Desde mi buhardilla: «El viejo piano olvidado»

¿Qué ha pasado? Todo se ha abandonado. Como en una vieja foto, ha quedado absolutamente todo suspendido en el tiempo.
 
¿Qué se ha hecho de la gente? Algunos murieron, otros habían partido hacia diferentes lugares, hasta que solamente había quedado un hombre, el esposo de la señora de la hermosa y sonora voz que cantaba esas bellas canciones.
 
Finalmente enfermó, no se sabe si de tristeza o de repente alguna enfermedad hizo presa de su cuerpo. Así quedó la casa: abandonada, llena de polvo. Trámites va, trámites vienen, herederos que no aparecían, fue pasando el tiempo inexorablemente.
 
Un día llegó al lugar una cuadrilla de Urbanismo, enviada por las autoridades del gobierno, para demoler ese viejo edificio que pronto se derrumbaría por sí solo. Al entrar el capataz de la cuadrilla vio que prácticamente lo único que se podía rescatar era el viejo piano, pues todo lo demás estaba completamente deteriorado por el paso del tiempo
 
Este capataz avisó a su jefe y vinieron a retirarlo con mucho cuidado porque no sabían en que estado se encontraba, parecía ser un instrumento de mucho valor.
 
Llegaron al depósito donde debían dejarlo y ahí quedó, mudo, lleno de tierra, lastimadas sus cuerdas debido al tiempo y la humedad, probablemente su sonido estuviera irreversiblemente afectado.
 
Pero, la historia podría tener un vuelco. Por ese tiempo, María, una empleada del depósito de urbanismo se encontraba de viaje por una provincia argentina. Fue un día a una escuelita, pobre, muy pobre, donde se cantaban las canciones patrias, acompañadas por algunos instrumentos de percusión y unas quenas. Pensó que sería lindo si pudieran completar el equipo musical y les preguntó: …¿No les gustaría contar con un piano??
Vaya si les gustaba, no podían creer lo que esa persona les había preguntado y luego prometido.
 
A las dos semanas, María regresaba a su trabajo y entraba a la oficina de su jefe  para decirle resuelta: Ya le encontré la mejor ubicación para el piano!
Su jefe la miró y le dijo: Pero…si no sirve. . Olvídalo le respondió, primero no sabemos en qué estado está
-Bueno aunque solo sirva de vista, respondió María-
– y segundo, continuó el jefe, no disponemos del dinero para el traslado: No es lo mismo que enviar una caja.

 

-De eso me encargo yo-  dijo ella- cuento con la persona y el vehículo  que se necesita para ser trasladado a la provincia. De seguro allá estará mejor que acá. Necesitamos ese lugar que ocupa,  así que con la anuencia de su jefe puso manos a la obra.
 
De inmediato, la persona que se adecuada para revisarlo acudió al lugar. Luego de sacudirle polvo, levantó la tapa y observó que varias cuerdas estaban bastante mal . Hizo un presupuesto por su trabajo y cambió paños que estaban raídos por la humedad. La verdad, su sonido era horrible.
Dijo que primero debían llevar al piano hasta su lugar definitivo y una vez ahí afinarlo y darle la terminación que correspondía. Eso si querían llevarlo igual, aún después de ver como estaba.
 
Decidieron seguir adelante. Se buscó al señor que se encargaría de transportarlo. Llegó el día y con mucho cuidado sacaron y elevaron el piano atado con gruesas sogas y lo colocaron en el inmenso camión.
 
Así en unos días llegó a su destino final. Las autoridades del colegio, como así todos los chicos le dieron un recibimiento total. Ya tenían reservado el lugar donde ponerlo, era una sala de ese colegio en que habían decidido de común acuerdo, que fuera el lugar donde los niños ensayarían sus canciones y también salón de actos.
 
Querían empezar a tocarlo de inmediato, pero el director ordenó que hasta que alguien lo verificara, no se tocaría absolutamente nada. Cuando la persona que lo había llevado vio toda esa alegría, pensó -Pobre gente! Si supieran como suena…
 
Por la noche el director que había quedado solo, se dirigió levantó la tapa y tocó. Lo cerró rápidamente, pensando cómo era que habían enviado ese cascajo a la escuela…¿acaso porqué era una escuela pobre, debían cargar con eso? Y los niños…como les diría a los chicos que el piano sonaba mal? Mataría las ilusiones de más de uno…
 
Se fue a dormir, y la tristeza y la bronca se adueñaron de su persona, lloró después de mucho tiempo, él estaba como director de esa escuelita que era muy pobre, pero no necesitaban un piano de adorno, …de ella saldrían niños que mañana serían…quien sabe que …niños comunes o eminencias, quizás alguno llegara a presidente…esos pensamientos le hicieron olvidar la rabia que tenía por haber recibido ese piano y se durmió.
 
Al día siguiente, vino el profesor que habían mandado a llamar, para tocar el himno que ensayarían para la próxima fiesta patria. El profesor, levantó la tapa y tocó algunas notas. No se atrevió a decir nada, pensó que con una buena afinación, algo saldría y esos chicos podrían cantar.
 
 
Pero los niños ya se habían formado en la sala y esperaban impacientes poder comenzar, entonces el profesor, les explicó lo que pasaba.. Un griterío ensordecedor, pues hablaban todos juntos, hizo que el profesor no escuchara nada, entonces les hizo señas de que se callaran y les mostraría que así no se podría cantar.
 
Se sentó y los niños formados otra vez, se dispusieron a cantar, entonces el profesor, el director y los maestros no podían creer lo que oían, pues de ese cascajo, olvidado en una sala de una casa abandonada, salieron las notas más afinadas y sonoras que un piano puede dar, para acompañar a esos niños que cantaron el himno como nunca. Es que lo que el viejo piano necesitaba para volver a sonar como antes era… las voces de esos chicos!
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS