De aquellos polvos, estos lodos


DHColombia / Miércoles 10 de diciembre de 2008

Conflicto armadoEl atentado de que fueron víctimas funcionarios del
ICBF en San Vicente del Caguán el pasado 8 de diciembre, tiene que
ser rechazado por toda la sociedad colombiana y por todos y cada uno
de los defensores de derechos humanos. dhColombia, condena esta
grave infracción a las normas del derecho internacional humanitario.


Sin embargo, llama la atención que a las pocas horas de ocurridos
los hechos, las cámaras de televisión y los micrófonos de todas las
estaciones radiales del país transmitían la condena enérgica del
ministro de la defensa Juan Manuel Santos «el gobierno no tendría
que denunciarlo sino que motu propio todas las o­nG del mundo, todos
los organismos internacionales deberían tomar la iniciativa y hacer
la denuncia». Y agrega el ministro «lo importante aquí es que todo
el mundo, la opinión nacional e internacional condenen semejante
acto, un ataque a unos médicos que van a hacer una misión
humanitaria eso es lo peor que se puede encontrar en cuanto a
crímenes de guerra y de lesa humanidad» y reafirma vehementemente el
ministro: «esto es igual de grave que atacar a una ambulancia y eso
son cosas sagradas que no se hacen bajo ninguna circunstancia» .
Claro señor ministro nosotros también estamos de acuerdo con la
enérgica condena.


Pero señor ministro, ¿no se le olvidó un detalle? ¿No será que éste
es el resultado de usar símbolos sagrados como el del CICR en
operaciones militares?, como ocurrió en la operación jaque. Es
precisamente para evitar este tipo de ataques que las organizaciones
humanitarias luchan por el respeto de unas «mínimas reglas de juego
en la guerra», porque «no todo en la guerra esta permitido», entre
ellas, los símbolos, emblemas y vehículos humanitarios, la misión
médica, la misión religiosa, la cruz roja, entre otras; todos estos
símbolos usados por el ejército colombiano en la «exitosa operación
jaque» el pasado 2 de julio. Con lo anterior, no estamos
justificando esa grave infracción al D.I.H, venga de donde venga. La
misión médica, y demás organismos humanitarios deben y tienen que
seguirse respetando en el marco del conflicto armado por cualquiera
de los actores armados involucrados en la confrontación bélica; no
por que lo digamos nosotros sino por que esta consagrado en las
normas del derecho internacional humanitario.


Quizá influenciados por tanto falso positivo, surgen otras
inquietudes, como: ¿a quién beneficia este atentando?, ¿a las FARC
cuando dos días después se conmemoran los 60 años de la declaración
universal de los derechos humanos?, o ¿al gobierno que muy
seguramente saldrá seriamente cuestionado en esta materia por el
Consejo de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos?. Señor
ministro, usted especialista en «manejo de medios», campañas
publicitarias y en general de la utilización mediática de la
información de prensa, ¿no estará fabricando otra cortinilla de humo
para mantener ocupada a la prensa en este reprobable hecho?. Señor
ministro, ¿usted ya investigó a ver si, de pronto, entre sus hombres
de «inteligencia» militar, estarían los `guerrilleros
narcoterroristas' que pusieron estas bombas para desviar la atención
de la opinión pública hacia el `único mal de Colombia: las FARC'?.


Señor ministro sus elocuentes y elaboradas declaraciones de condena
dejan un sinsabor de duda; es que con tanto `montaje' y tanto `falso
positivo, surgen muchas preguntas. Por ahora tocará creerle señor
ministro que fueron las FARC, ojalá el tiempo y la historia no
demuestren lo contrario.


Señor ministro, de sus declaraciones a la prensa se desprende algo
muy importante: el gobierno nacional reconoce que hay un conflicto
armado y por lo tanto que es necesario observar y respetar las
normas del derecho internacional humanitario.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS