Diari Jornada: Gracias por haberlo hecho posible (cast/cat)

Publicidad

Por Laia Altarriba

Cuesta escribir estas palabras. El diari Jornada cierra. Os lo hicimos saber por las redes el pasado sábado.

La asamblea general de socias y socios de la cooperativa ha aprobado, a propuesta del Consejo Rector y de la plantilla, cerrar el proyecto antes de que se complicara más la situación económica que atravesábamos. Ha sido una decisión dolorosa, pero acertada. Hemos preferido cerrar de manera ordenada, garantizar todos los pagos comprometidos y poder hacer una buena despedida, que no entrar en una fase que podía convertirse en agónica para las personas que trabajamos en el diario y que habría afectado a la calidad periodística.

Nos vamos con tristeza, pero también con la satisfacción de haber estado casi seis meses de manera ininterrumpida en la mayoría de quioscos de los Països Catalans. Y de haber hecho seguimiento periodístico de la actualidad a través de la web y las redes sociales. Con la satisfacción de haber irrumpido en el panorama mediático de la prensa generalista con un diario que siempre explicamos que miraba el mundo desde las izquierdas transformadoras, desde el feminismo y desde el compromiso con el derecho a la autodeterminación. Y que lo hacía desde una empresa cooperativa, la mejor manera de garantizar un periodismo desligado de los grandes poderes políticos y económicos.

Encarábamos el otoño con ilusión y con el reto de remontar el descenso de ingresos que habíamos sufrido en verano. Lo hacíamos con una tarjeta para resolver los problemas que tenía las suscriptoras a la hora de recoger el periódico en los puntos de venta; lo hacíamos con más páginas y con monográficos en cada número. Pero la recuperación no ha llegado. Para impulsar la Jornada disponíamos de un cojín económico fruto de las aportaciones de capital social de las 650 personas y entidades socias y de varios ayudas públicas. Pero no ha sido suficiente para continuar aguantando sin una remontada clara de las ventas. Y hemos preferido detenernos.

No lo hemos conseguido. Ahora nos tocará repasar todo el trabajo que hemos hecho y valorar aciertos y desaciertos.

Estamos emocionadas por todos los mensajes de apoyo que hemos recibido desde que anunciamos el cierre. Y nos ha impactado especialmente lo que nos ha escrito desde la cárcel Jordi Cuixart, socio promotor del diario: «Os envío un fuerte abrazo en esta semana que seguro que no es fácil, pero que tampoco es triste. Como socio y como lector (tan lector como me han permitido) me siento profundamente orgulloso de vuestra valentía. Es sobre todo una gran esperanza. […] Un placer compartir con vosotros la lucha por una sociedad crítica, culta y libre ».

Y estamos muy agradecidas a las personas y entidades que ha estado a nuestro lado desde que hace dos años comenzamos a construir este proyecto comunicativo de base popular. A las que os habéis hecho socias, a las que os habéis suscrito, a las que nos han invitado a contároslo, a las que nos han difundido, a las que han comprado el diario. Y también a todas las personas que han devenido también parte de la Jornada con vuestros artículos de opinión, fotografías, ilustraciones, reportajes y entrevistas. Gracias por el apoyo y por la confianza. Gracias por habernos ayudado a soñar, como decía la Bel Olid en un artículo esta semana.

Nos gusta pensar que no es un adiós definitivo, sino que es un hasta pronto. De momento, bajamos la persiana. Nos seguimos encontrando en las trincheras de la información para contribuir a construir un mundo sin explotación, exclusión, represión, persecución ni discriminaciones.

Un abrazo.

 


 

Costa escriure aquestes paraules. El diari Jornada tanca. Us ho vam fer saber per les xarxes dissabte passat.

L’assemblea general de sòcies i socis de la cooperativa ha aprovat, a proposta del consell rector i de la plantilla, de tancar el projecte abans que es compliqués més la situació econòmica que travessàvem. Ha estat una decisió dolorosa, però encertada. Hem preferit tancar de manera ordenada, garantir tots els pagaments compromesos i poder fer un bon comiat, que no pas entrar en una fase que podia esdevenir agònica per a les persones que treballem al diari i que hauria afectat la qualitat periodística.

Marxem amb tristesa, però també amb la satisfacció d’haver estat gairebé sis mesos de manera ininterrompuda a la majoria de quioscos dels Països Catalans. I d’haver fet seguiment periodístic de l’actualitat a través de la web i les xarxes socials. Amb la satisfacció d’haver irromput en el panorama mediàtic de la premsa generalista amb un diari que sempre vam explicar que es mirava el món des de les esquerres transformadores, des del feminisme i des del compromís amb el dret a l’autodeterminació. I que ho feia des d’una empresa cooperativa, la millor manera de garantir un periodisme deslligat dels grans poders polítics i econòmics.

Encaràvem la tardor amb il·lusió i amb el repte de remuntar la davallada d’ingressos que havíem patit a l’estiu. Ho fèiem amb una targeta per resoldre els problemes que teníeu les subscriptores a l’hora de recollir el diari als punts de venda; ho fèiem amb més pàgines i amb monogràfics a cada número. Però la recuperació no ha arribat. Per impulsar la Jornada disposàvem d’un coixí econòmic fruit de les aportacions de capital social de les 650 persones i entitats sòcies i de diversos ajuts públics. Però no n’hi ha hagut prou per continuar aguantant sense una remuntada clara de les vendes. I hem preferit aturar-nos.

No ens n’hem sortit. Ara ens tocarà repassar tota la feina que hem fet i valorar encerts i desencerts.

Estem emocionades per tots els missatges de suport que hem rebut des que vam anunciar el tancament. I ens ha impactat especialment el que ens ha escrit des de la presó Jordi Cuixart, soci promotor del diari: «Us envio una forta abraçada en aquesta setmana que segur que no és fàcil, però que tampoc no és trista. Com a soci i com a lector (tan lector com m’han permès) em sento profundament orgullós de la vostra valentia. És sobretot una gran esperança. […] Un plaer compartir amb vosaltres la lluita per una societat crítica, culta i lliure».

I estem molt agraïdes a les persones i entitats que heu estat al nostre costat des que fa dos anys vam començar a construir aquest projecte comunicatiu de base popular. A les que us heu fet sòcies, a les que us hi heu subscrit, a les que ens heu convidat a explicar-vos-ho, a les que ens heu difós, a les que heu comprat el diari. I també a totes les persones que heu esdevingut també part de la Jornada amb els vostres articles d’opinió, fotografies, il·lustracions, reportatges i entrevistes. Gràcies pel suport i per la confiança. Gràcies per haver-nos ajudat a somiar, com deia la Bel Olid en un article aquesta setmana.

Ens agrada pensar que no és un adeu definitiu, sinó que és un fins aviat. De moment, abaixem la persiana. Ens continuem trobant a les trinxeres de la informació per contribuir a construir un món sense explotació, exclusió, repressió, persecució ni discriminacions.

Una abraçada.

 

 

Diari Jornada

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More