Cubadebate, Alfonso Urquiola ¿y qué más?

Publicidad

Debe investigarse lo expresado, aunque haya sido ilegal su publicación. La Corrupción es asunto de seguridad nacional

Circula Cubadebate entablará demanda por derecho de autor de entrevista a Alfonso Urquiola. Allí, consta que un “funcionario de una empresa estatal, sentado a varios metros del entrevistado grabó toda la conversación con su teléfono móvil y posteriormente dicha grabación terminó en las redes sociales, sin el consentimiento ni del entrevistado ni del entrevistador. Además de la falta de ética más elemental que transparenta este hecho, el autor de la grabación clandestina violó flagrantemente el artículo 108 del Código Civil cubano, que protege los derechos de propiedad intelectual y artística” —las negritas son de Cubadebate.

Quien escribe estas líneas, se hizo eco de la entrevista en cuestión en Cuba: entre el Béisbol y la Contraloría, apoyado en SOS a su Instituto de Deporte donde había sugerido examinar ¿nuevos? “valores” en nuestro deporte nacional y no pasar por alto el caso del Pasaporte falso del destacado pelotero cubano Alfredo Despaigne y la implicación de la Federación Cubana de Béisbol en el tema; amén de que en la ocasión, a partir Gourriel pierde contrato en Japón y de la Nota oficial de la Federación Cubana de Béisbol al respecto, me pregunté:

¿De qué manera se puede entender que la Federación Cubana de Béisbol acredite que el “proceso se realizó de forma respetuosa y transparente entre las partes”, si el Club Yokohama DeNa Baystars previamente certificó que “intentó comunicarse por todas las vías posibles con él [Yulieski Gourriel] para tratar de convencerlo de hacer el viaje, pero no tuvo éxito”?

Con tales coordenadas, asumí Alfonso Urquiola renuncia a dirigir pelota en Cuba a causa de “la corrupción e inmoralidades”, de acuerdo con el contenido de ese rótulo que dice que él había asegurado en su cuenta en Facebook; recordé que en Cuba: necesitamos más de su Contraloría me basé en una propuesta a esa institución; y terminé acotando:

En este minuto, de acuerdo con la meditación que he compartido en estas líneas y además de subrayar que necesitamos más de la Contraloría de la República de Cuba, hago constar una alerta, a saber: Si Alfonso Urquiola está difamando, habrá que encausarlo por ello; pero si dice la verdad, las autoridades deben depurar responsabilidades, sin rodeo [las negritas son de ahora].

¡Ojalá que no tenga que pasar por aquel comentario que le hicieron a mi Cuba: SOS a su Instituto de Deporte (“Si te responden me avisas” —y una figurita con cara de risa) o por el título Espero no solo la respuesta que nos deben, sino la solución que hace falta publicado hace un mes en Carta a la Dirección del Periódico Granma!”.

Entonces, me siento en el deber de agregar ante la denuncia de Cubadebate: comparto su sentir acerca de la ilegalidad con la entrevista de marras; pero también considero que el mismo Michel Contreras —Periodista de ese Sitio digital que conversó con el laureado Director de la Pelota cubana— bien pudiera indagar sobre la veracidad o no de lo expresado por Urquiola y divulgar y/o entregar un informe a nuestra Contraloría al respecto. Ni por asomo debe caer en saco roto la posible certeza de Alfonso, tanto más teniendo en cuenta que combatir en contra de la Corrupción, es asunto de seguridad nacional.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More