Denuncian un caso de detención ilegal y tortura policial a una mujer que protestó por la manifestación de Vox en Granada

Publicidad

Las organizaciones Stop Represión y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía denuncian que los agentes no la informaron a la mujer, que estaba paseando a su perro, de los motivos de su detención, además de agredirla y amenazarla

«Estás arrestada, ahora vas a ir al calabozo y a tu perro lo vamos a sacrificar» o «todavía no te he pegado, en comisaría te vas a enterar» son algunas de las frases que habría, proferido los policías, según consta en la denuncia

Las organizaciones Stop Represión y la Delegación en Granada de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) han denunciado este lunes «un caso de detención ilegal y tortura» por parte de la Policía, en el marco de la manifestación convocada por el partido de extrema derecha Vox el 23 de mayo.

Según informan ambas organizaciones, una mujer, a la que en la denuncia se identifica como M., se encontraba paseando a su perro cerca del recorrido de la concentración en Granada y expresó su desaprobación con frases como «no entiendo qué hace tanta gente junta como está la cosa con el coronavirus». En ese momento, varios agentes de policía la «retuvieron, agarraron del cuello, zarandearon y golpearon, causándole diversos hematomas».

Tras estas agresiones, tal y como describe la denuncia a la que ha tenido acceso infoLibreuno de los agentes comenzó a proferir una serie de amenazas hacia la mujer mientras revisaba su documentación: «Estás arrestada, ahora vas a ir al calabozo y a tu perro lo vamos a sacrificar» o «todavía no te he pegado, en comisaría te vas a enterar». A pesar de advertirle en varias ocasiones que estaba arrestada en ningún momento, según se refleja en la denuncia, le informaron del motivo de la detención. Esto supondría un delito de detención ilegal: «Es preocupante que a M. no se le informase de los motivos de su detención, lo que apunta a estar motivada por un prejuicio estético e ideológico», señalan Stop Represión y APDHA.

Una vez en comisaría y tras comunicar en reiteradas ocasiones que padecía diabetes, a la mujer se la traslada al Hospital de Neurotraumatología de Granada, debido también a las contusiones que tenía. Según señala la denunciante, las agresiones continuaron incluso en la entrada del centro hospitalario, «tirándola al suelo» y propinándole «una bofetada y una patada en la parte baja de la espalda».

De vuelta en comisaría y sin recibir atención médica, siempre según la denuncia, una enfermera la reconoció en dependencias policiales y «recomendó su traslado al hospital para llevar a cabo una exploración radiológica en la que se detectó un eritema, una erosión en el hombro derecho e inflamación en la muñeca derecha«. Ambas organizaciones advierten que «las lesiones denunciadas por M. durante el tiempo que permaneció bajo custodia muestran un delito de torturas tal y como es aceptado por el Protocolo de Estambul de Naciones Unidas, así como de acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos».

Según relata la denuncia, entre las idas y venidas entre la comisaría y el hospital, los agentes continuaron con amenazas y comentarios que muestran el principal motivo de la detención: razones «estéticas e ideológicas», ya que hacen referencia a «quién vota». Desde APDHA y Stop Represión consideran que «de demostrarse su veracidad, estas actuaciones policiales son profundamente antidemocráticas y contrarias a todo derecho».

Otros incidentes en Granada

Este incidente se produjo durante el mediodía del pasado 23 de mayo, cuando las caravanas ultras de Vox inundaban los principales núcleos urbanos de España, incluida Granada, para reclamar una «libertad» que, a su juicio, el Ejecutivo les había quitado al decretar el estado de alarma.

Ese mismo día, de manera virtual, varios usuarios ponían de manifiesto una desmedida actuación policial, por una supuesta complicidad con el sector más conservador de la sociedad, con viandantes que manifestaban algún tipo de desacuerdo con la concentración de extrema derecha.

Por ejemplo, tres chicas de Fridays for Future, una de ellas menor de edad, pintaron la noche antes de la multitudinaria caravana el suelo con tiza. Por ello, les han puesto una sanción administrativa a cada una de ellas, según nos informa la organización Stop Represión.

También, Conchita David, estudiante de Comunicación Audiovisual, denunciaba esa misma noche que había ido a desayunar con un amigo cerca de la manifestación y que habían tenido «problemas con la Guardia Civil». Después de desayunar, fueron a saludar a una pareja que conocían. «Al momento aparecen cuatro guardias civiles y nos mandan ponernos contra la pared», cuenta Conchita. Achacaban que al encontrarse en fase 1 no podían estar parados en la calle, a lo que respondieron «que solo se habían parado a saludar». «Estaban con unas maneras muy agresivas, además de que había un montón de gente parada aplaudiendo a los coches que pasaban –relata–. En la propia manifestación vimos a más de un coche de policía con la bandera de España, estaban participando en la protesta«.

A la pareja que pararon a saludar les impusieron una multa por desacato a la autoridad, según nos confirman también desde Stop Represión. El motivo de esta sanción fue una contestación a los agentes, afirmando que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado estaban «defendiendo los mismos ideales» que los manifestantes. «Que exista en Granada un colectivo solamente dedicado a la represión policial tiene que ver con el hecho de que en Granada el caso de las listas negras durante el 15M fue tan fuerte que tuvimos que dedicarnos a organizarnos». El día de la manifestación de Vox «estábamos atentas porque sabíamos que podía pasar», afirma una portavoz de Stop Represión.

 

Fuente

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More