De Tiberio Ávila a Sergio García Torres

Publicidad

Por Eduardo Andradas

Desconocida es la  historia del comunista de Baena,  Mariano Bujalance Serrano, que el 16 de Abril de 1932 fue detenido por intentar incendiar la plaza de Toros de Algeciras. Pensaba que la tauromaquia era el negocio de los terratenientes andaluces. O  la de aquel Mayoral que en Agosto de 1931  de la ganadería   Sevillana de Carmen de Federico, que se negó a colaborar en enviar toros a una corrida a San Sebastián y que era afiliado al Partido Sindicalista y  había pasado a ser un defensor de los derechos de los animales y perdió su trabajo. Pasando por el Virrey Español  de México  Don Félix Berenguer de Marquina que en 1800 prohibió los toros en ese virreinato por “Espectáculo bárbaro, desmoralizador y ruinoso”.

Pasando por mítines  históricos  Anti-Taurinos en plena Dictadura del General Primo de Rivera como el de  1926 en Barcelona. Organizado por la Federación Ibérica Protectora de Animales y Plantas y que conto con el ex diputado Tiberio Ávila y de Alberto Carsí ingeniero y geólogo además de Anarcosindicalista y casado con una hermana del escritor Blasco Ibáñez.

O aquella  fiesta antitaurina celebrada en el verano de 1915 en Gijón, organizada por las sociedades obreras de la ciudad que a la vez pedían la emancipación de la clase trabajadora. Ese año se dispararon las  Ligas o Agrupaciones Taurófobas patrocinadas por el gran escritor  socialista Eugenio Noel. Que en   1912 te lo  puedes encontrar  en el círculo Republicano de Sevilla dando una conferencia contra la tauromaquia con el título “Consecuencias de una corrida de toros”. O en Zaragoza donde en un acto denuncia que el mundo del torero se lleva 260 millones de pesetas del heraldo público.

En Junio de 1913, se celebra un mitin en el Ferrol contra la construcción de una plaza de Toros, los convocantes las Sociedades Agrícolas de la localidad, consideraban esta instalación perjudicial para el desarrollo cultural del municipio. En estos parajes de la península no son nuevas las movilizaciones para dar fin la conocida como fiesta de los toros.

Otro jurista y escritor ilustre antitaurino y fundador del Partido Izquierda Republicana fue Antonio Zozaya You discípulo de Giner de los Ríos, que desde sus columnas periodistas del Diario La Libertad criticaba este espectáculo. Igual que  uno de los fundadores de la corriente interna del Partido Socialista Obrero Español, Pablo Castellano exclamaba «Nadie puede estar en las filas de la izquierda si está a favor del maltrato a los animales. Vamos, a Pablo Iglesias le hablaban de los toros y blasfemaba».

Siguiendo la tradición del gallego Tiberio Ávila, miembro del Partido Republicano Centralista, diputado en cortes de Unión Republicana y edil del ayuntamiento de Barcelona. Llevo a cortes a  las corridas de Toros durante la regencia de la Reina María Cristina de Habsburgo-Lorena.   Su petición de abolirlas  fue apoyada por el diputado liberal moderado y escritor Fernando Soldevilla, por el historiador, pensador y republicano Gumersindo de Azcarate que seguirá en su propaganda antitaurina hasta su fallecimiento.  Por el federalista Pi y Margall, por Nicolás Salmerón, aquel presidente de la Primera Republica, que dimitió por negarse a firmar condenas de muerte. También el liberal progresista y diputado por Asturias Manuel Pedregal y Cañedo secundo la iniciativa. Como nota curiosa la ley que quería hacer desaparecer el toreo desde el parlamento encontró el apoyo del diputado y jefe del Partido Carlista Matías Barrio de Mier.  En 1894 lo mejor de la intelectualidad española y de la moral política del país intentaron dar fin al maltrato del toro en la plaza.  122 años después el 26 de Junio, por primera vez podemos colocar en el senado a dos activistas por los derechos de los animales en el senado de estado español. Y terminar dos siglos de lucha por poner fin al maltrato en espectáculos públicos de animales.

Otra vez uniendo los valores de la izquierda y  de la democracia y ampliándolos a los animales. En Madrid, por la coalición UNIDOS PODEMOS, Sergio García Torres, miembro de la Plataforma la Tortura no es Cultura, activista, asesor en materias animalistas de muchas Candidaturas Municipales de Unidad Popular y de varios grupos autonómicos parlamentarios de PODEMOS.  Un corazón de acción que pretende dar voz a quien solo posee sus alas o sus cuatro patas, pero que nos sacan siempre una sonrisa o nos hacen el mundo más bello, habitable y acompañado.  Si te encuentras en Guadalajara recuerda que la militante animalista Begoña Rojas va al senado por esa provincia.

Por los animales, por la extensión de la democracia, por el fin de un senado de fachas, ultramontanos y  retiro adinerado de mucho prejubilado  de aparato de partido casposo. Es la hora de la gente y de  la naturaleza  y que se hagan  parlamentos parecidos a la tierra que pisamos y no con parentescos a un  consejo de administración de un banco.

Eduardo Andradas

Concejal de Si Se Puede-Alcobendas y activista por los derechos de los animales.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More