Cuba. Socialismo o Barbarie – Proclama PRSD

Publicidad

A todos los revolucionarios cubanos, a los representantes de la ANPP que puedan estar confundidos, a los trabajadores, al pueblo, al empeño por el Socialismo. 

Comienza una nueva fase. No aceptamos que sólo hay que continuar, tenemos que renovar.

Una sociedad basada en la justicia y la solidaridad solo es digna, efectiva, sustentable y defendible si se completa, ahora y no para las calendas griegas, con la democracia y la libertad, adoptando una Constitución y un estado de derechos que recoja lo mejor de la experiencia civilizatoria humana, cualquier otra cosa es conservadurismo, y hasta es traición a los esfuerzos, no de una generación, sino a más de cinco.

Esta declaración sale por consenso.

La izquierda sabe que ni aunque camine sobre las aguas y multiplique los panes y los peces, sus ideas serán aceptadas por los socialistas vulgares y cuarteleros representados por la burotecnocracia-militarista. A la izquierda le sobran las pruebas de con cuanta deslealtad y cinismo actuaron cuando las ideas se enviaban en privado y en lugar, momento y forma adecuada. Y la izquierda sabe que ellos prefieren vivir en el pasado, conformarse con lo logrado para sus hijos, nietos y familiares o aliarse al enemigo antes de perder sus privilegios, tal como pasó en todos los modelos socialistas ya fracasados o en marcha al capital.

No es a ellos a quienes se dirige la izquierda.

La izquierda se dirige a los revolucionarios honestos, pero aun confundidos.

Existen ya muchas dudas y reservas sobre la dirección de una ANPP, producto de un proceso y procedimientos pocos democráticos y con poca legitimidad histórica, en la que predominan funcionarios y dirigentes, los más encumbrados, responsables también del desastre actual y otros, suficientemente callados, antes esos mismos errores. Pero el PRSD quiere ser justo y aun quiere mantener esperanza.

Para contribuir a la próxima legislatura y confiando en sus nuevos miembros y que aún quedan rebeldes y socialistas en la ANPP, aportamos con ésta agenda de ideas, propuestas de asuntos impostergables, para sí Uds. así lo consideran, ser tratados en su trabajo.

Pero la ANPP no cumplirá su papel sesionando el tiempo que lo hace. Les sugerimos ampliar los periodos de sesiones e intercambios entre los diputados.

Y se hace ya impostergable convocar a una nueva constituyente y crear un tribunal constitucional que haga respetar la constitución.

Compañeros, el tiempo no es una palabra neutra o inocente. El tiempo es la vida de todos nosotros. Es la esperanza o su muerte.

El pueblo espera por Uds.

I: En la esfera política.

Apoyamos decididamente promover la democratización del sistema político del Poder Popular, con la participación directa de los ciudadanos en la elección de todos los cargos públicos, con comisiones de candidaturas verdaderamente democráticas y plurales, electas por el propio pueblo, con autoridades electorales independientes, con tiempos fijos, sujetos a revocación a mitad de término, con una sola reelección y eliminando la duplicidad de cargos administrativos con los legislativos. Especialmente apoyamos la aprobación por referendo de todas las leyes importantes que a todos afectan y de los presupuestos participativos a todos los niveles.

Sugerimos en cada asamblea del Poder Popular se constituya una Comisión de Protección de los Derechos del Ciudadano, proponemos en la Asamblea Nacional la instauración de una Comisión de ética en los medios a fin de vigilar el comportamiento de estos y erradicar la desinformación, la mentira, la verdad a media y la manipulación de los ciudadanos que puedan darse.

Estamos por una “Ley del municipio” que dé efectiva autonomía a estos y sus autoridades, incluyendo la eleccióndel presidente del PP, de jueces municipales y otros cargos por todos los electores entre varias candidaturas.

Estamos por un nuevo Código Penal y una nueva Ley de Procedimientos. Los actuales no mantienen equilibrio alguno entre el ciudadano y el estado. En las leyes actuales se reconocen muchos derechos cuyo ejercicio práctico, no solo es engorroso, sino dudoso. Estamos por la asistencia letrada inmediata a los detenidos. Estamos poreliminar las concepciones de peligrosidad que prevalecen en el código penal. Estamos por la más amplia igualdad y en contra de la discriminación de personas por cualquier causa incluyendo racial, sexual o por su credo político. Buscar la aprobación de una “Ley de igualdad”, para evitar toda discriminación, especialmente de los negros, la violencia y el acoso hacia las mujeres y los que practican preferencia sexual diferentes, una nueva “Ley General de discapacidad”, cuyos presupuestos se establezcan acorde con los más avanzados conceptos ya adquiridos por la experiencia humana y una “Ley general de protección de animales” y un nuevoCódigo de familia”. Ya es hora de abordar una “Ley de medios”, una “Ley de Cine”, una nueva “Ley de Asociaciones”.

Pedimos la ampliación del papel de la gestión y control obrero y popular colectivo en toda la amplitud de las tareas gubernamentales, empresariales y de la vida nacional en general.

En especial consideramos deben jerarquizarse estos principios:

  • Todo lo que no está prohibido expresamente por ley está permitido.

  • Todos los derechos se pueden exigir tanto individual como colectivamente.

  • Defensa intransigente de la constitución aprobada por todos en proceso informado y transparente.

Un principio es evitar que existan instituciones, elites o individuos, que se arroguen la potestad suprema de decidir por encima de la sociedad excluyendo a sus integrantes, o algo o alguien que pueda ser juez y parte en alguna instancia.

Hay que separar Partido y Estado. Hemos dicho también que se debía reconsiderar la división político administrativa y cambiar las funciones de las provincias que son meros mecanismos de supervisión, control y burocratización, hemos recomendado una simplificación de las organizaciones de masas y sugerimos también crear un frente, una Coordinadora Nacional Conjunta, ahorrándonos recursos múltiples y duplicación de esfuerzos, mejorando la capacidad de gestionar los asuntos de sus miembros.

Sugerimos crear un periódico para el estado, con el nombre de Patria, o Pueblo, u otro nombre, separado del que actualmente presenta las posiciones del partido, y en el que puedan manifestarse las opiniones de todos los ciudadanos y sus tendencias. Ese periódico y otros medios digitales con el mismo fin tienen el deber de recoger las opiniones sistemáticamente de los ciudadanos y dar respuestas

II. En la esfera económica.

La izquierda exige más sensibilidad ante los problemas del pueblo, exige detener el alza sistemática de precios, exige mejores salarios, y muchísimo más cuidado con la salud pública.

Demandamos la más pronta eliminación de la doble moneda, sin la cual no habrá equidad ni pago justo, eliminar a su vez las altas diferencias entre el salario y el costo de la vida. Hay que dejar claro que lo más importante es lo que el obrero puede comprar con su salario y no el salario en sí mismo. Incluso pueden subir los salarios y sin embargo si sube el costo de la vida disminuye el bienestar de los trabajadores.

Debemos crear el subsistema o área de la Economía Social Solidaria y debemos ampliar los derechos de los trabajadores en un nuevo modelo de empresa estatal socialista mucho más autónoma que la actual. Promovemos la aprobación de una nueva Ley de Empresa Socialista, donde la relación administración-trabajadores sea más equitativa, los trabajadores tengan más capacidad de decisión sobre los planes y la autonomía sea mayor.

Estamos por favorecer de forma integral la campesinizacion y mecanización del campo y la agricultura, desarrollar la pesca y la ganadería, y garantizar la alimentación del pueblo. Trabajar por la aprobación de la nueva ley general cooperativa, de un banco y un instituto de estudios cooperativos y autogestionarios y de facilidades de créditos y fiscales para estas cooperativas.

Debemos Incentivar el trabajo por cuenta propia, las empresas familiares, la Micro y la pequeña empresa privada. No hay temor al desarrollo de formas capitalistas menores de producción en el socialismo siempre que el control obrero exista en la sociedad, y no bajo el control de la burocracia.

Al respecto sugerimos equiparar los derechos de los trabajadores autónomos’ cuentapropistas’ y cooperativos a los de los trabajadores estatales. Deben tener salarios mínimos, vacaciones, licencia de maternidad etc. El sistema impositivo deberá tener en consideración estos factores. No debemos olvidar que esta es la sociedad de los trabajadores, sin discriminación alguna.

Revisar la actual ley impositiva y convertirla en un estímulo para el desarrollo. Revisar la ley de aduanas y facilitar la entrada al país de medios para la economía social. En principio abogamos por un año sin pago de impuesto a los nuevos negocios independientes y por 2 a las cooperativas.

Demandamos la existencia de un mercado mayorista capaz de abastecer todas las formas de producción.

Debemos crear un sistema jurídico de protección al consumidor, con carácter independiente e integral.

Pedimos la ampliación del papel de la gestión y control obrero y popular colectivo en toda la amplitud de las tareas gubernamentales, empresariales y de la vida nacional en general.

III: En la esfera Social.

La discriminación por motivo de raza, color de la piel, sexo, orientación sexual, identidad de género, pasado judicial, origen nacional y lugar de nacimiento, creencias religiosas, ideas políticas y filosóficas, enfermedad de cualquier tipo, discapacidad o diferencia física y cualquier otra lesiva a la dignidad humana, debe estar proscrita y ser sancionada por la ley.

Recibirán especial protección los grupos que han sido severamente excluidos en la historia (mujeres, negros, religiosos, grupos LGTBI, los que por sus ideas políticas hayan sufrido discriminación, personas con capacidades diferentes, enfermos crónicos de cualquier dolencia, personas privadas de libertad, que hayan sido sancionadas en el pasado).

Toda persona tiene derecho a la sexualidad; a decidir sobre la misma y con quién compartirla; a ejercerla de forma libre, responsable e informada, sin discriminación, con respeto a la preferencia y orientación sexual, la identidad de género, la expresión de género y la identidad sexual propia, sin coerción o violencia.

Derecho al matrimonio igualitario y adopción igualitaria, lo que significa el derecho de dos o más personas a contraer matrimonio sin discriminación de ninguna índole. El matrimonio es un hecho social con consecuencias jurídicas. Sus requisitos esenciales son el amor en cualquiera de sus expresiones y la convivencia de los cónyuges. Se reconoce la equiparación absoluta entre matrimonio formalizado y no formalizado. El matrimonio es la unión de dos personas.

Derecho a la protección contra la violencia doméstica y familiar. La ley regulará este régimen de protección especial.

La lucha contra la discriminación de cualquier tipo, por la protección de la naturaleza y los derechos de los animales corresponden a toda la Sociedad y sus agrupaciones, no a monopolios de tipo alguno.

Derechos de los adultos mayores.

A partir de los 65 años de edad las personas gozarán de un régimen especial de protección por el Estado, que incluirá la reducción de un sustantivo nivel del precio de todos los servicios públicos y atención singular y prioritaria de salud, transporte, cultura, recreación, alimentación y trabajo adecuado a sus posibilidades, especialmente de medio tiempo.

Derechos de las personas con capacidades diferentes.

Toda la sociedad debe reeducarse respecto a los nuevos derechos requeridos para las personas con necesidades especiales. Comenzando por el lenguaje. Y la aplicación de sus derechos como ciudadano, no solo como potencial trabajador.

El Estado, de manera conjunta con la sociedad y la familia, garantizará a las personas con necesidades diferentes los siguientes derechos: la atención especializada, permanente e integral, en las entidades que presten servicios de salud para sus necesidades específicas, que incluirá la provisión de medicamentos de forma gratuita, y la atención sicológica correspondiente en particular para aquellas personas que requieran tratamiento de por vida y sus cuidadores y familiares. En especial se facilitaran todas las condiciones para su permanente comunicación y su acceso a internet y otras herramientas informativas y comunicativas entre ellos, con los servicios de salud y otros.

Creemos que hay que humanizar las relaciones con la emigración cubana.

Abogamos por un país para todas las generaciones y todos los cubanos. Los revolucionarios que han luchado por la emancipación humana total no pueden mantener sus valores ni credibilidad excluyendo a una parte de la nación por sus opiniones, preferencias sociales o por ejercer el derecho a emigrar. Debemos lograr la hegemonía por nuestras razones y verdades y no por la violencia, si esta no es usada por el adversario.

Conclusiones.

No aceptamos que solo hay que continuar, tenemos que renovar.

Nuestras críticas al modelo vigente, han sido suficientemente claras. No creemos que el socialismo signifique un estado dueño absoluto de los medios de producción, con relaciones alienantes que bloquean formas más democráticas de  cooperación y distribución de los ingresos,  ni con el Partido Único que deja la política fuera del control de sus militantes y la sociedad, ni con un poder popular que solo le permite ejercer la soberanía al pueblo en los barrios y de allí para arriba un grupito decide todo,  ni con limitaciones a la libertad de expresión y asociación, ni con enfoques sesgados de los derechos humanos. 

Expresamente, nuestras propuestas no coinciden con los conceptos de dictadura del proletariado, – que la burocracia ha transformado en realidad, sobre el proletariado – de partidos  dirigentes de la sociedad, – que secuestra la soberanía popular y  sustituyen el centralismo democrático por el burocrático – o de agrupaciones de masas que responden a la cúpula y no a sus miembros como únicos o principales vehículos de la política, del culto a la personalidad, de la propiedad total del estado como eje principal de la economía­, ni con formas algunas de monopolio en la economía y la política y menos con ocultar a los revolucionarios los diferentes criterios  existentes para hacer realidad nuestros ideales revolucionarios..

No aceptamos la definición potencialmente reaccionaria y vitalmente antidemocrática, de que Líder, Partido, Patria, Pueblo, Revolución y Socialismo son la misma cosa. Esa definición pretende excluir al liderazgo de crítica alguna, intenta sacralizar un medio – el partido- e impedir los matices progresistas que pueden enfrentar la congelación, momificación o desvíos de los intentos revolucionarios. Su aceptación y utilización no solo es un insulto al sentido común, sino, a toda ciencia social conocida.

Socialismo, lo reiteramos bien claro, NO es estatismo, NO es productivismo a secas, NO es culto por la tecnología, NO es populismo, NO es totalitarismo, NO es culto a la personalidad. NO es la democracia representativa, aunque esta sea de los pobres. “La democracia representativa, termina siendo una falsa democracia. Termina convirtiéndose en democracia de las élites, lo mismo en un sistema que en otro y ese problema no está resuelto en el sistema electoral cubano». La concepción de ser juez y parte, no es Socialismo.

Ese Socialismo – que nunca fue el de los fundadores – fracasó como lo demostró la historia. Ese Socialismo los pueblos no lo defendieron, incluyendo los propios denominados comunistas. Responderse el por qué, sin ingenuidades y pretextos, es una pregunta ineludible,

Y hay que insistir en el significado de Socialismo… No es suficiente el concepto revolución. No es suficiente con la justicia social distributiva y tampoco con la soberaníaNo basta decir que aún no se ha construido en parte alguna y no se sabe cómo se hace.

Y lo primero que hay que aclarar es la concepción humanista y progresistas del Socialismo legada por los fundadores y distorsionada por los que han detentado el poder hasta hoy.

El Socialismo es una nueva civilización que une como ninguna otra los valores de la libertad, la igualdad, la democracia y la solidaridad. No algunas, sino todos. Socialismo ahora son –superiores libertades civiles y políticas, participación activa y real del pueblo en las decisiones de todo tipo, efectivas e inmediatas políticas antidiscriminatorias de todo tipo, control e imposibilidad de poderes inamovibles, no autoritarismo ni burocratismo, incremento del poder económico de los trabajadores mediante polos crecientes de formas autogestionarias y cogestionarías de propiedad, reducción del trabajo asalariado, bienestar.

La razón de ser del socialismo hoy es ofrecer una civilización centrada en las necesidades y libertades de los seres humanos, superadora de la lógica opresora del capitalismo, no sustituta de la lógica opresora del capitalismo, una lógica centrada en el humanismo total y radical, que además de justa y solidaria, sea libertaria, democrática, no explotadora ni opresiva, defensora de la dignidad individual de las personas, radicalmente antidiscriminatoria por cualquier causa y haga al pueblo protagonista, porque participa y opina, pero también decide, que haga sostenible la vida de la especie humana y la naturaleza. Que ponga en el centro de sus políticas al ser humano y limite y excluya, en su momento, tanto al capital como al estado y todo sistema de enajenación y exclusión.

Las direcciones fundamentales del cambio tienen que ir encaminadas a acercar el poder al ciudadano, fortalecer la democracia directa sobre la representativa, a establecer mecanismos capaces de revelarnos los deseos e intereses reales de la población, de evitar manipular, fragmentar o esconder información, que premien la herejía y la creatividad y que normen las limitaciones de los representantes indirectos. Hay que fortalecer imperiosamente el nivel de decisión en el área municipal, comunitaria y los centros de trabajo.

Este nuevo proyecto debe interiorizar muy seriamente que sin eliminar, reducir la alienación y la enajenación en la esfera laboral no habrá verdadera liberación económica; que sin libertad no hay justicia, que sin democracia real no habrá socialismo, que es tan importante ser cultos para ser libres como ser libres para ser cultos; que los trabajadores y los nuevos sujetos revolucionarios deben liberarnos a todos, económica o políticamente y también de prejuicios y discriminaciones, si no lo hacen, fracasarán y solo tendríamos otra dictadura.

Nosotros creemos en la necesidad del surgimiento de un ciudadano responsable, con conciencia cívica y espíritu renovador. Nosotros no deseamos eliminar la Declaración Universal de Derechos Humanos, deseamos ampliarla.

Sin el esclarecimiento previo de qué sociedad es en realidad la que deseamos, a la que aspiramos, sin ambigüedad alguna, cualquier programa, lineamientos o propuestas, puede conducirnos a sitios equivocados, a situaciones confusas y a incrementar las discrepancias internas entre revolucionarios. Sin aceptar que fines y medios tienen que ir juntos podemos terminar en el infierno, aunque a cada minuto repitamos que estamos contra el imperialismo y que nadie quedará desamparado. La lealtad no puede estar por encima de la verdad y la honradez.

No es el dogma, la superficialidad, el reduccionismo, la nostalgia o el cuidado del prestigio de alguien o algo, y menos el miedo y el oportunismo, lo que salvará a la Revolución Socialista Cubana. Hay que enfrentarse a la realidad con valentía e intentar contribuir, incluso corriendo el riesgo de la equivocación personal. Ese y no otro es el máximo deber de cualquier intelectual revolucionario en la Cuba de hoy. Y también de cualquiera que sea, más que intelectual, revolucionario.

Como se observa claramente, sin ambigüedad alguna, NO formamos parte de los que privilegian una justicia huérfana de libertad y derechos. Nosotros deseamos tanto que la gente sea culta y solidaria como libre y feliz. Nosotros deseamos un Socialismo inclusivo y respetuoso de la opinión de toda persona decente y de buena voluntad, aunque incluso no se considere ella misma revolucionaria y menos comunista.

Deseamos salvar la historia, de la que formamos parte y no minúscula, pero no sacrificaremos el presente ni el futuro por nostalgia alguna. Para nosotros, rescatar el heroísmo y venerar la sangre derramada, no implica ceguera alguna, no implica solo multiplicar las fechas históricas, no implica solo la proliferación de artículos ni películas contra el imperialismo, no implica las loas eternas a los líderes, implica hacer realidad los ideales proclamados.

Cte. Coordinador PSRD.

Izquierda Democrática Socialista Cubana, IDSC, Refundación Socialista, RFS, Nueva Izquierda revolucionaria y Socialista Siglo XXI, NIRSXXI, y Nuevo proyecto Socialista para Cuba, NPSC.

Notas.

  • La ANPP actual surgió de un proceso electoral con los siguientes datos.

  • Voto el 85.65 de los electores. Dejo de votar el 14.35. Boletas en blanco, 4.32. Boletas anuladas, 1.26. Votos selectivos, 19.56.

  • Total de votos diferentes a las orientaciones del partido gobierno 39.49. Cifra alcanzada por primera vez en la historia.

  • La composición de la ANPP es la siguiente: 602 delegados.

De acuerdo a las cifras oficiales sobre el resultado de los comicios generales del 11 de marzo 2018, el promedio de edad del nuevo Parlamento descendió a 49 años, frente a los 57 años calculados para los diputados salientes.

Es notoria la sobre-representación del grupo social dirigente, no solo como dato general, sino como tendencia en los sectores que componen la candidatura. Solo el ámbito de Gobierno, que en nuestro análisis incluye desde el Consejo de Ministros hasta la dirección de unidades de servicio (como hospitales, universidades, medios de comunicación, escuelas, museos y otros), ocupa un tercio de la representación total. Dentro de este ámbito, las personas vinculadas directamente a la prestación de servicios son menos de un cuarto del total. Algo similar ocurre con los y las representantes de instituciones de investigación y con los miembros directivos del sistema del poder popular.

La sobre-representación del sector dirigente se hace más notoria en el hecho de que algunas personas ostentan cargos de primer nivel en varias instituciones; mientras que otras ocupan dos espacios al interior del sistema del Poder Popular. De las instancias del Consejo de Estado, el Consejo de Ministros y el Buró Político: 14 personas son miembros de dos de ellas, y 4 de las tres. De igual manera, los 16 secretarios generales del Partido Comunista (PCC) a nivel provincial y del Municipio Especial Isla de la Juventud son candidatos/as; así como los 16 presidentes/as provinciales del Poder Popular y la presidenta municipal de la Isla de la Juventud. Súmese que 30 personas con cargos principales de gobierno (ministros/as, presidentes/as o directores/as) son parte de la candidatura. El total de personas en la candidatura con cargos directivos en el Estado, el Gobierno o el PCC ronda el 13 por ciento.

Hay una sobre-representación proporcional de los directores/as, en relación con trabajadores/as directos a la producción, y de las grandes entidades empresariales respecto a las unidades de base. Los trabajadores/as por cuenta propia, quienes suman más de medio millón de personas en todo el país, solo se representan en tres personas. Algo similar ocurre con el sector cooperativo, del cual no aparece ninguna representación de “cooperativistas no agropecuarios”.

La diversa sociedad civil cubana está pobremente representada. Resulta desnivelada la representación de directivos/as principales a todos los niveles, en comparación con quienes no cumplen tales funciones.

Como conclusión general, los candidatos/as a la Asamblea Nacional no alcanzan a representar las variaciones estructurales de la sociedad cubana en los últimos años. Tanto el sector productivo, como la sociedad civil están sub-representados. La sobre-representación del sector dirigente genera un desequilibrio clasista al interior de esta instancia legislativa. La sub-representación de los trabajadores/as directos de la producción y los servicios lesiona las potencialidades socialistas y democratizadoras del órgano legislativo cubano.

Añádase como dato que mientras los/as militantes del PCC y de la UJC rondan, en términos globales, el 1 millón 200 mil (es decir, un 14 por ciento del padrón electoral cubano, cercano a los 8 millones 500 mil), su presencia en la candidatura alcanza el 96 por ciento del total.

El Polo Revolucionario Socialista y Democrático Cubano es una organización de frente amplio de parte importante de la izquierda cubana.

Pueden verse en el Blog “Primero Cuba” https://primerocuba.blogspot.com/

  • Cuba: Deseamos el Socialismo para el pueblo, no el pueblo para el Socialismo. Programa del Polo Revolucionario Socialista y Democrático.

  • Cuba. Sin democracia y libertad no hay Socialismo.

  • Cuba. Estatismo no es socialismo. Plan económico y social del PRSD.


También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More