¿Desarme en Navidad? Un «etecojete» al Ministro de Interior y Policía

Hay una ley de porte y tenencia de armas y de acuerdo a ella usted puede comprar un arma y obtener un permiso legal en la Secretaría de Interior y Policía.

Para eso hay que llenar ciertos requisitos y pagar un impuesto anual; es decir, que su permiso es válido por el año correspondiente a ese pago y cada año tiene que renovarlo.

Eso dice la ley, pero aquí la ley no vale. Este es un Estado no solo podrido por la corrupción, sino además violador de de las leyes, incluso de sus propias leyes.

Y como es así, al Secretario de Estado de Interior y Policía Franklin Almeyda Rancier, un tipo no solo tímido para pensar, sino además sumamente arbitrario; y ahora, además, contaminado por&nbsp la “filosofía” terrorista de “plan de seguridad democrática” del régimen narco-para-militar de Álvaro Uribe Vélez, se le ocurrió adoptar una resolución que viola la ley de porte y tenencia de armas, especialmente destinada para el mes de diciembre, &nbsp como regalito de Navidad y Año Nuevo.

Alumbrado por los dioses de despotismo y la sinrazón, el controversial ministro de policía se inventó y decidió suprimir el porte de armas este próximo mes, &nbsp manteniendo el derecho a la tenencia; es decir, usted puede tener su arma legalizada en su casa, en la guantera de su vehículo (si lo tiene) o en un maletín dentro de le mismo, pero no puede ponérsela en la cintura ni andar con ella. Si lo hace las autoridades se la quitan.

La disposición esta acompañada de una nueva modalidad de retenes con chequeos sorpresivos aleatorios en la vía pública, que ocasionan enormes molestias y obstrucciones de tránsito.

Esta absurda disposición en primer lugar es una incitación a los ladrones de objetos dejados o guardados en los automóviles. Si ella se aplica vamos&nbsp ver innumerables vehículos con los vidrios rotos o violados con llaves maestras y otras técnicas destinadas a abrir&nbsp sus puertas y penetrar a su interior a espalda de sus dueños(as) o conductores(es).

La tentación de robar un arma de fuego con un valor de 50 a 80 mil pesos es muy superior a la de robarse un celular u otro objeto de menor valor e utilidad delicuencial, y a&nbsp diario los carros violentados con ese fin se cuentan por centeneras y hasta miles.

El señor Almeyda de esa manera esta invitando a los ladrones a hacer su agosto en diciembre; sin contar con el uso que le darán a esas armas robadas los ladrones de ocasión o los terceros que las compren.

Debe tenerse en cuenta que en la propia policía hay bandas organizadas para robar celulares, laptops, maletínes&nbsp y otros objetos dejados en los vehículos a través de las llamados “palomos” metidos &nbsp en la delincuencia menor.

Pero estos son los males menores que generaría esta resolución navideña. Ella tiene, sin dudas, consecuencias peores: los atracos&nbsp a personas que transiten en automóviles se facilitarían enormemente y los asesinatos selectivos también.

Imagínense ustedes que para responderle a los atracadores y/o asesinos habría que sacar el arma de la guantera o del maletín, porque si&nbsp la porta o la tiene cerca, entonces la policía se la quita en los referidos retenes. El asesino o el ladrón con el arma en la mano y usted con ella en la guantera y o en el maletín. ¿De quien es la gran ventaja?

Esa es una forma de colaborar desde la Secretaria de Interior y Policía con esos facinerosos, los cuales abundan vestidos de civil y también de uniforme.

Imagínense mi caso, amenazado de muerte por el régimen criminal de Uribe y la CIA, con sus ya evidenciadas conexiones policiales y militares en nuestro país.

Yo tengo armas para mi defensa personal asignada por el Presidente de la República a&nbsp través de la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas. Y así como yo, pueden haber no poco dirigentes político o ciudadanos(as) con razones válidas (unas no tan santas, otras sí) para andar protegidos legalmente.

Pero resulta que el Secretario de Interior y Policía aspira a que yo y mis camaradas no podamos portar armas en diciembre y solo podamos tener derecho a tenerla en la guantera o en un maletín dentro del vehículo. Nos quiere ver desarmados en las calles y plazas públicas o con las armas en guanteras y maletines dentro del carro. ¿Cuáles serían entonces nuestras posibilidades de defensa frente a comandos de asesinos alevosos?

Diciembre podría se un buen mes para asesinar personas en condiciones de blanco de ataques de las fuerzas criminales, ya sean de Estado o civiles-mafiosas.

Por todas estas razones me sumo al valiente, por desafiante, “etecojete” del destacado humorista y productor de TV, Freddy Beras Goico, y pongo mi voz en la misma dirección de su llamado a desobedecer esa decisión ilegal y pérfida.

A quienes hay que desarmar y meter presos aquí, es a los delincuentes mayores y terroristas de Estado, uniformados o no, que participan o cuentan con la protección de los corruptos gobiernos de turnos; promotores impenitentes, por su forma perversa de actuar, de todo tipo de delincuencia (mayor, menor y mediana), a través de su mal ejemplo, de la &nbsp impunidad&nbsp que reina en el país para su protección y de políticas sociales y económicas empobrecedoras, represivas y generadoras de resentimientos sociales, violencias y rebeldías mal encausadas desde una juventud pateada y abandonada.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS