Del Enrique y del Javier

Publicidad

¡Casar a Stalin con Hitler, o a Reagan con Brezhnev e igual al Trump con Putin!; ¡con-fundir gustosamente bolchevismo con fascismo…! Sólo el gran resentimiento inconfe-sable hacia una de las partes –y se deduce, evidentemente, hacia cuál– es capaz de se-mejantes confusiones.

De los dos del titular, pienso que están a lo mismo: a publicar sus artículos (de cada cual).

Y yo vengo de https://kaosenlared.net/monologo-do-vello-traballador/, pero ya no sé muy bien qué hacer, porque, ahora mismo ENRIQUE –partenaire de JAVIER en el profuso diálogo mantenido entre los dos, aquí en Kaos, en estos últimos días– de pronto, me pide la intervención en el debate de ambos. Difícil situación, pues no entiendo la adecuación, que aquél quiera ver en mí, a tal asunto, si mi papel es ajeno a ambos, o, como mucho, si a algo hubiese jugado aquí, entre ellos, tan sólo podría asumir que el papel que he jugado ha sido un poco el de director de escena. Me dice que eso ya le valdría, porque es muy pirandelliano, y bien puede un director de teatro entrar en el escenario y ponerse a debatir con los actores. Y aún me añade que, como puedo comprobar por el último  mensaje que recibió de JAVIER, este me concierne enteramente.

://javiercasoiglesias.blogspot.com/2020/04/aforismo-ii-titulo-parece-que-herminio.html Entonces, ya comprobado, aunque no acepte esa actitud de JAVIER, quizás por ello,  deberé responder yo directamente al mensaje. Y así lo hago, precisando, sin embargo, términos y contenidos de lo que digo, por ceñirme en la respuesta a lo para mí importante de lo que le dice JAVIER a ENRIQUE:

En primer lugar señalo que ese despectivo “Herminio en su Kaosenlared” me denota cierta simpatía escasa de JAVIER hacia este medio. Quizás sea el resultado de alguna antigua herida, que todavía supure, a causa de relaciones no fructuosas o inconvenientes  con él.

Tampoco  me agrada mucho el manoseo  de JAVIER con las citas de quita y pon de mi maestro Unamuno, D. Miguel, que lo ha sido, virtual, naturalmente, algunos años, en mi juventud primera. Y aún todavía resuena en mi vieja estancia su angustia del sentimiento del Dios que siempre andaba buscando el mismo. Mas, no por eso JAVIER deberá ponerlo en donde le venga en ganas.

¿O qué decir del largo y absurdo emparejamiento que JAVIER nos hace de personajes históricos y actuales para cuajarlos de insultos, para él felizmente equiparables:¡Casar  a Stalin con Hitler, o a Reagan con Brezhnev e igual al Trump con Putin!; ¡confundir gustosamente bolchevismo con fascismo…! Sólo el gran resentimiento inconfesable hacia una de las partes –y se deduce, evidentemente, hacia cuál– es capaz de semejantes confusiones. ¿O es este ese nuevo humanismo, hacia el omega? Aunque, espera… ¿No será Abascal quién habla, y los de Vox en conjunto? ¡No puedo creerlo! No. Sino más bien lo contrario.

Entonces lo dejo aquí, pues no quiero decir más, y se acaba la sesión.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More