Diario de una auxiliar en un Hospital Públiko 32

Publicidad

Cuaderno de Bitácora 21 abril.
Hoy trabajo de noche, en mi planta de siempre.

A resultas de la retirada de las mascarillas FFP2 que usamos entre el 3 y el 16 de abril, quienes la hubieran usado, van a realizarnos presuntamente una PCR. Por lo visto, hasta ahora a lo largo de la presencia del Covid en el hospital han realizado la prueba a unos 3340 trabajadores dando positivo 1058, quedamos otra mitad sin que se nos haya hecho prueba alguna, y que estaría bien que nos hicieran pruebas de Seroprevalencia cuanto antes. Como digo, trabajo esta noche en “planta limpia”, sin saber si yo estoy contagiada.
El hospital 12 de Octubre de Madrid, y seguro que muchos otros en toda España, construidos en las décadas de los 60 y 70, presentan grandísimas deficiencias estructurales y adaptativas a las necesidades de la población. En el caso de mi Hospital, es manifiesto que a lo largo de los años de Gobierno del PP, pusieron más interés en construir hospitales nuevos por toda la comunidad para hacerse la foto electoral, que reforzar y abastecer como se merece un hospital con consolidado prestigio de calidad profesional. Me explico; 47 años de trayectoria científica dan para tener sistematizadas intervenciones, formar equipos de trabajo y acumular sabiduría y experiencia. Entonces, por qué se abandonó la mejora de los grandes hospitales, dejando que los pacientes estén hacinados, en viejas habitaciones sin ducha, con mobiliario inadecuado e incómodo.
¿Por qué el personal valemos tan poco para no merecer tan siquiera taquillas individuales de un tamaño que quepan algo más de un uniforme y un abrigo? ¿Cuántas veces fui a quejarme de no querer compartir esa minúscula taquilla con otra compañera, porque era imposible? Actualmente la tengo solo para mí, pero en pleno aborigen del Covid muchísimas compas seguían compartiendo espacio, y virus. Es muy “gracioso” ver que no han tenido otro remedio que irlas cambiando, y el nuevo modelo sigue siendo para compartir, solo que tiene dos puertas. Dirán que hay muchas trabajadoras y que no hay espacio suficiente, pero también sabrán que en los vestuarios no podemos guardar en absoluto la distancia de seguridad, ni la intimidad. Pero total, solo somos tropa sanitaria, de esa que se han infectado más de mil.
Me parece buena noticia que dentro de unos días puedan volver a salir [email protected] niñ@s. Contando las horas deben estar esas criaturas que sé que lo harán con la responsabilidad que sus progenitores les han enseñado. Estoy convencida de que disfrutarán del aire libre, del movimiento de las hojas de los árboles y de la sensación de moverse lejos de casa. Tengo ganas de escuchar niñ@s por la calle, que al fin y al cabo es lo que tenemos que mimar.
[email protected] peques son el FUTURO.
¡Venceremos!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More