Derribar los muros de la izquierda

En el momento de mayor crisis del capitalismo, con una recesión imperialista sin parangón y una ofensiva implacable contra los salarios y los derechos de los trabajadores, y con una situación de auténtica emergencia nacional en la sociedad canaria, no es de recibo que la izquierda canaria –es decir, la izquierda anticapitalista– permanezca fragmentada, dividida y paralizada.

Durante décadas, ausente un proyecto estratégico de largo recorrido, se han ido levantando muros artificiales entre las distintas corrientes y grupos, hasta convertirse en barreras&nbsp infranqueables para deleite y regocijo de la derecha económica y política de las Islas, que ha campado a sus anchas en la ciénaga del dinero fácil, el abuso de poder y la corrupción sin ninguna cortapisa.

Muros entre la izquierda independentista y la izquierda federalista. Muros entre partidos por razones de simpatías y antipatías personales. O por el copyright de una marca electoral. Muros por diferentes apuestas sindicales. Pero, sobre todo, muros que nos han separado de la inmensa mayoría de nuestro pueblo, manteniéndonos en la marginalidad y la impotencia.

Muros, en definitiva, construidos desde la ceguera política y la mezquindad sectaria, larvadas en un periodo ya excesivamente largo de derrota política y desorientación ideológica.

Es hora de despertar. De salir del pesado letargo, de la división, de la derrota. Es hora de asumir la responsabilidad que tenemos ante el pueblo y la clase trabajadora canaria. Los distintos destacamentos de la izquierda anticapitalista no somos enemigos. Bien al contrario, somos parte del mismo frente de defensa de los intereses populares. Estamos obligados&nbsp a unirnos, a trabajar juntos, a pelear juntos.

Es hora de derribar todos los muros, todas las barreras que nos mantienen divididos y aislados de la inmensa mayoría del pueblo canario. Es hora de superar el sectarismo&nbsp dejando atrás el electoralismo estrecho, las vanidades arrogantes, la cortedad de miras. Es hora de superar la falta de ambición revolucionaria, el burocratismo, la marginalidad complaciente, el estilo de trabajo&nbsp rutinario y la incompetencia política.

Es hora de avanzar decididamente en la confluencia de todas las fuerzas progresistas y de izquierda en un amplio frente nacional-popular anticapitalista y antiimperialista. En el que comunistas y socialistas revolucionarios, sindicalistas, representantes de los colectivos obreros y ciudadanos, independentistas o federalistas, abramos paso a una alternativa política, amplia y unitaria, que represente y defienda los intereses de las clases populares castigadas por la crisis y el desempleo.

Ha llegado el momento de poner en pie a lo mejor y más decidido de nuestro pueblo para plantar cara al bloque burgués de Coalición Canaria, Nueva Canarias, PP y PSOE,&nbsp empeñados en defender los intereses de la clase capitalista y su estrategia de salida de la crisis endureciendo hasta límites insostenibles las condiciones de trabajo y de vida de la clase obrera.

Es hora de derribar todos los muros que nos dividen y nos debilitan. Y de convertirnos en la poderosa herramienta que las trabajadoras y los trabajadores necesitan para convertirse en los verdaderos dueños de una Canarias republicana, libre y socialista.


Canarias, marzo de 2010

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS