Decía Perón “De casa al trabajo y del trabajo a casa…la política la hago yo “. Los sindicalistas inmóviles de hoy son… peronistas.

Es fácil entender,  porque están inmóviles,  los jerarcas de las centrales sindicales más importantes en Argentina,   ante la agresión de sus patrones,  representados por el Gobierno de Macri.

Ellos son,  hijos  herederos ideológicos de Perón.

De él,  aprendieron a contener y manipular a la clase trabajadora,   esperando ejecutar ordenes de la burguesía en el Poder,  y luego entregar dócilmente  a sus representados,  a las patronales.

A Perón no le gustaban las huelgas, él no las necesitaba,  el manejaba a los sindicatos,  de acuerdo a las necesidades de su política,  siempre en defensa del  sistema Capitalista.

Tan es así que en  la  Constitución Nacional,  aprobada en  el año 1949,  durante la época de oro del Peronismo, con el Parlamento totalmente peronista,  se “olvidaron” de instituir  el Derecho de Huelga.

Y cuando se le retobaban las bases, como ocurrió en su primera Presidencia, porque la situación económica empeoraba y los patrones, empezaban a cargar sus dificultades,  sobre las espaldas de los trabajadores,  no vacilo “el primer trabajador”, en militarizar a los obreros de los  Ferrocarriles, para aplastar su huelga o mandar a su policía brava,  a golpear a los bancarios, gráficos, etc. en huelga entre otros gremios.

Por eso,  frente a los miles de despedidos, los sueldos destrozados por la inflación, el maltrato a los jubilados, actualmente  permanecen los jerarcas peronistas, tranquilamente sentados en sus poltronas,  y no se deciden a encabezar y poner en marcha,  la defensa de sus representados.

Organizan cada tanto,   una  marcha por el centro de la ciudad, siempre con 30 días de anticipación (ellos no tienen apuro), que solo va a conmover a los automovilistas de la clase media,  que verán afectados sus actividades, durante algunas horas.

El efecto,  que puede ejercer esa marcha de los trabajadores ,  sobre los patrones y ejecutivos,   va a  ser  por lo contrario muy saludable,  ya que estos van a aprovechar ese día de descanso,  para salir  y tener relaciones con sus secretarias amantes,  cosa más dificultosa en días laborables,  por sus obligaciones familiares,  con esposas/os  e hijos.

Por otra parte es evidente,  la colaboración que los jerarcas sindicales como Moyano, Momo Venegas, Barrionuevo etc., prestan al nuevo gobierno de la oligarquía,  para que este pase sus leyes en el parlamento.  Presionan a sus diputados y senadores  para que presten su voto, y así  Macri alcance la mayoría.

Viejos corruptos como son,  están dispuesto a conciliar a cambio de dinero,  en cualquier de las formas,  que este pueda llegar a sus bolsillos privados.

Solo la declaración de una Huelga General,  encabezadas por  todas las organizaciones sindicales,  puede conmover el aparato de un gobierno de los patrones, la oligarquía, las corporaciones multinacionales  extranjeras,  y la Banca privada como este

Y si esa Huelga, déjenme soñar,  fuera Por Tiempo Indeterminado  a la espera de la reacción  de los patrones,  los días de este gobierno  tan pernicioso  serian acortados.

Por eso insisto… Desperonizar, Desperonizar

Afectuosamente

Hersh Zakheim

 

 

.

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS