Perú. Celebración de los 125 años del natalicio del poeta gigante César Vallejo / Video / Poemas

Publicidad

 

El 16 de marzo de 1892 nació en Santiago de Chuco, Perú, el reconocido poeta y máximo representante del vanguardismo peruano, César Abraham Vallejo Mendoza.

Vallejo es recordado, entre otras cosas, por ser un poeta que corregía con dedicación todos sus textos, pues pocas veces se mostraba satisfecho con lo que escribía.

El poeta peruano estudió en la Universidad de La Libertad (Trujillo), donde obtuvo el título de Bachiller con una tesis sobre El romanticismo en la poesía castellana.

Durante sus años de estudio conoció al filósofo Antenor Orrego y comenzó a formar parte del grupo «Norte», dirigido por Orrego, Víctor Raúl Haya de la Torre, Macedonio de la Torre y Alcides Spelucín, entre otras figuras del modernismo.

Sobresalientes figuras de su tiempo como Juan Parra del Riego y José Carlos Mariátegui señalaron la importancia de Vallejo para la literatura peruana.

«Vallejo es el poeta de una estirpe, de una raza. En Vallejo se encuentra, por primera vez en nuestra literatura, el sentimiento indígena virginalmente expresado», dijo Mariátegui sobre el poeta.

No sólo el reconocimiento marcó la vida de César Vallejo, el drama también. Fue encarcelado injustamente durante tres meses en la prisión de Santiago de Chuco. Aquel hecho valió para que el Autor escribiera Escalas melografiadas, una prosa desgarradora que sirvió de inspiración para la creación de Trilce (1922).

Entre las obras más importante del poeta modernista que también se dejó influenciar por el vanguardismo destacan: Los heraldos negros (1918), Trilce (1922), Escalas melografiadas (1923), Fabla salvaje (1923) y Poemas humanos (libro póstumo).

Vallejo murió un viernes santo de 1938, en la ciudad de París, Francia.

MASA

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: «¡No mueras, te amo tanto!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
«¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando «¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: «¡Quédate hermano!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporóse lentamente,
abrazó al primer hombre; echóse a andar…

ESPAÑA, APARTA DE MÍ ESTE CÁLIZ

Niños del mundo,
si cae España? digo, es un decir?
si cae
del cielo abajo su antebrazo que asen,
en cabestro, dos láminas terrestres;
niños, ¡qué edad la de las sienes cóncavas!
¡qué temprano en el sol lo que os decía!
¡qué pronto en vuestro pecho el ruido anciano!
¡qué viejo vuestro 2 en el cuaderno!

¡Niños del mundo, está
la madre España con su vientre a cuestas;
está nuestra madre con sus férulas,
está madre y maestra,
cruz y madera, porque os dio la altura,
vértigo y división y suma, niños;
está con ella, padres procesales!

Si cae ?digo, es un decir? si cae
España, de la tierra para abajo,
niños ¡cómo vais a cesar de crecer!
¡cómo va a castigar el año al mes!
¡cómo van a quedarse en diez los dientes,
en palote el diptongo, la medalla en llanto!
¡Cómo va el corderillo a continuar
atado por la pata al gran tintero!
¡Cómo vais a bajar las gradas del alfabeto
hasta la letra en que nació la pena!

Niños,
hijos de los guerreros, entre tanto,
bajad la voz que España está ahora mismo repartiendo
la energía entre el reino animal,
las florecillas, los cometas y los hombres.
¡Bajad la voz, que está
en su rigor, que es grande, sin saber
qué hacer, y está en su mano
la calavera, aquella de la trenza;
la calavera, aquella de la vida!

¡Bajad la voz, os digo;
bajad la voz, el canto de las sílabas, el llanto
de la materia y el rumor menos de las pirámides, y aun
el de las sienes que andan con dos piedras!
¡Bajad el aliento, y si
el antebrazo baja,
si las férulas suenan, si es la noche,
si el cielo cabe en dos limbos terrestres,
si hay ruido en el sonido de las puertas,
si tardo,
si no veis a nadie, si os asustan
los lápices sin punta, si la madre
España cae ?digo, es un decir?,
salid, niños, del mundo; id a buscarla!…

.

Fuente: http://www.telesurtv.net/news/Celebracion-de-los-125-anos-del-natalicio-de-Cesar-Vallejo-20170315-0026.html

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More