Diario de una auxiliar en un Hospital Públiko 9

Cuaderno de Bitácora 28M

No sé por qué desde que me he visto de manera involuntaria e improvisada combatiente de esta guerra, mi subconsciente me sorprende a diario con distintos acordes de “One” de Metallica.
En el cercanías, en los pasillos de hospital, sudando vestida de astronauta con los cristales empañados de las gafas de plástico en las habitaciones, unas veces la parte melódica y otras la más cañera. Será que tengo que armonizar los tragos duros de esta tragedia humana, la separación obligada de la gente a quienes amo, la rabia contenida por no poder transmitir con serenidad que ¡AQUÍ Y AHORA SOLO CUENTA LA SALUD! Que todas las medidas y esfuerzos deben tener como prioridad absoluta recuperar la salud y sobrevivir a este holocausto. Y sueño que a posteriori, tras esta terrible realidad, la solidaridad internacional se ponga de moda y se quede para siempre.
No hay otra salida. No hay alternativa.
Ojalá la gente después de este caos, no tolere otra cosa que:UN MUNDO MEJOR.

Hoy, realmente agotada, como lo estamos tod@s, pongo en el haber que las altísimas fiebres de los pacientes han descendido. Puedo contar con alegría que HOY a una paciente que pronamos (poner boca abajo) le subió la saturación de 80% a 100%. Que localizamos un cargador de móvil para un paciente que necesitaba hablar con los suyos, y cuando el móvil empezó a dar señales de vida, el señor lloró de alegría… y yo también a través de las gafas de buzo.
Porque no me imagino estar al otro lado, ser paciente y aislada de manera radical sin el amor de mi familia. Y mucho menos al revés. Tener a alguien que amas atrapado en un hospital presa del coronavirus y no poder hacer nada, sólo esperar.
Todo el amor, la solidaridad y mi energía a los que luchan por su vida contra el virus. A ell@s, y sus familias.

¡Venceremos!

Tania Pasca Parrilla
#MasSanidad 🏥
#MenosCorona 👑🦠

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS