David Rojas sigue denunciando la desatención sanitaria en prisión y las torturas

Publicidad

Hola X,

…. Te transcribo aquí lo que me han contestado desde Sanidad Penitenciaria, en relación a mi queja por la falta de asistencia sanitaria que recibimos aquí.

«En respuesta a su escrito del 10 de diciembre de 2019 de queja sobre la atención sanitaria prestada por los servicios médicos del Centro Penitenciario de Murcia II, desde esta subdirección general de coordinación de sanidad penitenciaria se hace acuse de recibo, y tras haber recavado la información necesaria, le informamos:

Respecto a la prescripción a no de ciertos medicamentos, sean para lo que sean, por parte de su médico, esta unidad le comunica que en la relación medico-paciente, la prescripción, pauta, modificación o suspensión del tratamiento mas idoneo es competencia de los facultativos que le atienden. Por lo que esta unidad le invita a que siga las recomendaciones que le proporcionen, tanto su médico de atención primaria como los especialistas».

¿Que me invitan a qué? ¿A café o a un canuto? ¿Que médico de atención primaria? Si cada semana es uno y te da un diagnostico diferente sobre la misma dolencia. Ya lo he denunciado en el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria y en el Juzgado de Guardia. Porque no puede ser que les hagan abrir la boca a mis compañeros a ver si se han tomado o no la medicación, cuando esto de la mediación es un cachondeo.

Volviendo al comunicado que recibí el viernes sobre la mujer y los dos hombres que fallecieron en días, cuando también leí sobre la muerte de un chiquillo de 24 años cuando le quedaban días para salir… No paro de decirle a los verdugos estos que no podía respirar bien y no le hicieron ni puto caso y al día siguiente se lo encontraron muerto de un infarto. Me pongo en el lugar de los padres y me vienen las lágrimas como a un niño. Me costó mucho dormirme con toda esa información en mi cabeza, despertándome a cada momento. Todo esto ya pasa de castaño oscuro. Hay que reventar ya y que paguen estos verdugos, por hacer caso omiso cuando una persona necesita asistencia sanitaria. Los carceleros no se lo comunican ni a los servicios médicos, cuando solo tienen que descolgar un puto teléfono y avisar a los médicos de estos centros de exterminio. Matan a mis compas y salen impunes. Tienen una piedra en vez de corazón.

Estoy hasta los cojones de los servicios médicos y toda la farsa de una supuesta sanidad aquí dentro. Mi paisano llegó hace dos semanas y media de Albocàsser con las dos manos vendadas del palizón que le habían dado y se han tirado dos semanas para hacerle unas placas. Tiene los metacarpianos rotos y muñecas abiertas. Ahora lo tienen en la celda con los dos brazos inmobilizados. ¿Cómo coño comes asi?¿Cómo limpias tu chavolo?¿Cómo te limpias el culo? Tendría que estar en la enfermería con alguien que le ayude, pero no. Está en su celda solo. Pienso que yo tengo suerte de estar bien de salud, y no tener ninguna enfermedad, en parte porque nunca me he metido nada en mis venas, aunque he sido politoxicomano. Estoy harto de ver morir a amigos por negligencias médicas, por culpa de médicos, carceleros y la mayoría de presos que no hacen ni quieren hacer nada. Por eso a muchos les llamo presos y no compas. Estoy a un punto de explotar. No soporto mas abusos, torturas, como las que sufrí en Picassent y en Villena. Por mucho que quiera borrar de mi mente todo lo que me hicieron estos putos carceleros pues no puedo. Si yo le hubiese hecho a alguien en la calle lo que me han hecho a mi aquí dentro me hubiese caído una condena de 30 años.

Discúlpame por el tono de la carta. Hay días que esto se hace insoportable. Quedo a la espera de saber de ti. Sin mas se despide tu compa y amigo David, el cual te aprecia mogollón. Cuidate mas que mucho y dale recuerdos a lxs compas del grupo. Abrazos!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More