Democracias inconclusas

Cuando los políticos son los fusibles del Sistema

Publicidad

La democracia es interpretada al gusto de los banqueros, industriales y poderes afines que eligen a sus candidatos para ser votados. Así no se vota la voluntad del pueblo sino la voluntad de esos poderes, y lo que hace el ciudadano es elegir entre ellos. Ya no se habla de democracia obrera, ni siquiera en Podemos o Syriza.

En las hoy  mal llamadas democracias – formas de gobierno subvencionadas por los ricos para defenderse frente a los derechos legítimos de sus víctimas, como bien sabemos y tanto sufrimos- se utiliza mucho la palabra “libertad”. No hay partido ni nación que no la contenga como parte esencial de su discurso, como si los ricos sintieran amor por esa palabra. En todo caso debe ser amor platónico, ya que no impide que en  nombre de la libertad se cobijen en los Parlamentos sujetos mentirosos, oportunistas, fascistas y fascistoides, todos ellos igualmente poseídos por la misma clase de amor platónico compitiendo entre sí por mostrar su fidelidad no solo a la democracia y a la libertad, sino a quienes les pagan la soldada por su defensa.  Pues ¿acaso no son los banqueros y grandes empresarios quienes financian las campañas electorales de todos ellos según su propia conveniencia y para propio beneficio?

Dos amigas inseparables

En nombre de la libertad y de su amiga inseparable Democracia, los millonarios de paraísos fiscales, industrias y finanzas siempre eligen candidatos de confianza  para asegurarse la rentabilidad de su inversión. Y cuando uno de ello es elegido como    presidente de gobierno, se rodea de primeros ministros, altos cargos, y una camarilla de consejeros-espías-guardaespaldas, igualmente amantes de la libertad y la democracia, y todos juntos se ponen a gobernar en nombre del pueblo, como no podía ser menos. ¿O es que el pueblo no tiene derecho a disfrutar de esos grandes principios? Así pues, gobiernan en nombre del pueblo, que para eso los elige cuando se le convoca.

Existen otros políticos, dirán. Sí; otros con ideas más próximas a las que los pueblos necesitan verdaderamente. Hablan también de libertad, democracia, justicia social o igualdad, asuntos que parecen  deplorables, enojosos y crispantes  para los amantes platónicos de la democracia. Pero estos luchadores a favor de los Lázaros  y contra los  Epulones tienen una mano atada a la espalda, ya que sus campañas electorales  no están están subvencionadas por Lázaro, sino de nuevo por Epulón, que con esta estrategia  se asegura de tener a buen recaudo a Libertad, a su amiga Democracia y a sus compañeras de equipo Igualdad y Justicia. Y de nuevo gana Epulón, ya que sus deudores no muerden la mano que les da de comer en la misma mesa al fin y al cabo.

Lo mismo, más lo mismo, igual a...

¿Cuál de las dos clases de políticos  es más dañina para los pueblos cuando los primeros le roban el pan, y los segundos la fe y la esperanza, cuando les traicionan,  facilitando que se les robe el pan más fácilmente?  ¿No será lo mismo de peor?

Se nos puede decir que en ocasiones históricas, como sucedió en las revoluciones  francesa, mejicana, española, rusa o china, surgen políticos  que se toman en serio   su discurso a favor de los Lázaros del mundo y hasta incitan  al asalto del mantel del rico Epulón. Pero este nunca se rindió. Perdió batallas, pero terminó ganando la guerra, pues las revoluciones siempre fueron traicionadas por luchas de poder entre sus dirigentes  y por la eterna presión violenta de los ricos.  Y al final quienes gobernaron en nombre del pueblo terminaron imitando a Epulón, y los pueblos  siguen siglo tras siglo pidiendo migajas como antes. La diferencia terrible es que los  nuevos amos lo son tras millones de muertos que aspiraban a sentarse en una mesa colectiva para comer de la misma abundancia.

Es verdad que  algunos defensores de los Lázaros del mundo  llegaron a gobernar brevemente  con su apoyo incondicional, pero la “hermandad de  Epulones”  les dieron  golpes de Estado, porque siempre tienen lacayos armados. Y cada vez que esto sucede, se impone la ley y el orden a culatazos, cárceles, paredones y miedo. El triunfo de Epulón. Su ley y su orden.

El triunfo de Epulón es siempre mala noticia para Lázaro

Los  políticos conservadores y ultras que  representan a los Epulones del mundo  con  opciones violentas bajo la manga, aunque vengan disfrazadas con palabras huecas como democracia,  envuelta en banderas y canciones patrioteras, son los que  acaban por sumar  en los Parlamentos, bien sea tras golpes de Estado o por campañas mediáticas hábilmente diseñadas y subvencionadas por Epulón  para colocar a sus peones  como los patronos colocan a sus capataces. Pero esos apoyos a los suyos no son nunca incondicionales: si cualquiera de los elegidos en las urnas  se hace  demasiado impopular por alguna clase de escándalo, o no cumple las expectativas de buenos negocios por las que fue subvencionado y llevado al Poder,  en las  elecciones  siguientes se le deja caer, se cambia la apuesta por un  nuevo caballo ganador  y vuelta a empezar. Pero si la ocasión lo precisa, crean las “condiciones ambientales” para convocar elecciones anticipadas y cambiar el gobierno fallido y amortizado, y la gente vota al siguiente,  convencida por su discurso donde estará presente la palabra libertad sin falta, igual que otras grandes palabras, etc con las que se dice  mejorar la vida de las gentes. Pero… ¿acaso es esto posible en estas condiciones de desigualdad?..O se mejoran las cosas para los ricos, o se mejoran para los demás, y esta es la cuestión.

¿ Donde está el término medio?

¿Acaso no vemos el empobrecimiento de los pueblos en todo el Planeta a pasos de gigante? ¿No somos conscientes del abismo que separa cada vez más a Epulón de Lázaro?…  ¿Acaso han servido para evitarlo tantos millones de muertos y de  intentos de poner papeletas en urnas?…
Ningún sistema político, ningún gobierno -con elecciones  o sin ellas- ha servido jamás para erradicar la pobreza, el hambre, la desigualdad ante la ley, el racismo, la explotación sexual, la explotación económica y la represión política contra quien osa levantar la cabeza o estirar con fuerza del mantel de Epulón para socializar  el contenido. Ninguno. La causa  de este desastre habría que buscarla en  la insuficiente conciencia de las masas sobre la importancia de la cooperación, de  lo colectivo, de la igualdad, del altruismo y del respeto mutuo. Demasiado individualismo nos aleja a los unos de los otros, y justamente esto es lo que necesita el enemigo común: individualismo, y no individualidad; división y no unidad.

Mientras esta conciencia colectiva- que tiene que comenzar persona a persona-  no cambie, el viejo orden mundial prevalecerá.  Prevalecerá la injusticia   mientras  los pueblos sigan creyendo  en los políticos subvencionados por los ricos y  sean pasivos ignorantes y conformistas. Prevalecerá la mentira mientras los pueblos  se encandilen con las televisiones que cada día modelan su estructura intelectual y canalizan sus emociones, sus actitudes sociales  y sus preferencias políticas, y sigan teniendo miedo a los fantasmas que el capitalismo crea para asustarles cada vez que quiera aumentar su poder y beneficios. Prevalecerán dictaduras camufladas con hermosos nombres como “democracia”, mientras los pueblos no abran los ojos, se sacudan su modorra y decidan tomar el control de su historia. Pero tal cosa no será posible mientras cada uno no asumamos el control de la propia, que no es la que nos dicen que es.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More