Democracia

Publicidad

Por Mareva Mayo

Es el sistema que incluyó a los régimenes fascistas en el senado, que mantuvo a los jueces asesinos y a la policía y al ejército criminal, en su puesto de trabajo, que le dio a la banca, lo que es nuestro.

La democracia capitalista, no es el fin de la guerra, es la perpetración de la guerra, silenciosa, de la más sádica guerra, porque nos hace creer que no existe. Donde sus muertos, no tienen nombre, ni voz ni historia y aunque no estén embadurnados de sangre tirados en la calle, sufren cada día, el crímen de la guerra.

Los gobiernos se encargan de borrar el rastro de su crimen y de que no se hable de las víctimas, ni se les tome a ellos como lo que son, unos criminales y el enemigo del pueblo y de la vida. Es una guerra mucho más lasciva y cruel porque es acallada y manipulada. Porque el disfraz y mentira de los criminales y sus medios de comunicación, los convierte en gente “respetable” y oculta su verdadero rostro.

Porque la palabra y la comunicación colectiva está corrupta contra la verdad y contra la justicia. Porque nos vuelve impotentes e incapaces a defendernos, porque el monstruo de la guerra, habla de la paz por la TV, porque el monstruo de la injusticia, rige el tribunal de justicia, porque los demonios están en las iglesias, porque llaman mal al bien y al bien, mal. Porque llaman terrorista a la verdad y ley a la corrupción y a la avaricia de un estado privado.

En la democracia no entramos todxs. En la democracia, entra la clase alta para mantener su privilegio. Cuando la clase alta tiene poder, ya no hay democracia.

Democracia

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More