«Desatascando» en Diputación 6.234 expedientes de ayudas sociales

Hoy diferentes colectivos contra la exclusión social y por los derechos sociales nos hemos concentrado a las puertas del “Servicio contra la Exclusión Social” de la Diputación Foral de Bizkaia para denunciar el atasco que se está produciendo en los servicios sociales de la Diputación en referencia a las solicitudes de ayudas económicas cursadas por las familias afectadas por la actual crisis económica.

En concreto, en este mismo lugar, se encuentran atascados 6.234 expedientes, de otras tantas familias vizcaínas, que han solicitado la renta básica, los estímulos al empleo o el complemento de pensiones para aquellos hogares que se encuentran en paro, con empleos en precario o percibiendo algún tipo de pensión. Es decir, esta situación está agravando seriamente las condiciones de vida de las familias vizcaínas más desfavorecidas. También cabe denunciar que la actual plantilla de trabajadoras sociales sufre una importante sobrecarga de trabajo por intentar sacar adelante el mayor número de expedientes en el más breve tiempo posible; por ello desde el comité de empresa se ha emplazado a la Diputación a resolver lo más rápidamente posible esta circunstancia.

Debemos de tener en cuenta que la Diputación está resolviendo en la actualidad los expedientes tramitados desde los servicios sociales de base de los&nbsp ayuntamientos en el mes de noviembre. Es decir, nos encontramos con un retraso de cinco meses; a lo que debemos añadir la tardanza de otro mes más en la revisión y resolución de las peticiones cursadas. Esto quiere decir que las familias vizcaínas, que han acreditado su situación de extrema necesidad, han de esperar 6 meses para percibir alguna tipo de prestación económica que les permita cubrir sus necesidades más básicas y poder llegar a fin de mes.

Debemos de tener en cuenta que las consecuencias de la actual crisis económica se están dejando sentir de forma acusada en nuestra sociedad. Así, 557 familias vizcaínas perdieron sus casas por embargo en 2008 y en una de cada tres familias vascas no hay nadie trabajando.

Por esta razón, personas ataviadas con buzos de trabajo y botas de agua, y desatascadores en mano, han entrado en el “Servicio contra la Exclusión Social” de la Diputación Foral de Bizkaia para entregar un desatascador gigante en su registro. Con esta iniciativa se ha querido exigir de forma simbólica a la Diputación el que se ponga manos a la obra para desatascar esta situación motivada por la falta de personal suficiente -trabajadoras sociales y auxiliares administrativos- en el Departamento de Acción Social para atender la avalancha de solicitudes cursadas debido al aumento del desempleo o la existencia de amplias bolsas de pobreza en las personas perceptoras de una pensión.

PLATAFORMAS POR LOS DERECHOS SOCIALES Y CONTRA LA EXCLUSIÓN SOCIAL

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS