Décima edición del Hackmeeting en Madrid

Sorprende ver a varios hackers intentando abrir cerraduras y candados en la cafetería del Patio Maravillas. Han llegado de Albacete y, junto a otros 350 de todo el Estado (también hay franceses venidos de Toulouse e italianos de Roma), llenan las varias salas de este centro social okupado en el céntrico barrio de Malasaña en Madrid. Se trata de la décima edición del Hackmeeting , una rara ocasión de ver a tanto experto en informática junto.

Alfonso (aquí es difícil saber el nombre completo de alguien) ha venido desde la capital albaceteña con otros siete amigos, chicas incluidas. La presencia de mujeres es algo raro en estos eventos.

Sin embargo, este año parece que se han animado algo más. La organización estima que un tercio de los asistentes es mujer.

Lo de reventar cerraduras es una afición compartida por el grupo. "Ni somos cerrajeros ni entramos en casas", aclara. Para ellos, abrir un candado sin su llave es todo un reto.

En una metáfora analógica, burlar una cerradura es lo que más se parece en la vida real a ser un hacker en el mundo digital: curiosidad ante algo que está cerrado.

Pero en el Hackmeeting 2009, que han bautizado Más Mad Hack, se viene también a hacer activismo. La mayoría combina conocimientos informáticos con compromiso social o político.

Es el caso de un grupo de 15 hackers venidos del País Vasco. Tras su aspecto borroka (lucha, en euskera) esconden un firme compromiso con los demás.

Gracias a su presión, entre la de otros colectivos, el programa Escuela 2.0 del Gobierno Vasco lanzado este año instalará en los ordenadores que han dado a los chavales en las escuelas software libre GNU/Linux y, además, en euskera. "Ahora habrá que confiar en que los profesores lo usen", explica uno de ellos.

Para niños

También para los niños es el Scratch, un software para programar desarrollado por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT). Txipi es el encargado de dar la charla. Éste hacker, además, tiene doble sesión.

A primera hora de la mañana enseñó, con la técnica Tempest, cómo se puede interceptar comunicaciones electrónicas. "Es factible, pero el equipo para conseguirlo es muy especializado y caro", dice uno de los asistentes al nodo.

A los hackers parece que les gusta bordear el límite. Muchos acuden a la exposición que hace Gospel sobre sistemas para interceptar mensajes enviados por el bluetooth del móvil. Ray y otros compañeros venidos de diferentes puntos de Andalucía (habituales de otras ediciones) están muy interesados en tomar apuntes de lo que diga Gospel.

"Es muy bueno, yo me he basado en sus anotaciones para crear algunos programas para mi empresa", dice. Se va antes de que se le pueda preguntar que tipo de software o el nombre de la compañía. En la frontera de la legalidad también está la charla titulada Breaking wifi security (Rompiendo la seguridad del WiFi, en inglés), impartido por XayOn.

Contenido ideológico

Varios de los 40 nodos que se darán hasta hoy no son tan tecnológicos. Durante la mañana, dw dio una charla sobre videojuegos y género, con el objetivo de resaltar el machismo existente tanto en su diseño como su contenido. Pero lo ideológico lo impregna casi todo.

No en vano, el tema central de la cita de este año es la coordinación del hacktivismo ante "la amenaza que supone para la ciudadanía la presidencia española de la Unión Europea que comienza en 2010", explican en un comunicado. En concreto, varias exposiciones tienen a la reforma de la legislación sobre propiedad intelectual y la penalización del P2P como objeto central.

Y como el movimiento se demuestra andando, la jornada del sábado se cierra con una marcha por las calles de Madrid que llevará a los hackers desde el Patio Maravillas hasta la cercana sede de la SGAE.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS