Cuba: Uno, dos, tres trancazos

No sé&nbsp si en los países&nbsp que integran la&nbsp Unión Europea&nbsp sepan &nbsp el contenido de la palabra trancazo. Quizás&nbsp en no pocos pueblos tenga otro significado&nbsp o no exista ese término. Busqué en el &nbsp Pequeño Larousse y se dice: “Palo, garrotazo: soltar a uno&nbsp un trancazo”. Incluso lo pone al nivel de la influenza. (Edición Revolucionaria. Instituto del Libro. La Habana, 1968. Página 1015)

También se le identifica con porrazo, golpe, estacazo y leñazo.&nbsp Donde sí se esta&nbsp claro de su dimensión es en toda Cuba. Un buen trancazo le llega a uno a la gandinga, puede decir cualquiera y&nbsp se comprende.

Estamos seguros que&nbsp en Miami, donde&nbsp existe una fuerte comunidad de cubanos, se está claro&nbsp de lo que “es un buen trancazo”. Y estamos convencidos &nbsp que como aquí, no pocos disfrutaron,&nbsp del &nbsp trancazo que recibieron&nbsp los que en la culta comunidad europea y en los Estados Unidos, en especial en la guarida de la mafia anticubana,&nbsp significó &nbsp el nivel de asistencia del pueblo cubano a las elecciones de este domingo&nbsp 25.

&nbsp Se &nbsp seleccionó &nbsp &nbsp por el voto libre y secreto, y no obligatorio, a los delegados a las asambleas municipales del Poder Popular. El lema, la convocatoria, no era para el que más promesas hiciera, no hubo campaña, ni postulados ni apoyados financieramente por partido alguno.&nbsp Solo votar por el hombre o la mujer&nbsp &nbsp de méritos, virtudes y capacidad.

Toda una rareza en este complejo mundo de procesos&nbsp eleccionarios marcados&nbsp por millonarias campañas publicitarias, por el enfrentamiento entre diversos partidos y candidatos y promesas que por lo general nunca se cumplen.&nbsp Corrupción, presencia de militares, fraude, etc, etc.

En la información final&nbsp de los resultados de las elecciones&nbsp a delegados a las asambleas municipales se reconoce que en l a primera vuelta 8.207.946 cubanos ejercieron el voto con el&nbsp 95.86&nbsp &nbsp por ciento de los mismos considerados&nbsp &nbsp válidos,&nbsp con un 4.30 por ciento de boletas anuladas y un 4.59 en blanco.

&nbsp (http://www.granma.cu/espanol/2010/abril/vier30/voto.html)

Solo en&nbsp la central provincia de Ciego de Ávila 310 707 avileños&nbsp fueron a votar, lo que representó&nbsp un 96.12 por ciento de los posibles a asistir. Predominó la disciplina y la confianza en que los que les representarán desde&nbsp el barrio y la comunidad pues lo harán desde su honradez, modestia, energía y capacidad. Y saben que se &nbsp tiene toda la posibilidad &nbsp legal para revocar a los que no cumplan con ese propio mandato que les dio su pueblo.

Este resultado sin lugar a dudas fue un excelente trancazo criollo, cubano, a los que desde el Parlamento Europeo promovieron, alentados desde &nbsp el Gobierno de los Estados Unidos y desde la mafia anticubana radicada en Miami, una intensa campaña mediática para desacreditar l a obra y los proyectos de la Revolución.

Nuestro José Martí &nbsp desde Cabo Haitiano, en camino “a la guerra necesaria” que convocó, &nbsp llegó a expresar en carta a sus amigos Benjamín y Gonzalo, el 10 de abril de 1895: “ De pensamiento es&nbsp la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento”. &nbsp Y se está ganando no solo a pensamiento, sino a través de una obra económica y social con defectos y con&nbsp &nbsp aspiraciones aún por realizar, pero digna, humana y solidaria que no ha podido avanzar más por las consecuencias de un criminal bloqueo económico, financiero y comercial impuesto desde los Estados Unidos, las pérdidas económicas por sabotajes y epidemias provenientes de esa propia nación,&nbsp la desaparición del campo socialista, el paso destructor&nbsp de varios huracanes&nbsp y la actual crisis económica capitalista.

Y esa realidad que en&nbsp no pocos hogares cubanos&nbsp se traduce en necesidades materiales acumuladas&nbsp por generaciones&nbsp y&nbsp en sueños por realizar, es lo que motiva a empañar&nbsp y distorsionar &nbsp la mente de quienes&nbsp diseñan, con diversas variantes, la total destrucción de la Revolución.&nbsp

Una fantasía&nbsp que&nbsp surgió desde el mismo triunfo de 1959, que se &nbsp ha alimentado &nbsp por más de cincuenta años con las promesas y acciones de cada presidente de los&nbsp Estados Unidos, sin importar demócratas o republicanos, &nbsp pero que en cada momento&nbsp se les ha bajado de la nubes con un contundente trancazo revolucionario.

Demos una muestra. En Ciego de Ávila la esperanza de vida llega a 77.9, mientras que en estos momentos la mortalidad infantil se reporta en cinco por cada mil nacidos vivos, inferior a igual etapa del &nbsp 2009 y cero mortalidad materna. También se llega a 158 habitantes por médico y se cuenta con dos hospitales generales docentes, el Antonio Luaces Iraola y el Roberto Rodríguez El Vaquerito, recientemente &nbsp modernizados y donde no se le exige a ningún paciente el seguro médico como garantía para ser atendido.

A estos resultados, propios de naciones altamente desarrolladas,&nbsp se le une&nbsp una masa superior&nbsp a los 100 mil estudiantes de todos los niveles de enseñanza con la garantía del maestro o profesor, escuela y de continuidad de estudios.

Aún cuando es uno de los temas pendientes a resolver, en Ciego de Ávila, desde el&nbsp 2005 se logra construir, con un gran esfuerzo,&nbsp más de 1 000 viviendas anuales, mientras que este territorio, junto a provincia Habana y Matanzas, &nbsp se convierte en una gran productora de alimentos.

Estos, y muchos otros logros, independientemente de obstáculos, deficiencias y errores es lo que permite la confianza del pueblo en su Revolución y decir sí ante cualquier convocatoria.

Y ahora, a solo seis días de ese trancazo democrático protagonizado&nbsp por más de 8 millones de cubanos, a los del Parlamento Europeo y a sus promotores y aliados desde Miami, &nbsp les llega otro, demoledor, el de la gigantesca movilización de trabajadores &nbsp y su familia en este Primero de Mayo por la unidad, el socialismo y la producción. Ah, y mañana, a la segunda&nbsp vuelta &nbsp en &nbsp las elecciones.

Y uno se pregunta: ¿Es que estos señores, y señoras, &nbsp serán masoquistas?

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS