Dirección de Anticapitalistas expulsa a la mitad de la organización de Andalucía

Publicidad

«La expulsión no significa que dejemos de participar activamente en política, sino todo lo contrario. Seguiremos construyendo los movimientos y las luchas ya sean en los barrios, en los centros de trabajo y de estudio, seguiremos aportando y reforzando PODEMOS, así como Andalucía desde Abajo» escriben en un comunicado los y las militantes expulsadas.

COMUNICADO DE L@S MILITANTES EXPULSAD@S DE  ANTICAPITALISTAS

Los colectivos de Almería, Granada, Málaga y los y las militantes de Córdoba, Jaén y Sevilla del partido Izquierda Anticapitalista (IA), ahora convertido en movimiento político y con el nombre de Anticapitalistas, queremos comunicar y denunciar que la mitad de la organización andaluza ha sido expulsada de dicha organización, algunos/as de los/las cuales llevaban construyendo dicha corriente política cerca de 15 años.
El pasado 21 de febrero, en la reunión de constitución de la nueva dirección confederal (Coordinadora Confederal) de Anticapitalistas elegida en el reciente Congreso, se presentó y aprobó mayoritariamente una resolución que expulsaba de facto a la mitad de Anticapitalistas Andalucía.
Una expulsión anti-estatutaria y autoritaria. Nuestra expulsión no ha seguido los cauces previstos en nuestros estatutos. La resolución aprobada en la Coordinadora Confederal del pasado 21 de febrero no fue ni tan siquiera enviada previamente para el conocimiento del conjunto de la militancia ni debatida por las bases. De hecho, la mayoría de la militancia no tuvo conocimiento de nuestra expulsión hasta días después de tal reunión. Los documentos presentados por nuestra parte, explicando nuestra posición frente al debate con el que la dirección ha querido justificar nuestra expulsión, no fueron enviados al conjunto de la militancia. Los comunicados de repulsa a lo sucedido elaborados y firmados por distintos colectivos territoriales y compañeros/as que siguen a día de hoy en Anticapitalistas no han sido enviados tampoco a la militancia. Se nos han negado todas las garantías democráticas: no se nos ha avisado con un mes de antelación la propuesta de expulsión con el fin de que nos pudiéramos defender tal y como viene recogido en nuestros estatutos (art 4.13. Cualquier miembro o instancia susceptible de ser sancionado ha de ser informado al menos con un mes de antelación de las acusaciones que se formulen en su contra para poder garantizar su defensa y poder responder a sus acusadores. Podrán hacerse acompañar de una o dos personas de su elección), hemos sido sometidos a un bloqueo constante en cuanto a comunicación con el conjunto de la militancia haciendo efectiva nuestra expulsión desde el minuto 1 borrándonos de todas las listas de difusión de Anticapitalistas hasta el punto de ser echados/as de la propia reunión de la Coordinadora Confederal de la que tres de nosotros/as formábamos parte.
¿Por qué nos han expulsado?
Nos han expulsado por rechazar el acuerdo de pasillo entre Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias para conformar una misma lista de cara a la elección del Consejo Ciudadano Andaluz de PODEMOS. Acuerdo que fue minoritario dentro del sector crítico de PODEMOS Andalucía. Nos han expulsado por defender un PODEMOS que rechace el pago de la deuda, defienda la reforma agraria o simplemente proponga expropiar a los bancos que han provocado esta crisis. Nos han expulsado porque estas posiciones en el seno de Anticapitalistas eran mayoritarias en su ejecutiva andaluza (Secretaría PolíticaAndaluza).
Hoy vemos las consecuencias de ese pacto: una falta de claridad a la hora de expresar, por parte de PODEMOS, el rechazo a la investidura de Susana Díaz. Las supuestas líneas rojas sólo generan falsas ilusiones mientras que no impedirán que el PSOE-A siga llevando a cabo su política de recortes. Esto no es lo que expresaron los andaluces y las andaluzas al votar a PODEMOS el pasado 22 de marzo. La consecuencia de esto fue nuestra participación en Andalucía desde Abajo (Andamos), corriente que se organizó agrupando a toda la militancia de PODEMOS Andalucía opuesta al pacto con Claro que Podemos y Pablo Iglesias, y a favor de visibilizar ideas políticas y organizativas alternativas para el conjunto de PODEMOS Andalucía. Este sector que provenía de numerosas candidaturas alternativas a las de Claro que Podemos en los procesos de elección de los Consejos municipales, como puede ser el caso de
Sevilla o de Málaga, le pidieron en varias ocasiones a Teresa Rodríguez que encabezara una posible lista alternativa elaborada por abajo. La respuesta de Teresa Rodríguez fue optar por el pacto con Pablo Iglesias, pactando ser ella Secretaria General en un Consejo Ciudadano en minoría. A partir de ahí, se crea Andalucía desde Abajo como una forma de visibilizar un discurso diferente al de la actual dirección estatal de PODEMOS. Con el adelanto de las elecciones andaluzas, Andalucía desde Abajo decidió concurrir a las primarias internas de Podemos para la conformación de la lista de candidatos/as al gobierno de la Junta de Andalucía obteniendo un 15% de los votos.
Entendemos y seguimos defendiendo la conformación de las listas de Podemos desde la base, desde el debate en los círculos, las primarias abiertas, sin listas “plancha” al igual que seguimos reivindicando elementos políticos como el no pago de la deuda, la banca pública bajo control social, la reforma agraria, la prohibición de los despidos en empresas con beneficios, el derecho de autodeterminación de los pueblos… Por eso, por coherencia y por el rechazo más absoluto de las listas elaboradas en despachos, sin debate político únicamente repartiendo cargos, entendimos y entendemos la necesidad de seguir defendiendo estas cuestiones políticas y organizativas trascendentales en el seno de PODEMOS.
Otras razones para la expulsión. Pero esta expulsión, que ha sido justificada al calor de un debate que debería haberse resuelto en el seno de PODEMOS, no se debe únicamente a esto. Desde hace años, junto con otras/os compañeras/os de diferentes territorios, venimos defendiendo posiciones políticas alternativas a la de la actual dirección de Izquierda Anticapitalista, que ponen énfasis en la necesidad de romper con el capitalismo implantándose prioritariamente en las empresas y la juventud, y reforzando las luchas y la unificación de las mismas, como momentos de politización y de cambio de las condiciones de vida, desde parar un desahucio hasta la construcción de una sociedad liberada de toda forma de explotación y de opresión. Por ello, en el último Congreso los/as ahora expulsados/as, nos constituimos junto a otros/as compañeros/as de Anticapitalistas a nivel estatal, en una Tendencia Congresual. Dicha Tendencia presentó un documento político alternativo que obtuvo el apoyo del 20% de la militancia en unas condiciones de debate fuertemente antidemocráticas (trabas a la hora de poder desplazarse para defender nuestro documento alternativo en los congresos regionales…) La transformación de Izquierda Anticapitalista en movimiento político (Anticapitalistas) supone, desde nuestro punto de vista, un giro en el que la actividad política queda dirigida únicamente hacia la batalla electoral e institucional. Compartimos la necesidad de construir PODEMOS pero no con el único objetivo de presentarse a las elecciones. Defendemos la necesidad de un PODEMOS que ponga en el centro la organización y la lucha desde la base para poder verdaderamente imponer unas políticas dirigidas por y para los/as trabajadores/as. Creemos que no es posible imponer un programa para las/los de abajo, sin la movilización social sostenida, sin una huelga general que plantee la necesidad de que los/as que tienen que dirigir y controlar esta sociedad y sus riquezas son los/as que las producen. No es posible solventar la situación de emergencia social sin plantear un no pago de la deuda, lo cual no se puede llevar a cabo a golpe de decreto sino que requiere de un convencimiento, una organización en la calle y una movilización del conjunto de los que producimos las riquezas. No habrá una salida favorable a la crisis de este sistema para el conjunto de la gente trabajadora desde la lógica del sistema capitalista. Entendemos que esos debates tienen cabida en el seno de PODEMOS y que hay que ponerlos encima de la mesa. Reforzar la democracia en nuestras organizaciones. Queremos dejar clara nuestra visión de la necesidad de la pluralidad de opiniones en el seno de las organizaciones en las que participamos, tanto en Anticapitalistas como en PODEMOS. Construimos PODEMOS y lo hacemos defendiendo en todo momento la democracia interna, en este caso no iba a ser diferente. Participamos además en Andalucía desde Abajo porque pensamos que hay que recuperar el PODEMOS que se ha nutrido de las movilizaciones del último periodo (15M, huelgas generales, Stop desahucios, mareas…), tanto en lo político, recuperando reivindicaciones iniciales como la nacionalización y socialización de la banca y de los sectores energéticos, el reparto del trabajo, el no pago de la deuda, el derecho de los pueblos a decidir su futuro contenidos en el manifiesto “Mover ficha” que sirvió de lanzamiento de Podemos y ahondando en éstas para acabar con las consecuencias de la crisis de un sistema que beneficia a unos
pocos a costa de la mayoría, como en lo organizativo, recuperando los círculos y la construcción desde la base como único mecanismo posible para lograr una verdadera transformación de la sociedad.
Perspectivas. Anunciamos la expulsión en este momento y no antes por dos razones: en primer lugar, porque no queríamos interferir en las elecciones al parlamento andaluz del 22 de marzo y perjudicar a PODEMOS; en segundo lugar, porque esperábamos la respuesta del Comité de Garantías y Control de Anticapitalistas, el cuál se reunió el 7 de abril y al que recurrimos hace ya cerca de un mes en el que pedíamos la reintegración de los/as compañeros/as expulsados/as.
La expulsión no significa que dejemos de participar activamente en política, sino todo lo contrario. Seguiremos construyendo los movimientos y las luchas ya sean en los barrios, en los centros de trabajo y de estudio, seguiremos aportando y reforzando PODEMOS, así como Andalucía desde Abajo. En un futuro próximo, si no fuésemos reintegrados/as en Anticapitalistas, nos dotaremos de una herramienta política y organizativa propia que reagrupe a todos/as los/as expulsados/as, pero no sólo, y que tenga cabida en el seno de PODEMOS y que sea acorde con sus documentos éticos y organizativos aprobados en la Asamblea Ciudadana del mes de octubre.
Algunas consideraciones finales. Queremos dejar claro que nuestra expulsión es la consecuencia de defender unas posturas en el seno de PODEMOS diferentes a la de la actual dirección de Anticapitalistas y a la de la propia Teresa Rodríguez. Nos sorprende que esto suceda precisamente en un momento en el que supuestamente IA ha dejado de ser un partido dentro de PODEMOS. Nos interpela el hecho de que se solucionen divergencias políticas relacionadas con debates internos mediante expulsiones. Nos parece bastante contradictorio con la idea que a menudo hemos defendido los/as compañeros/as de Anticapitalistas de máxima pluralidad y respeto a la democracia en el seno de PODEMOS.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More