¿De qué lado estarás tú, Pablo Iglesias?

«A mí lo que me importa es que haya una sanidad pública para todos, que se esté atendiendo en catalán, en euskera, en galego o en castellano para mí es una cuestión secundaria.»

Querido primer camarada Pablo. Leí ayer tu entrevista en ese diario tan de la casta que es El País, un periódico que todos sabemos que no es precisamente entusiasta de Podemos, y que últimamente miente más que habla. Así que puede que manipularan tus palabras, no lo sé, o que las «sacaran de contexto» (bonito eufemismo cuando se busca una excusa que no se tiene), o que las recortaran. Ya me lo dirás tú.

No encontré nada nuevo en la entrevista que no te hubiera escuchado ya antes, cosas con las que más o menos suelo coincidir contigo, con vosotros. Lo único que me llamó la atención fue esa frase: que respeto a la sanidad pública «que se esté atendiendo en catalán, en euskera, en galego o en castellano para mí es una cuestión secundaria.»

Estamos de acuerdo en algo: los dos queremos que haya una buena sanidad pública, y educación, y servicios públicos de calidad en general, servicios que las políticas del PP, especialmente, han devaluado a límites insostenibles. No sé si sabes -seguro que un tipo tan listo e informado como tú lo sabe- que en Balears especialmente tenemos una de las actuales peores políticas de Sanidad del estado, con un gobierno del PP que ha ido más allá de los recortes del Decretazo del gobierno español de 2012 (informe de Médicos del Mundo 2014, p. 62-63), dejando desatendidas a 20.000 personas «sin papeles», llegando al caso extremo del joven senegalés Alpha Pam, que murió de ¡tuberculosis! (¿quién muere de tuberculosis hoy en día en Occidente?) por no tener targeta sanitaria. Un gobierno que llegó a plantear, como medida de austeridad, cerrar dos hospitales en Mallorca -así, por la cara-, y que sin modelo sanitario fijo, a parte de recortar, lleva tres consejeros del ramo en lo que va de legislatura.

Pues bien, imagínate, primer camarada Pablo que mientras hacían todo eso (cerrar hospitales, reducir plantilla, etc.), el mismo PP Balear cambió la ley para que el catalán, nuestra lengua, la de nuestra tierra, dejase de ser un requisito. ¿La excusa? Seguro que te suena: « ahora, al fin, se da opción a que profesionales competentes, que hasta ahora no podían acceder a un puesto de trabajo público porque no tenían conocimientos de catalán, lo puedan hacer.» Si al final lo que importa es que se haga bien, ¿no?

Las movilizaciones contra el cierre de hospitales y los recortes sanitarios fueron muy grandes, y sí, logramos parar el cierre de estos dos centros hospitalarios; pero las manifestaciones contra los recortes en los derechos lingüísticos de los catalanohablantes, contra la reforma de la Ley de Función Pública y el Decreto de Trilingüismo, han sido aún mayores, pero no de poco, no: han sido las manifestaciones y campañas más multitudinarias de la historia de nuestras islas.

Ya ves, camarada Pablo: lo que para ti es secundario, para nosotros es prioritario, masivo, hegemónico. Y no es que seamos, en Balears, un pueblo «adoctrinado», ni que vivamos en un entorno de «exaltación del nacionalismo», precisamente (puede que del español sí, vamos), como se suele acusar injustamente a los ciudadanos de Catalunya o la CAV. No es eso, camarada, sinó cuestión de derechos: y ningún derecho es, nunca, secundario.

Imagínate. No sólo tenemos que aguantar, como ciudadanos, el peor servicio de salud público del estado, sinó que encima tenemos que aguantar, como catalanohablantes, la discriminación de no poder ser ni entendidos ni atendidos en nuestra lengua en nuestro país. Creo que es algo que nunca entenderás, tú, camarada Pablo, de Vallecas de Madrid, barrio obrero, discriminado y estigmatizado, empobrecido y acosado, sí, pero dónde vuestra lengua no está nunca amenazada. Tú compartes con tus agresores la misma lengua, podéis hablaros, hasta insultaros, nunca te harán sentir inferior ni tratarán de avergonzarte por hablar la lengua que hablas; nunca ningún policía te va a pegar, o detener, o multar, por esta razón. A vuestros padres no les pegaban en la escuela por eso.

Nunca sentirás la humillación y la impotencia que se siente cuando, sin mirarte a la cara, el funcionario de turno te diga «no te entiendo», y pase de atenderte porque él habla la lengua principal, y tú la secundaria. Y sin otro remedio, te llenas de orgullo y dejes aquella gestión para otro día, o aceptes que tú, tu lengua, tu familia que te la ha enseñado, tus hijos que la aprenderán, todo el relato de tu vida construído a partir de esa lengua, todo eso, de golpe, vale menos que la suya, que la del funcionario, del médico, del policía: del estado. Y que como lo importante es que las cosas se hagan, no quedará otra que hacerla a su manera, es decir, en español.

Tú nunca sentirás todo eso, porque eres español.

A ti y a tus vecinos de Vallecas, os perseguirán y avergonzarán por ser trabajadores, inconformista, rebeldes, combativos, contra los recortes y la injusticia de éste estado: por ser diferentes de «la casta» (¡qué gran hallazgo, camarada!) que actualmente secuestra el poder. A nosotros, ademástambién nos persiguen por hablar catalán. Por ser diferentes, a secas.

Nosotros, primer camarada, también luchamos contra la casta. La casta que nos cierra hospitales, deja que las escuelas se caigan, beneficia a grandes empresarios mientras recorta en ayudas sociales, destruye el territorio, y que además de todo eso, persigue borrar la lengua que hablamos y niega la existencia misma de nuestro pueblo. Tenemos, si aún cabe, más trabajo del que tienes tú en Vallecas: los mismos frentes abiertos + uno.

Nosotros no vamos a renunciar a ningún derecho, ni el de autederminación, ni para nosotros ni para nadie: queremos lo mismo para nosotros que para vosotros, compañeros de Vallecas. Educación, sanidad, servicios públicos, democracia, justicia y libertad. Y, como vostros ya tenéis, queremos no ser nunca más discriminados ni avergonzados por hablar nuestra lengua en nuestro país.

¿Y en esta lucha, de qué lado estarás, tú, camarada Pablo Iglesias?

Es la primera vez que escribo en mi blog en castellano. Para que veas si es importante o no para nosotros, que te escribo en tu lengua principal. 

 

Sacado de https://notesdediari.wordpress.com/2015/01/19/de-que-lado-estaras-tu-pablo-iglesias/