De nuevos MINISTROS, MISILES, BOMBAS de racimo y otros materiales Bélicos

Todos sabemos que estrenar una cartera gubernamental, traje y chaqueta, camisa azul mil rayas con gemelos, estratégicamente escondidos para no hacer mayor ostentación, y sonrisa de político orgulloso que se mira el ombligo con disimulo no es garantía de estrenar una nueva personalidad, de deshacerse de la verdadera y, por automatismos de un sistema electoral, más que discutible, colocarse una máscara de adulto-niño bueno que no ha roto un plato jamás y que, además, ha llegado a la Moncloa , y aledaños, para salvarnos…

Estos empiezan como muchos de nosotros nos temíamos: mostrando sin pudor, y a los pocos días, su verdadero rostro, la trama de carteras y puestos otorgados como pago a favores, influencias y otras –encias que, en tiempos en los que todo valía para fastidiar y quitarse de en medio a esa pseudo-izquierda que fue/es el PSOE, recibieron quienes hoy suben y bajan de sus coches de cristales tintados y ponen cara de beatos al jurar (perjurar) su cargo y otras blablablás que quedan fantásticas si quienes las escuchan son ajenos a información que, paradójicamente, no está oculta para nadie que deseé leerla.

Uno de los primeros ejemplos lo tenemos en el señor Pedro Morenés Eulate, actual titular de la cartera de Defensa y, como en los famosos chistes de niños sobre ¿cuál es el colmo de los colmos?, ex consejero y representante de INSTALAZA, una empresa zaragozana que se autodefine, en su página web oficial como: “Instalaza S.A. es una compañía de vanguardia que aplica las últimas tecnologías en el diseño, desarrollo y fabricación de equipos y material para ofrecer soluciones eficaces a la Infantería. La empresa, fundada en 1943, tiene su Sede Social en Madrid y sus centros de producción en Zaragoza.

La experiencia profesional de Instalaza está ampliamente contrastada como proveedora de las Fuerzas Armadas españolas y de países de todo el mundo. Sus productos han superado siempre los controles de calidad más exigentes para ofrecer en todo momento las máximas prestaciones, aún en las condiciones más duras.

Los productos de Instalaza S.A. equipan a las fuerza armadas de países de todo el mundo, con resultados muy satisfactorios y con un máximo nivel de operatividad y eficacia”.

Aunque en su catálogo actual de productos, que se inicia con la descripción del C90-CR (M3), según ellos un “arma de infantería de un solo uso, disparable desde el hombro y transportable por un solo infante. 5 versiones específicas para batir diferentes blancos: anti-tanque, anti-bunker, anti blindaje/fragmentación, fumígeno/incendiario, y versiones de entrenamiento. Equipo de visión nocturna VN38-C” y finaliza con el ALHAMBRA-DO,  “El último miembro de la familia de productos Alhambra, homologado por el Ministerio de Defensa español y actualmente en servicio. La Alhambra D/O es una versión multi-misión: tiene los mismos efectos y características que el modelo original, pero además, puede ser transformada en una Granada de Mano Menos Letal, sólo retirando la envuelta de bolas con una fácil y rápida operación”, no aparece referencia alguna, la empresa fabricó con profusión (y consentimiento oficial) bombas de racimo hasta 2008, fecha en la que en virtud de la ratificación por 107 países, entre los que se encontraba España, de un tratado que prohibía su uso, desarrollo, fabricación, adquisición y almacenamiento. Las bombas de racimo, uno de los “productos estrella” de INSTALAZA fueron utilizadas, según constataciones probadas, en ataques contra la población civil libia.

Este señor, que nos va a defender de manera magistral (ya que es un especialista en el antes “otro lado” del que ahora nos ha de proteger), tuvo a bien retirarse y abandonar su cargo como asesor armamentístico un mes antes de las elecciones (haberlo hecho antes, además de suponer un acto de honradez y ética, valores que son un poco contradictorios con su cargo, y objeto de trabajo, en INSTALAZA, habría supuesto dejar de percibir un sueldo de muchas cifras, las que recibía de la empresa, y eso, para alguien que pretende llevar durante muchos años caras camisas de mil rayas azules es algo que no debe auto-permitirse (y más cuando los votantes, están indignados pero anestesiados, lo suficiente, como para, otra vez, ir a comer a las manos sucias de los nuevos, clones de los antiguos, de los de siempre, de una clase política que, precisamente, adolece clase humana, ética y política). Mientras ocupaba su cargo, fue uno de los técnicos que aconsejó la petición, por medio de una reclamación oficial al gobierno español, de ni más ni menos que 40 millones de euros por las “pérdidas que, para la empresa, suponía haber dejado de fabricar las bombas de racimo que tenían previstas fabricar y que, por la adhesión de España al tratado internacional que prohibía su fabricación y uso, habían tenido que dejar de fabricar”. Algunos datos más completan el perfil poliédrico (utilizaremos la acepción “con muchas y distintas caras” del término): durante el mandato de de Aznar, Morenés asumió las secretarías de Estado de Defensa, Seguridad y Política Científica y, además, cuenta, en su currículo vitae, con un apartado que le relaciona con la empresa que fabrica misiles MBDA como director ejecutivo y presidente de Construcciones Navales  del Norte (este último cargo es el menos “bélico” que se le conoce)

Como se deduce, seremos defendidos por un ministro del que, en realidad, DEBERÍAMOS DEFENDERNOS…una más de quienes creen que los ciudadanos debemos “tragar” hasta el infinito…

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS