Decepción sindical con Ada Colau por la privatización y precarización del Metro

A  menudo la izquierda, una vez en el papel institucional de gestor del sistema, decepciona con su política. Sobre los llamados Ayuntamientos del cambio se vienen produciendo movimientos de trabajadores, sociales o vecinales que chocan abiertamente con su política en cuestiones como la privatización de los servicios públicos o la precariedad laboral. En Madrid lo vimos recientemente con la reivindicación de que se municipalicen los servicios públicos privatizados. En Barcelona, el conflicto de los trabajadores del Metro es quizás el mayor ejemplo. En relación a este conflicto publicamos a continuación el interesante artículo firmado por Joan Antoni Guerrero en el Món.

Kaos. Izquierda a debate

 

Decepción sindical con Ada Colau por la privatización y precarización del Metro

El delegado del sindicato mayoritario en comité de empresa, la CGT, denuncia la «incompetencia evidente» del Ayuntamiento de Barcelona para encontrar una solución al conflicto, que mantiene la huelga indefinida cada lunes desde el 24 de abril

El equipo de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona estaría actuando en TMB en sentido inverso a sus promesas electorales. Al menos así lo perciben sindicalistas implicados en las negociaciones actuales por el convenio colectivo, motivo de fondo de una huelga indefinida que se convoca cada lunes y que empezó el 24 de abril. La privatización de las tareas de mantenimiento del Metro y un proceso acelerado de precarización laboral de los trabajadores son, según explican fuentes sindicales, el principal escollo que bloquea las negociaciones. Este miércoles se ha celebrado una reunión más entre trabajadores y la empresa en el Departament de Treball, y se mantienen las conversaciones.

Las demandas de los trabajadores se centran, en general, sobre el redactado de muchos puntos del convenio colectivo que se está negociando. Son quizás temas menores, pero trabajadores y empresa no acaban de encontrar la entente en estos flecos. Sin embargo, los dos puntos centrales que generan el enroque de las dos partes —y dónde hay la principal diferencia de posiciones— es la externalización del mantenimiento de vías, un negocio jugoso y millonario que, según explican los sindicalistas, se reparten principalmente las empresas Comsa y Cobra.


Toni Edo, delegat de la CGT en Metro de Barcelona

“Desde hace cuatro o cinco años no se han reemplazado las plazas que se han ido dando [en el departamento de mantenimiento] y se intenta vaciar el departamento de contenido para que las tareas las hagan las dos empresas privadas, Comsa o Cobra, las dos dedicadas a hacer cambios de vías y de catenarias”, explica Toni Edo, delegado el Comité de empresa del Metro por la CGT, el sindicato con más representación en el Metro. “Desde principios de la negociación, el octubre del 2015, estamos pidiendo que se internalicen las tareas de mantenimiento porque vemos que la voluntad de la empresa es externalizarlas”, asegura.

Esta voluntad, según el sindicalista, se puede explicar por el hecho que hay un negocio interesante detrás. “Siempre que gestionas dinero público se acaba repercutiendo en beneficios para una tercera persona. Cuando externalizas una tarea, además, no tienes responsabilidades sobre el resultado de los trabajos y sobre la calidad laboral de los trabajadores”, dice Edo.

Niegan que busquen cobrar más

A pesar de la demanda de la internalización del mantenimiento, en la opinión pública se ha instalado la idea que los trabajadores del metro buscan sólo cobrar más. Toni Edo dice sobre este punto que “esto no es en absoluto correcto”. Por otra parte, añade que desde el 2011 tenían los sueldos congelados, que se pidió que se descongelaran y que este tema “ya está más o menos orientado”. Reitera que “esto no es un impedimento para echar el convenio adelante”, pero denuncia que TMB “lo usa como arma arrojadiza”, lamenta el sindicalista.

La precarización laboral, además de la privatización, es también uno de los puntos principales de conflicto. En este punto, aseguran que la empresa quiere crear un nuevo turno de trabajo que sólo sea para personas que trabajan a tiempo parcial. “La voluntad es hacer oficial que haya un grupo de personas que trabajan al 75%, cuando lo que quieren es trabajar al 100%”. Los trabajadores piden que la empresa recupere un sistema de incorporación gradual a la plantilla (que denominan la “n invertida”) que permite la integración de los trabajadores de forma escalonada en el equipo. En las negociaciones se está presionando para que se recupere este sistema para la incorporación de nuevos trabajadores a tiempo completo.

La privatización y precarización de los servicios y las condiciones laborales son factores que para los sindicatos representan un peligro en cuanto a cuestiones de seguridad y calidad del servicio de metro. De hecho, según Edo, ya se han producido algunos accidentes «por trabajo mal hecho por parte de empresas externas» que han originado paradas parciales del servicio. Es por eso que los sindicatos recuerdan que esta gestión de TMB tiene “una repercusión directa sobre el usuario”.

Promesas incumplidas de Barcelona en Comú

Los trabajadores manifiestan estar sorprendidos con la actitud del Ayuntamiento de Barcelona en este conflicto. El delegado de la CGT en el comité de empresa del Metro habla “a nivel personal” a la hora de valorar el papel de los negociadores del equipo de Colau en el conflicto. “Como trabajadores con el equipo de Trias no teníamos ninguna esperanza de nada, pero es que tampoco teníamos ninguna promesa de nada ni especial”, asegura Edo. Es más, el sindicalista reconoce que con el gobierno de Trias se encontró una solución —“que hubiera podido ser mejor”— en el cobro de la paga extra que se les había retirado. “Ahora que tenemos un ayuntamiento que en el programa electoral promete evitar las externalizaciones y la precarización, no entendemos que prometa una cosa y defienda otra”, explica Edo.

El sindicalista cree que la situación actual de las negociaciones pone en evidencia que “hay una incompetencia evidente” por parte de la presidenta de TMB, Mercedes Vidal, de quien además dice que “no está capacitada para hacer el trabajo que está haciendo” y por lo tanto encontrar una solución al conflicto actual. “Es una pena que Barcelona en Comú no sepa ver esto y que no tome las medidas que tocan”, concluye Edo. Tanto los sindicatos como la CUP ya han pedido la dimisión de Vidal.

 


 

Decepció sindical amb Colau per la privatització i precarització al Metro

L’equip d’Ada Colau a l’Ajuntament de Barcelona estaria actuant a TMB en sentit invers a les seves promeses electorals. Almenys així ho perceben sindicalistes implicats en les negociacions actuals pel conveni col·lectiu, motiu de fons d’una vaga indefinida que es convoca cada dilluns i que va començar el 24 d’abril. La privatització de les tasques de manteniment del Metro i un procés accelerat de precarització laboral dels treballadors són, segons expliquen fonts sindicals a ‘El Món’, el principal escull que bloqueja les negociacions. Aquest dimecres s’ha celebrat una reunió més entre treballadors i l’empresa al Departament de Treball, i es mantenen les converses.

Les demandes dels treballadors se centren, en general, sobre el redactat de molts punts del conveni col·lectiu que s’està negociant. Són potser temes menors, però treballadors i empresa no acaben de trobar l’entesa en aquests serrells. No obstant això, els dos punts centrals que generen l’enroc de les dues parts —i on hi ha la principal diferència de posicions— és l’externalització del manteniment de vies, un negoci sucós i milionari que, segons expliquen els sindicalistes, es reparteixen principalment les empreses Comsa i Cobra.

“Des de fa quatre o cinc anys no s’han reemplaçat les places que s’han anat donant [al departament de manteniment] i s’intenta buidar el departament de contingut perquè les tasques les facin les dues empreses privades, Comsa o Cobra, les dues dedicades a fer canvis de vies i de catenàries”, explica Toni Edo, delegat el Comitè d’Empresa del Metro per la CGT, el sindicat amb més representació al Metro. “Des de principis de la negociació, l’octubre del 2015, estem demanant que s’internalitzin les tasques de manteniment perquè veiem que la voluntat de l’empresa és externalitzar-les”, assegura.

 

Aquesta voluntat, segons el sindicalista, es pot explicar pel fet que hi ha un negoci interessant al darrere. “Sempre que gestiones diners públics s’acaba repercutint en beneficis per a una tercera persona. Quan externalitzes una tasca, a més, no tens responsabilitats sobre el resultat de les feines i sobre la qualitat laboral dels treballadors”, diu Edo.

 

 

Un dia de vaga al metro de Barcelona el 2016 | ACN

Neguen que busquin cobrar més

Malgrat la demanda de la internalització del manteniment, en l’opinió pública s’ha instal·lat la idea que els treballadors del metro busquen només cobrar més. Toni Edo diu sobre aquest punt que “això no és en absolut correcte”. A banda, afegeix que des del 2011 tenien els sous congelats, que es va demanar que es descongelessin i que aquest tema “ja està més o menys enfilat”. Reiter que “això no és un impediment per tirar el conveni endavant”, però denuncia que TMB “ho fa servir com a arma llancívola”, lamenta el sindicalista.

 

La precarització laboral, a banda de la privatització, és també un dels punts principals de conflicte. En aquest punt, asseguren que l’empresa vol crear un nou torn de treball que només sigui per a persones que treballen a temps parcial. “La voluntat és fer oficial que hi hagi un grup de persones que treballen al 75%, quan el que volen és treballar al 100%”. Els treballadors demanen que l’empresa recuperi un sistema d’incorporació gradual a la plantilla (que anomenen la “n invertida”) que permet la integració dels treballadors de forma escalonada a l’equip. En les negociacions s’està pressionant perquè es recuperi aquest sistema per a la incorporació de nous treballadors a temps complet.

La privatització i precarització dels serveis i les condicions laborals són factors que pels sindicats representen un perill pel que fa a qüestions de seguretat i qualitat del servei de Metro. De fet, segons Edo, ja s’han produït alguns accidents» per feina mal feta per part d’empreses externes» que han originat aturades parcials del servei. És per això que els sindicats recorden que aquesta gestió de TMB té “una repercussió directa sobre l’usuari”.

 

Promeses incomplertes de Barcelona en Comú

Els treballadors manifesten estar sorpresos amb l’actitud de l’Ajuntament de Barcelona en aquest conflicte. El delegat de la CGT al comitè d’empresa del Metro parla “a nivell personal” a l’hora de valorar el paper dels negociadors de l’equip de Colau en el conflicte. “Com a treballadors amb l’equip de Trias no teníem cap esperança de res, però és que tampoc teníem cap promesa de res ni especial”, assegura Edo. És més, el sindicalista reconeix que amb el govern de Trias es va trobar una solució —“que hagués pogut ser millor”— al cobrament de la paga extra que se’ls havia retirat. “Ara que tenim un ajuntament que en el programa electoral promet evitar les externalitzacions i la precarització, no entenem que prometi una cosa i en defensi una altra”, explica Edo.

 

El sindicalista creu que la situació actual de les negociacions posa en evidència que “hi ha una incompetència evident” per part de la presidenta de TMB, Mercedes Vidal, de qui a més diu que “no està capacitada per fer la feina que esta fent” i per tant trobar una solució al conflicte actual. “És una pena que Barcelona en Comú no sàpiga veure això i que no prengui les mesures que toquen”, conclou Edo. Tant els sindicats com la CUP ja han demanat la dimissió de Vidal.

http://elmon.cat/noticia/207103/desencant-sindical-amb-colau-per-la-privatitzacio-i-precaritzacio-al-metro

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS