Día internacional sin bolsas de plástico: bolsas cero; residuo cero

Publicidad

Cada año desde hace aproximadamente cinco se celebra el día internacional sin bolsas de plástico; específicamente el tres de julio y tiene como objetivo recordar el impacto negativo que genera el uso de bolsas de plástico desechables en el medio ambiente y nuestra salud. De manera personal dejando de usar bolsas de plástico por un día es un recordatorio de que a veces la costumbre hace parecer que algunos productos nocivos nos hacen la vida diaria más cómoda; el uso de bolsas desechables y su comodidad es un mito que a fuerza de insistir el sistema nos ha hecho creer que es una realidad.

Esta iniciativa promovida principalmente por Friends of the Earth y la Alianza Global para Alternativas a la Incineración a la cual a lo largo de estos años se han sumado otras organizaciones internacionales; aunque permite que cada organización, movimientos, red a nivel internacional, nacional y/o local que se sume al día de acción lo haga de forma independiente y de acuerdo a sus posibilidades; si propone ciertos objetivos y metas como:

– Reducir de forma efectiva el consumo de bolsas de un solo uso.

– Optar por un consumo responsable, donde la función principal del envase sea con sistemas de larga duración o reutilizables.

– Reivindicar que los gobiernos ordenen normativas y medidas ambientales para hacer posible la reducción efectiva de las bolsas, y actuaciones de sensibilización y comunicación ambiental, y no dependan de la voluntad del sector comercial y los consumidores.

– Fomentar medidas disuasorias del consumo de bolsas como la incorporación de su coste ambiental.

– Informar para que la ciudadanía, los ayuntamientos, las entidades sociales y el sector comercial apuesten por este cambio cultural y ambiental, y pidan a sus gobiernos, administraciones, sector comercial Que apuesten por estas medidas de prevención de la contaminación y de residuos.

Pero veamos: ¿Por qué es importante tener un día internacional sin bolsas de plástico? ¿De qué sirve hacerlo? Primero debemos de entender la profunda crisis socio-ambiental que estamos viviendo actualmente producida por el modelo de producción-consumo que nos ha llevado a extraer una cantidad insostenible de bienes naturales; de igual forma la producción de los productos que consumimos, así como su disposición final es tan toxica que estamos envenenado a las personas y el medio ambiente; por si esto fuera poco, con el uso del plástico entre ellos las bolsas desechables seguimos aportando a las emisiones de Gases de Efecto Invernadero responsables del cambio climático y todos sus impactos, además de continuar perpetuando nuestra dependencia al combustible fósil. Por donde lo veamos no existen argumentos positivos en la defensa del plástico; mucho menos cuando pensamos que la mayoría  proviene de la cultura del usar y tirar como son las bolsas que su propósito final es terminar en un basurero o relleno sanitario.

Ahora; ¿Qué tan grave es el problema? Al año se consumen un billón de bolsas en el mundo; lo que representa un millón de bolsas cada minuto, las cuales el 98 por ciento termina en basureros ilegales, rellenos sanitarios o incineradoras (hornos cementeros incluidos) causando serios impactos en la salud ambiental del planeta. En cuanto a la producción que no es lo mismo que el consumo, necesitaríamos tres estadios aztecas para almacenar la cantidad de bolsas que se producen en un año. Siguiendo con las cifras; Estados Unidos gasta en promedio doce mil barriles de petróleo anuales para la producción de cien millones de bolsas, este gasto es de aproximadamente quinientos millones de dólares ¿Se imaginan como ayudaría a la economía estunidense este dinero? ¿Cómo podría aumentar el gasto social de cualquier país dejando de producir bolsas? El impacto a la biodiversidad también es grande; por ejemplo cerca de cien mil animales marinos mueren al año por culpa de las bolsas de plástico que terminan en los océanos; principalmente mueren tortugas, delfines y ballenas. Cada hora se desechan en los mares 337, 500 kilos de plástico que a pesar de tener una vida útil de doce minutos asesinan animales y tardan en degradarse entre cuatrocientos y mil años. Se calcula que en algunas partes de los océanos la relación del plástico con el plancton principal alimento de muchos animales marinos y de algunos procesos fotosintéticos, es de seis a uno. Terminando con los datos; igual que en los océanos, el plástico en la tierra tienen un promedio de desintegración de entre cuatrocientos y mil años, pero como sabemos de nuestras clases de química, aquella vieja máxima que dice: “la materia no se crea ni se destruye; solo se transforma” al desintegrarse una bolsa de plástico genera toxico aún más peligrosos que la bolsa misma contaminando un más la salud ambiental del planeta.

A groso modo podemos decir que estos datos duros nos arrojan una situación poco favorable en relación del uso de bolsas de plástico y la situación del planeta; principalmente con las desechables. La situación es crítica, mucho más de lo que generalmente nos detenemos a pensar; pero ¿podemos hacer algo al respecto? La respuesta más obvia es no; es demasiado plástico, no hay más; sin embargo existe una respuesta positiva en esto. Solo que no es algo que se trabaje en un solo nivel, al contrario, es un trabajo en varios niveles; comenzado por un trabajo personal y colectivo de pasar de un día a una vida sin bolsas de plástico, es cuestión de mercado, sino las consumimos, no las producen. Pura lógica de mercado. Después o a la par presionemos a nuestros legisladores para que promuevan leyes contra la producción y el uso de bolsas de plástico, incluir todo el esquema, producción, uso y disposición ¿Muy difícil? Por supuesto que lo es, pero si no lo intentamos fracasamos de entrada. Tercero; regresar a lo básico, terminar de una vez por todas con el modelo de producción-consumo. ¿Es posible? Bueno, ciudades como San Francisco, California, San Bartolo Coyotepec, Oaxaca, entre muchas otras han logrado avanzar mucho al respecto dando grandes pasos en la eliminación del uso de bolsas de plástico en sus ciudades. Ejemplo de que si se puede.

Los días de acción global cuando se hacen desde la lógica local hacia lo global sirven para fortalecernos, para saber que estamos en el camino adecuado, de ahí su importancia y su valor. Celebremos este día, sin olvidar que es algo que tenemos que hacer todos los días. Hoy es solo simbólico. Las acciones son a largo plazo, con conciencia y compromiso.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More