Diario de una auxiliar en un Hospital Públiko 7

Publicidad

Cuaderno de bitácora…jueves, o viernes.

Con el terremoto huracanado Coronavirus de intensidad siete en la Escala de Ritcher, se han removido todos los cimientos de la sociedad civil. Hoy, mientras me quitaba un traje mas propio de películas futuristas que ropa hospitalaria en la esclusa de mi planta, pensé en voz alta: nada volverá a ser igual, y lo que ha de volver, que sea rectificado. La enfermera que se lavaba las manos al lado, me contestó; miedo.
Miedo teníamos hace unos días a los exámenes de oposición, a no sacar la plaza, a que no se convocase concurso-oposición, a no acceder al interino, al eventual, al de suplencias, a la prestación por desempleo, al subsidio… Así ha jugado la Sanidad pública madrileña con el personal durante años en todas sus categorías: Facultativos, Enfermería, Fisioterapeutas…Tcaes, Celadores, Cocina, lavandería…y bueno, directamente el personal de limpieza, es de Ferrovial, y el servicio de lencería fue privatizado en su día por Esperanza Aguirre con desastrosos resultados que dan para un capítulo aparte.
Miles de trabajadoras/es de la sanidad madrileña se han visto precarizados durante años, teniendo que pasar por la exprimidora de la Consejería de Sanidad cada día. Aún recuerdo con la misma rabia de la primera vez, cuando oí hablar por la radio en 2011 a Esperanza Aguirre en su fiebre liberalizadora, hablar del aumento de jornada laboral en la docencia, alegando que vivían demasiado bien los maestros, para a continuación subírnosla a los sanitarios, eso sí, en aras siempre de la “eficacia y la eficiencia”…y la rentabilidad.
En su conquista liberal lo mismo concertaba Residencias de mayores, que inauguraba cinco hospitales con nombres monárquicos a la par que regalaba a Quirón otros dos… o intentaba abrir aquel monstruo llamado Eurovegas.
Mientras, paralizaba oposiciones y sus consolidaciones, la sanidad pública de la capital se fue deteriorando a pasos agigantados.
Y con estos mimbres ahora nos enfrentamos a la peor catástrofe sanitaria que hayamos conocido del siglo.
Desde luego el Coronavirus es una bomba que nos ha caído de forma inesperada y letal. Por eso mi pensamiento de esta mañana en voz alta fue: lo que haya de volver, que sea rectificado.
¡Venceremos!

Tania Pasca Parrilla
#MasSANIDAD 🏥
#MenosCORONA🦠

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More