formar formas propias de organización, volver al camino de nosotros mismos con nuestro territorio, con nuestra cultura con nuestros recursos con nuestras formas propias de organización, nuestros derechos, nuestros símbolos, valores, principios y códigos para retomar a la matriz dual de la vida y recuperar los equilibrios individuales y colectivos.

Desde hace años lo venimos diciendo y hoy lo volvemos a enfatizar, la única fuerza apta de anteponerse a la invasión del capitalismo global es nuestro sagrado paradigma de la matriz de vida dual en estado de equilibrio que nuestros ancestros lograron proteger ante las fuerzas depravadoras, profanadoras y de exterminio.

Para concluir la tarea de formación individual y colectiva interrumpida hace cinco siglos, necesitamos edificar el equilibro entre la mente y las emociones dentro de la vida de cada individuo, edificar equilibrio al interior de las comunidades con todo lo que existe, o sea, reconstruir nuestro Ayllu y anteponer la cultura de la vida, del Vivir Bien y del bien común; frente al principio del capitalismo global cuyo objetivo es maximizar las ganancias y volver mercancía hasta la energía emocional de los seres humanos.

Todos los pueblos del Abya Yala quienes nos reconocemos como parte de la Madre Tierra y hemos resistido a través del tiempo hoy estamos obligados a ser consecuentes con nuestra cultura de la vida y vencer al paradigma del egocentrismo, del antropocentrismo, del eurocentrismo y volver al camino de la unidad, del respeto, la armonía y de la paz, sólo unidos podremos generar ese cambio.

Vivimos tiempos convulsionados, con atentados a la vida, a la salud, a la seguridad y a nuestra soberanía; en ese contexto la estrategia sanitaria anticovid practicada en nuestro país durante la primera fase de la crisis pandémica fue diseñada, no sólo por el Gobierno de Facto, sino por asesores externos y representantes de las grandes corporaciones, después de 10 meses de combate contra el virus, de duras restricciones, confinamiento quiebre de la producción nacional, endeudamiento veloz, corrupción, persecución y hostigamiento; el único que gozaba de buena salud era el virus.

Todos hemos aprendido que el virus nos sustenta a la democracia y elección entre las libertades y la seguridad sanitaria ha terminado por enterrar ambas, pagamos un alto precio, muchos hemos perdido nuestros seres queridos, el comportamiento mutante del virus en la segunda fase de la pandemia exige de modificaciones estratégicas y tácticas multidisciplinarias, exige fusión de esfuerzos entre la medicina académica y la medicina natural o medicina tradicional; demanda de una reingeniería de comportamientos individuales al interior de las comunidades y grupos sociales.

La naturaleza mutante del virus existe de una estrategia comunicacional con la real capacidad de desmontar el miedo individual y colectivo, en su nivel consciente e inconsciente. Sabemos que cuando el ser humano se encuentra en situación de peligro, la razón nunca ha sido su guía es el miedo la angustia y la desesperación que gana.

Necesitamos, entonces, que la razón y la comprensión sean fuertes, una campaña interdisciplinaria coadyuvara para que la razón sea más fuerte que le temor y la angustia, todo el esfuerzo de nuestro Gobierno encabeza por nuestro hermano presidente, Luis arce Catacora, se dirige al bien común al Vivir Bien y a devolver la seguridad y confianza a nuestro pueblo, gracias a la conciencia y a la voluntad democrática de nuestro pueblo, trabajamos en la reconstrucción de un Estado cada vez más participativo, cada vez más democrático, cada vez más incluyente, un Estado para todas todos y el Todo.

Trabajamos una nueva forma de vida donde la anergía humana y el poder creador de nuestro pueblo, están orientados hacia la construcción de individuos fuertes de un tejido comunitario basado en valores, tradiciones y equilibro.

Pocos confían que el Vivir Bien y el bien común pueden ser alcanzados por la humanidad. La luz de la esperanza brilla más al comprender la siguiente relación: ahí donde el capitalismo es débil, el Vivir Bien y el bien común están fuertes. El Vivir Bien es para todas, es para todos y el Todo; es armonizarnos con las leyes de la naturaleza, es alcanzar la felicidad, el equilibro, la armonía y la paz.

¡Jallalla el Estado Plurinacional de Bolivia!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS