Cuba, totalitarismo, autoritasimo, democracia

Totalitarismo, autoritarismo, democracia

Miguel E Delgado A

Cuando Carlos Marx señaló que la más democrática de las repúblicas burguesas era menos democrática que la dictadura del proletariado, todavía no se conocía de ninguna experiencia al respecto, no sabíamos de los crímenes de Stalin denunciados con honestidad en el XX Congreso del PCUS, ni de las matanzas de Pol Potni lo de la Plaza de Tiananem.

Hoy día, ante los ojos de los pueblos, las cosas no son tan mecánicas y no resulta tan cierto lo deque la dictadura del proletariado es más democrática que la más democrática república burguesa. Pero si sirve de consuelo, nadie, que yo sepa, nace sabiendo y la humanidad aprende a través de la ensayo y el error. En todo caso, Cuba no es la excepción. Es evidente que como dirigencia política a la del Partido Comunista Cubano le cuesta más que a otras entender que el socialismo real se acabó con la implosión del campo socialista y que luego de tal situación lo que otrora fue el movimiento comunista mundial ha buscado otros caminos todos signados por el re juego de las ideas y el socialismo como gobierno y método de distribución más que como sistema social y método de producción.

En este intermedio entre la implosión del socialismo real y la actualidad del primer trimestre del 2008, han pasado muchas cosas.Para ejemplo, las victorias de casi todos los partidos comunistas de los ex países socialistas en su primeras elecciones pluripartidistas desde la segunda guerra mundial y algunos (países de la URSS) desde antes del II guerra.El caso más notorio fue el de la antigua Yugoslavia, en la cual los Estados Unidos, al no poder derrotar en las urnas al remozado partido comunista de ese país la emprende contra un país europeo en una política de agresión sicológica, política y militar sin precedentesdesdela Segunda Guerra Mundial, obligando a la dimisión y arresto del tres veces electo presidente Milošević, el cual muere calumniado, vejado y humillado en una prisión del ocupante, por interponerse a los designios geopolíticos del gobierno mundial de las multinacionales llamado neoliberalismo. Pero tal vez el declivemás importante para el campo del socialismo real desde diciembre de 1991 (implosión de la URSS) es la renuncia del Comandante Fidel Castro Ruz.Digo declive desde una perspectiva cronológica (la edad) y subjetiva (Fidel es Fidel), lo cual nos debe dar a todos una idea de la extraordinaria personalidad de Castro, quien aparentemente encierra en sí la magnitud que en su momento encerró todo el campo socialista en su conjunto. Su anuncio de renuncia al cargo de presidente del Consejo de Estado y de Comandante en Jefe nos antepone a una nueva disyuntiva de replantear el modelo socialista en este caso en la América latina y por qué no, en nuestro mundo occidental.

Totalitarismo:

Desde luego que el Dr. Fidel Castro Ruz, cometió, por comisión y no por omisión, innumerables atrofias a las formas de gobernar heredadas de la Revolución Francesa.Es decir, a la forma de gobernar burguesa liberal, convirtiendo el gobierno de la isla, su gobierno, en una dictadura con adjetivos (del proletariado) pero dictadura al fin.A esto tenemos que sumar más de cuarenta años de confrontación cuasi bélica, con la primera potencia del mundo: Los Estados Unidos, que sometió a la isla gobernada por este hijo de gallegos a graves penurias económicas desde el punto de vista del acceso de la población a los bienes materiales y el acceso a los mercados internacionales de la todavía tercermundista producción cubana.Desde luego que después de cuarenta y nueve años, el bloqueo no debería ser excusa para un mal gobierno y menos cuando este ha sido casi totalmente superado por la astucia financiera de los hijos de la revolución quienes vienen rompiéndolo al menos desde 1972.

Tal vez el momento preciso para dar tránsito a otra situación era durante la implosión del socialismo real (noviembre de 1989 – diciembre de 1991), pero no se hizo y el régimen logró sobrevivir con mucha infusión intravenosa capitalista a la economía, al extremo que Cuba se cuenta entre los territorios de Latinoamérica con mayor inversión europea.Esto aflojó algo el sistema totalitario en lo económicomas no en lo político, en donde al igual que en China, se ha mantenido el régimen de restricciones políticas y de partido único, mientras se abren las puertas de par en par a la inversión extranjera de toda calaña con régimen de propiedad que no excluye en absoluto la economía socialista, ya que la propiedad y la distribución de las ganancias sigue bajo el control estatal o en última instancia mixto, sin que se haya dado propiedad del medio de producción en sí, sino concesiones a termino fijo. Restricciones tales como la tenencia de dólares, que tanta prisión cobró en Cuba, fueron restablecidas de forma antihistórica, con desfachatez y sin vergüenza.Igual sucedió con el turismo, tan criticado por la OCLAE (Organización Continental Latino Americanade Estudiantes) y otros organismos afines al régimen del Dr. Castro.Medidas económicas excretadas por la revolución volvieron a ser parte de la endeble economía cubana; a la economía de este periodo llamado especial, se le tiene que agregar el millón de despidos que acabó con un postulado básico del socialismo real: el pleno empleo. Parecía que Fidel practicaba la tesis del dictador panameño Omar Torrijos el cual señalaba: “el primer deber de un gobernante es no caerse”. Fidel no se cayó;lo quese cayó tal vez fue el socialismo real, es decir, una forma de hacer el socialismo(al menos en materia económica social, no así en materia política, ya que la apertura comercial y económica no implicó apertura política por lo menos inmediatamente).

Autoritarismo:

En América Latina es típico que, ante una crisis severa del Estado, los sectores dominantes recurran a las fuerzas armadas para gobernar. Si bien es cierto, esta no ha sido la situación actual de Cuba, no es menos cierto que el actual Presidente del país es el titular del comando directo de las fuerzas armadas (las tres armas), las cuales reciben el adjetivo de revolucionarias pero que son las fuerzas armadas del país y por su mismo desarrollo tienen una misión conservadora que es la de preservar el Estado Nacional, no el Estado Socialista, el cual es una circunstancia de aquel, no su razón de ser.

Recordamos que cuando la crisis polaca en torno al Sindicato Solidaridad, el general Jaruzelski, tomó el control para preservar el socialismo real, declarando el estado de sitio en un intento desesperado por detener la gran popularidad de la Virgen María, del Papa Juan Pablo IIy del Sindicato Solidaridad.Lo único que logró fue adelantar el derrumbe del régimen, obligado porlos diálogos de febrero de 1989 incluso antes de la caída del muro. Cuba, hoy día, con el jefe de las FAR de Cuba en la presidencia del Consejo de Estado, se parece algo, guardando las proporciones, a la situación polaca de los años ochenta, con la salvedad de que la misión del general polaco era preservar el socialismo real intacto y la misión del ex guerrillero devenido en general parece ser reformar el sistema, si juzgamos por sus palabras del 24 de febrero, cuando señala que se tienen que eliminar algunas prohibiciones en la isla.

Toda dictadura se sostiene en el control policial.La dictadura totalitaria no es la excepción:se sostiene en la policía, pero tambiénse sostiene en algunas otras instancias tales como el partido único, las milicias populares, y ante todo, la seguridad del Estado la cual no sólo ejerce control social sino control sobre las instituciones titulares, entre estas las Fuerzas Armadas, que son sometidas a estricto control político por la seguridad del Estado.Es, por tanto, importante observar el fenómeno desde dos ángulos: 1. El Secretario General del partido ha cedido por tanto ha perdido el puesto de Presidente del Consejo de Estado.2. El Secretario General del partido ha cedido por tanto ha perdido el título de Comandante en Jefe.

Si los dos puntos anteriores los analizamos desde la óptica de que estamos en América Latina podremos observar que no es de la tradición de América Latina que el jefe del partido mande al jefe del ejecutivo sino, todo lo contrario, por ejemplo, incluso en un país de fuerte tradición partidista, como lo fue el México del PRI.Si analizamos la historia del continente americano, incluyendo Los estados Unidos, podemos indicar que la figura del comandante en jefe ejerce un papel fundamental en el dominio al menos del pie de fuerza del país.Incluso en países donde la figura no ha recaído con claridad en el presidente, ha sido el trampolín por el que se han lanzado al poder más de un militar con ambiciones políticas.

De lo anterior podemos deducir que tal vez ya a esta hora los militares cubanos estén tomando los controles para desmontar el aparato totalitario que también a ellos o mejor dicho a ellos principalmentelos mantiene en el más absoluto silencio.Friederich y Brzezinski señalan: “hasta 1939, el partido y la milicia controlaron el ejército, y nunca hubiera podido producirse un golpe como el de la Argentina que derribó la dictadura de Perón.”(1). Una de las denominadas disidentes declaró que “la cúpula fue militarizada para aumentar la represión” (2).Me parece que es correcta la apreciación.Lo que no pudo decir o quiso decir la dirigente fue a quién habrán de reprimir; me inclino a pensar que será al sector que se oponga al desmantelamiento del totalitarismo en Cuba .

Ahora, el desmantelamiento del totalitarismo en Cuba no significará la llegada de un sistema pluralista para el cual Cuba lo más probable es en que este momento, luego de mas de cuarenta y cinco años de régimen totalitario (abril de 1961 carácter socialista de la revolución), no está preparada. Y es aquí donde podría aparecer la figura del gobernante autoritario que habría de hacer transitar el país haciauna conciliación que dé un régimen aceptable para todas las aspiraciones políticas.

Democracia Pluralista

Cualquier cambio de la fisonomía política cubana, tiene primero que ser eso: un cambio de la fisonomía política, no un cambio de la ideología económico – social vigente.En todo caso, el cambio de la fisonomía política determinará la opción ideológica a seguir y es por tanto que el cambio político en el caso concreto de Cuba es fundamentalmente un cambio en las opciones de la oferta a escoger por el noble pueblo cubano en plena libertad y paz social.

El sistema totalitario como tal no está diseñado para autodestruirse; pero no olvidemos que el sistema en mención tiene todas las características del trópico y nuestro espíritu latino.Obsérvese que el fenómeno de rebelión militar exitosa en la latina Italia fascista no tuvo tales efectos en la Alemania hitleriana;cosa del carácter prusiano, entre otras, tal vez. Nótese que la latina Rumania (único país de los Balcanes con lengua romance) fue el único país de Europa Oriental donde las fuerzas Armadas se rebelaron contra las milicias y la seguridad del estado, siendo la única caída violenta del socialismo real, cosa que se tiene que evitar en Cuba a toda costa.

Al no dar el sistema totalitariola garantía mínima para su desaparición pacífica, entonces es donde el líder autoritario está llamado a jugar su papel: a los efectos que nos ocupa, la paz y el tránsito pacífico hacia otra oferta política.En Cuba está en manos de Raúl y los hombres bajo su mando. Evitar que la burocracia se apropie de los bienes del Estado como sucedió a la implosión de la URSS (bienes dentro y fuera de Cuba) y garantizar la integridad física y material de los miembros del Partido comunista de Cuba, así como sus derechos políticos y sociales, es otra de las tareas que tiene pendiente el Presidente Raúl Castro.Con lentitud; si se ha esperado lo mucho se espera lo poco, pero en paz y en dignidad para todos.Al terminar este artículo me entero de la liberación de la restricción de la compra de computadoras y eso lo dice casi todo: pronto será la liberación del uso del internet y se quedará Bush con la ganas de la confrontación militar.

¡Viva Cuba, viva Fidel y viva todo el que el pueblo cubano quiera. !

Miguel E Delgado A

Desde un lugar de la Ciudad de Panamá.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS