De condecoraciones, política y náuseas

Con este título escribe Ximena Bedregal (familiar del desaparecido Juan Carlos Flores Bedregal) una nota que apareció en algunos correos luego que la Cámara de Diputados de la Asamblea Plurinacional del Estado boliviano, hoy presidido por Evo Morales, aprobara una condecoración en Honor al Mérito a las Fuerzas Armadas de Bolivia. La propuesta de la condecoración no fue hecha por la “derecha” o la “oligarquía” o la “bancada opositora” sino por la bancada parlamentaria del partido de Evo, el Movimiento Al Socialismo.

La verdad es que no nos sorprende para nada que esto suceda, el gobierno de Evo ha demostrado en cada paso de su gobierno que quiere mantener una “buena relación” con las FFAA y a cambio viene lavándole la cara no sólo a los oficiales actuales de las FFAA sino históricamente. Lo oprobioso del hecho actual es que la condecoración lleva el nombre de Marcelo Quiroga Santa Cruz, justamente una de las víctimas de los desaparecidos a manos de las asesinas FFAA, más aún oprobioso para la “democracia liberal burguesa” el que la Orden al Mérito se entregue por los “servicios prestados a la democracia”.

Para cualquier persona inteligente, que no esté cegado con el discurso demagógico del actual proceso, esta es una muestra clara de la dirección que tiene este gobierno. Se viene desarrollando toda una campaña mediática y política en función de torcer la historia y hacer ver a las FFAA como amigas de la población y gestadoras de la “democracia”, la semana pasada el periódico Cambio (pasquín oficialista) sacó un artículo señalando que una comisión, con las FFAA dentro, iban a “investigar” el destino de los desaparecidos, el fin de semana, Evo Morales declara a las FFAA antiimperialistas y arguye que el antiimperialismo del ejército es una “característica desde su nacimiento”, el miércoles pasado la Cámara de Diputados entrega la Orden al Mérito a las FFAA genocidas. En política no hay casualidades, todo es parte de una campaña planificada para hacer creer, talvez a los tontos, que las FFAA fueron siempre defensoras de la patría, de la nación, de la democracia y de los derechos humanos.

Pero dejamos que los propios familiares de las víctimas se pronuncien y copiamos el comunicado a continuación.

Saludos

Gabino Ingenio

DE CONDECORACIONES, POLÍTICA Y NAUSEAS
Ximena Bedregal

Todas las mañanas cuando se leen los diarios hay alguna razón para que el estómago se apriete y el hígado segregue bilis, pero esta mañana la noticia me apretó el estómago hasta el vómito y mi hígado no podrá recuperarse en todo el día.
&nbsp
Como persona que ha pasado la vida analizando la cultura y la sociedad, participando de sus haceres, informando e informándose, se que hasta en las noticias más crueles se logra encontrar su devenir político y su origen biográfico ideológico.
&nbsp
Pero ante esta noticia, más allá del evidente despropósito ¿Cómo se explica el hecho? ¿Es ignorancia absoluta de la historia?, ¿es ceguera voluntaria de esas que Freud podría adjudicar a alguna inconsciente complicidad? ¿es un esquizofrénico deseo de burlarse de las víctimas instituyendo un más esquizofrénico juego perverso en busca de involucrar a la sociedad completa? ¿es que el pragmatismo político, la real politik, puede llegar a los extremos más perversos en función del poder? ¿Es la náusea de todo ello junto? Porque resulta que los hacedores del hecho no sólo hablan de cambio, de futuro mejor y de revolución sino que además, unos de manera hasta personal y otros (supuestamente) por genealogía ético política, provienen o deberían provenir del campo de las víctimas.
&nbsp
¿A qué noticia me refiero?
La Cámara de diputados le ha otorgado a las Fuerzas Armadas bolivianas una distinción, una Orden al Mérito. Hasta aquí, después de preguntarnos a cuales méritos se referirá la orden entregada, el estómago no se apretaría más que un poquito y el hígado traspiraría una gota de bilis y nada más, pero las dos palabras que siguen a "Orden al Mérito" hacen saltar hasta al más experimentado de los gurús de la meditación Zen, porque esa Orden al Mérito otorgada a las Fuerzas Armadas bolivianas es ni más ni menos que la que lleva el nombre de un desaparecido por las propias Fuerzas Armadas, la "Orden al Mérito Marcelo Quiroga Santa Cruz".
&nbsp
No, no es una broma, es una triste y pura realidad de la actual Bolivia. La Cámara de diputados con aplastante mayoría del MAS -cuyos miembros levantaron sus manos y cerraron sus bocas en ciega obediencia a sus cúpulas- han aprobado dicha condecoración,&nbsp &nbsp han condecorado a las Fuerzas Armadas bolivianas con la Orden al Mérito Marcelo Quiroga Santa Cruz, a quién esa misma institución desapareció en julio de 1980&nbsp y quién es símbolo nacional de la lucha contra las dictaduras militares, contra la política delincuencial del narco militarismo boliviano. Esto es como si a las Fuerzas Armadas argentinas se las condecorara con una Orden al Mérito que se llamara 30mil desaparecidos o los diputados chilenos condecoraran a sus militares con una orden de nombre Salvador Allende.
&nbsp
Parece que palacio nacional requiere con urgencia un buen siquiatra que le haga un tratamiento para el evidente síndrome de Estocolmo que padece. Me dirán ustedes ¿porqué sacas a palacio nacional si esto lo aprobó la Cámara de diputados? Pues lo digo no sólo porque ya hemos aprendido que los diputados son apenas los levantamanos de las centralizadas órdenes cupulares, sino porque la presidencia de la república, en voz de su vocero Iván Canelas tuvo a bien, ratificar la decisión cuando le dijo al país que: "Las FFAA como institución merecen todas las condecoraciones que sean necesarias" y reforzó y profundizó el argumento con el mensaje de que "no hay que mezclar la institución de las FFAA con las actitudes de algunas malas personas"

Lo nauseabundo de todo esto, no es sólo la mentira que se dice sin la menor vergüenza ni el mínimo recato, intentando hacerle creer a la sociedad y en especial a las nuevas generaciones, que las FFAA son en sí mismas neutras, nunca participaron en golpes de estado como institución, nunca estuvieron envueltas en la narco política ni sus integrantes de arriba abajo participaron en el tráfico de cocaína para lo cual arrinconaron a todo el país, nunca tuvieron intereses institucionales hacia el poder y el dinero, nunca existieron como grupalidad con intencionalidad política, nunca funcionaron como logias deliberantes, sus aparatos de inteligencia jamás fueron formados por los resabios del nazismo, que jamás aceptó poner en sus nóminas de pago a camisas pardas y paramilitares, ni que la obediencia a órdenes asesinas y de lesa humanidad tiene algo que ver con su intrínseca genética vertical; lo más nauseabundo no es ni siquiera que quieran evadir la verdad y jugar a que todo fue obra de algunas malas personas en tónica individual; lo más nauseabundo de todo esto es que entre tanta mentira, entre tanta falta de ética y desaparición de la verdad, entre tanto verticalismo cupular, entre tanto desmemoriado vocero sin voz propia, entre tanto diputado con sólo mano para levantar, entre tanta búsqueda de olvido y ocultamiento de la verdad, entre tanta historia que se desaparece como desaparecieron a Marcelo Quiroga Santa Cruz (sólo que ahora con la repetitiva, terrible e hipnotizarte palabra donde todo cabe) se van escurriendo de las manos como el agua, una vez más, las enormes esperanzas de cambio y justicia que se construyeron con tantas luchas, tanta sangre y tanta resistencia.

¡Familiares y víctimas de las dictaduras militares, después de esto, si la terquedad, la fuerza, la economía y sobre todo la vida se/nos lo permite, solo les/nos queda prepararse para otros 30 o 50 años de inútil peregrinaje por las tenebrosas salas de cortes y juzgados, no para obtener justicia, porque en Bolivia, ustedes lo saben, alláno se obtiene, simplemente para seguir diciéndole NO al olvido!
&nbsp
Marcelo: ¡Revuélcate en la desconocida tumba donde te desapareció la institución hoy condecorada con tu nombre!

¡Patriarcas de todas las eras y tendencias, de ustedes nada se puede esperar!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS