Defensores de Derechos Humanos exigen el cierre definitivo de la Escuela de las Américas

La protesta, convocada por el Observatorio de la Escuela de las Américas (SOAW), se realizó en las afueras del Fuerte Benning, ubicado en el Estado de Georgia, Estados Unidos, sede de la escuela castrense renombrada como el “Instituto para la Cooperación en Seguridad de las Américas”.

El padre Roy Bourgeis, fundador del Observatorio, aseguró que a pesar del estremecedor historial de violaciones a los derechos humanos, la Escuela de las Américas continúa operando con dinero de los contribuyentes estadounidenses; su cierre enviaría un importante mensaje de respeto a los derechos humanos a Latinoamérica y el mundo, agregó.

Los manifestantes expresaron también su solidaridad con los cientos de miles de latinoamericanos que han sido torturados, violados, asesinados, desaparecidos, masacrados y obligados a refugiarse por soldados y oficiales entrenados por Estados Unidos.

De igual manera, demandaron el cierre de las bases militares estadounidenses ubicadas en la región, entre ellas el centro de detención Guantánamo, situado al sudeste de Cuba, en el cual se han denunciado distintas violaciones contra los derechos humanos de los detenidos.

EE.UU continúa legitimando en la práctica el uso de la tortura y el asesinato selectivo, apartándose del derecho internacional y del derecho de toda persona a tener un juicio justo y un debido proceso, aseguró SOAW.

La Escuela de las Américas fue fundada en 1946 en Panamá con el objetivo de entrenar a soldados latinoamericanos en técnicas de guerra y contrainsurgencia; en 1984 el centro militar fue trasladado a su actual sede, a petición del presidente panameño Jorge Illueca.

Desde su fundación la escuela ha graduado a más de 77 mil soldados latinoamericanos, entre ellos varios acusados de cometer delitos contra los derechos humanos como Efraín Ríos Montt de Guatemala, Rafael Videla de Argentina y Manuel Contreras de Chile; Datos del SOAW detallan que hasta el 2004 de este centro militar egresaron 1 mil 556 guatemaltecos.

Las protestas para el cierre de la Escuela de las Américas iniciaron en 1990, luego que el 16 de noviembre de ese año miembros del batallón Atlacalt ingresaron a la Universidad Centroamericana, ubicada en El Salvador, y asesinaran a cinco sacerdotes jesuitas y dos mujeres; 19 de los 25 responsables del crimen habían recibido adiestramiento en el centro militar estadounidense.

 

 

http://cerigua.org/article/defensores-de-derechos-humanos-exigen-el-cierre-de/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS