Desde el Observatorio de Obama

Un solo pronunciamiento ha tenido el presidente Obama desde el inicio de este golpe gorila en Honduras, nada tajante, tan sólo con voz tibia para informar que Estados Unidos&nbsp apoya&nbsp sólo el camino democrático.

Los golpistas de Honduras parecieran sordos y mudos: ellos tampoco se han esmerado en explicar nada al mundo.

Obviamente estamos en presencia de un ensayo. ¿Cómo reaccionan los países de centro y suramérica &nbsp para cambiar o lograr acciones sobre los acontecimientos? En el globo de observación, con un silencio absoluto luego de su no reconocimiento, los países del primer mundo se sientan en sus acolchadas butacas a ver la película: ¿Qué son capaces de hacer los señores del Sur?

Un pueblo solo en las calles, que resiste, se está atragantando de gases lacrimógenos y de miedo, precisa urgente que algo suceda, el silencio y la demora juegan a favor de los señores imperiales.

Los líderes de centro y Sur América continúan hablando. ¿Se pueden esperar &nbsp los resultados de la huelga general?, mientras hablaban, los encapuchados fascistas secuestran y deportan &nbsp las piezas claves que le quedan a la resistencia mediática, a la cancillera, el equipo reporteril de Telesur que ya &nbsp ha sido secuestrado, lo que seguramente se puede entender es que muy pronto &nbsp desembarcarán de un avión en algún país del Caribe o le serán decomisados sus equipos, la emisora de radio Globo fue allanada y silenciada y así avanza la asonada, cuidándose sólo de no dar excusa para una intervención militar de los países reunidos en nicaragua.

Pocas son las noticias alentadoras, dos regimientos que se sublevaron en la costa norte de Honduras, una emisora de televisión transmitió al país imágenes de la represión frente a la casa presidencial. Pero luego una lluvia de bombas lacrimógenas avanza contra los civiles que estaban en vigilia frente a&nbsp ella:

obviamente los hacen retroceder…

Todo me hace pensar que es un ensayo de poderes para definir futuras políticas &nbsp del pentágono sobre todo el continente y también con más urgencia, entonces, &nbsp los países del sur deben tomar, no políticas, sino acciones importantes.¿ Hasta donde la no violencia puede ser un arma para enfrentar a una reedición de golpes militares? Latinoamérica no debe contar con la ética internacional, ésta no corresponde sino a los intereses geopolíticos, ya no a los valores morales, la dignidad es lo primero que se pisotea en un enfrentamiento y ellos no tienen prisa, nosotros si.

Démosle gusto a la audiencia, actuemos y hagámoslo bien. En la frontera con Honduras se podría iniciar la retoma del mando de Zelaya, debe ir a hablar con los soldados, pararse en la puerta de su casa, seguramente que toda Honduras saldrá a recibirlo, el rumor será indetenible: Manuel Zedillo entra a Honduras junto a una caravana a la que en la marcha se le suman multitudinariamente los campesinos y los pobladores de los países amigos. Se levantarán los cuarteles o las jóvenes generaciones de militares podría, como le acaba de proponer Hugo Chávez:&nbsp irse al corazón del imperio y tocar la otra puerta: la de Obama. Una u otra cosa pero&nbsp algo hay que hacer para que algo pase, no se puede congelar la imagen.

Mientras más rápido nuestros escritos pierdan su vigencia, mientras menos lectores tengamos porque las novedades nos pasen por encima, estaremos haciendo lo correcto.

Si ellos observan&nbsp en silencio experimentado con las teorías de ensayo y error, que es la versión americana de la enseñanza de nuestro Simón Rodríguez,&nbsp la acción, pacífica o no, ya ellos fueron los primeros en usar la violencia y se puede ser violentos, lo que no se puede es ser pendejos: o inventamos o erramos.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS