Diario de una auxiliar en un Hospital Públiko 43

Publicidad

Cuaderno de Bitácora 3 de mayo.

No he dormido muy bien. La estrecha convivencia con el Covid (sigo poniendo el artículo en masculino, no sé por qué ahora le dicen la Covid), la falta de respuestas a mis hijas sobre el futuro y la falta de buenas noticias, hace que mi inconsciente me despierte. Por la sensación de estar en un abismo donde la vida depende del comportamiento de los demás, de tus propias líneas de defensa, de las decisiones geopolíticas mundiales y por supuesto de las gamberradas a las que nos quiera someter el virus.
Esto descuadra totalmente mi radicalidad de vida: Mis eternos “Siempres y Nuncas “. Soy de corte radical, con toda la gama de moderación, tolerancia y serenidad posibles, no vaya nadie a pensar que soy de las que queman contenedores, como me dijo un día una celadora del hospital. No los quemo porque me da miedo el fuego, pero araño lo que haga falta para ir a la raíz de los problemas.
Afortunadamente, somos muchas las que siempre hemos peleado por lo que consideramos justo. Las que siempre llegamos hasta el final del laberinto por más complicado que sea. Las que siempre creemos que hay una solución para las causas imposibles. Nunca nos rendimos. Nunca fallamos a la gente que nos importa, que es muchísima. Nunca dejamos a nadie atrás. Lo llamamos utopía.

Cuando yo era muy pequeña, mi padre solía imitarme con mis repetitivos “siempre, siempre, siempre, nunca, nunca, nunca”. Porque para mí las cosas eran o nunca, o siempre. Hoy me siento paralizada y melancólica, me doy cuenta de que el virus nos hace minúsculos y prescindibles. Nunca he sentido tanta desesperanza porque la situación, como a millones de personas, nos está doblegando, dejando sin nada más por hacer. Realmente tengo miedo a que nunca llegue el día de volver a encontrarme con quienes tengo más lejos, mi hermana, mis sobrinas, a ti.
Nunca pensamos que pasaría tantísimo tiempo sin vernos, siempre en cada despedida nos hemos reído y llorado cantando y bailando en la estación “…pronto volveremos con más ilusiones…”, pero esta vez los días se han convertido en un TRANSITORIO ETERNO ESTADO DE PAUSA desesperante.
¡Yo quiero salir de este infierno y maldigo los kilómetros de infección que nos separa!

Para quienes están lejos, porque como sea, cuando quiera que sea, nos vamos a acercar.
¡Venceremos!

Tania Pasca Parrilla
#MasSanidad 🏥
#MenosCorona 👑🦠

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More