Diario de una auxiliar en un Hospital Públiko 31

Publicidad

Cuaderno de Bitácora 20 de abril.

Desde que empezó toda esta enorme crisis, no han hecho más que aflorar las miserias y precariedades que sostienen este planeta, esta Europa, este país, y esta Comunidad de Madrid en la que vivo, por ende capital de España y epicentro de desastrosas decisiones políticas cuyas consecuencias sufrimos ahora.
Somos muchas las que a lo largo de estos años, yo, desde que tengo memoria, nos hemos revelado contra el sistema a través de manifestaciones, concentraciones, huelgas y forma de vivir: contra la OTAN, contra el tratado de Maastricht, la globalización, contra las guerras de Irak, los recortes, las corrupciones políticas, los desahucios, la monarquía, el cambio climático, las violencias machistas, el maltrato animal. Todo un poliedro de reivindicaciones del que ahora me acuerdo cada día. La ciudadanía superviviente al virus se enfrenta económica y mentalmente desarmada a : contratos precarios, intermitentes, economía sumergida, autónomos y pymes sobreviviendo a duras penas al ataque de las multinacionales. Individualismo, desafección y el conformismo de la ciudadanía. A lo que se suman las instituciones y sectores estratégicos públicos que fueron privatizados o vendidos.
La Tierra ha dicho BASTA. Si conseguimos controlar la pandemia y salvar la vida, no creo que tengamos otra oportunidad de revertir la situación. Tomar conciencia y armamento ideológico colectivo para eliminar lo que no necesitamos y apostar firmemente por lo que sí.
En esta guerra contra el coronavirus ha quedado muy claro qué instituciones no han hablado de renunciar a sus privilegios y presupuestos y además permanecen en ofensivo silencio (casi mejor). Podemos prescindir de instituciones como la monarquía, la Iglesia (allá cada una con su fe), armamento (sí, sigo esperando desde la infancia a que nos invada Marruecos) o grandes centros comerciales que abren 24/7.
Podríamos intentar hacer realidad el “descabellado” proyecto de hacer cumplir los Derechos Humanos, empezando por [email protected] [email protected] Hacer de la necesidad lo prioritario: investigación, sanidad, educación, cultura y respeto a la Tierra y a todos sus elementos. Al ritmo que vamos de destrucción, no nos queda mucho tiempo. No pienso renunciar a luchar por esta Utopía.
¡Venceremos!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More