Cuba: Segunda cita con Silvio Rodríguez

Segunda cita, es el titulo provisional de la primera gran entrega discográfica de Silvio Rodríguez Domínguez en 2009, terminada de grabar en los estudios Ojalá y que recoge temas compuestos en los dos últimos años, publicó el sitio digital Cubadebate.
¨ Tiene una base musical de trío acústico, casi cuarteto, porque por ahí también cuelo alguna guitarrita ¨, dijo el famoso cantautor, quién invitó a Roberto Carcasés, Feliciano Arango, Oliver Valdés, al piano, contrabajo y batería, respectivamente.
La nueva propuesta del popular intérprete cubano fue esculpida por la Ingeniera Olimpia Calderón e incluye rock, baladas, sones y danzones. También asistieron en calidad de invitados Niurka González Núñez, flautista y clarinetista y jóvenes talentos de la escuela nacional de arte de La Habana.
San Petersburgo, canción dedicada a Gabriel García Márquez, un bolero a César Portillo de la Luz, un texto musicalizado de Víctor Heredia y una misíva a Violeta Parra en la que le cuenta impresiones y besa a sus hijos, sus amigos, forman parte del disco, reveló Silvio.
Sea señora y Tonada del albedrío, serán temas que por su contemporaneidad y contenido harán igualmente grande y eterno el nuevo disco:
SEA SEÑORA
Sea señora la que fue doncella.
Hágase libre lo que fue deber.
Profundícese el surco de la huella;
reverdézcanse sol, luna y estrellas
en esta tierra que me vio nacer.

A desencanto, opóngase deseo.
Superen la erre de revolución.
Restauren lo decrépito que veo,
pero déjenme el brazo de Maceo
y, para conducirlo, su razón.

Seguimos aspirantes de lo mismo
que todo niño quiere atesorar:
una mano apretada en el abismo,
la vida como único extremismo
y una pequeña luz para soñar.

Las fronteras son ansias sin coraje.
Quiero que conste de una vez aquí.
Cuando las alas se vuelven herrajes,
es hora de volver a hacer el viaje
a la semilla de José Martí.

&nbsp
TONADA DEL ALBEDRÍO
Dijo Guevara el hermoso,
viendo al África llorar:
que en el imperio mañoso
nunca se debe confiar.

Y dijo el Che legendario,
como sembrando una flor:
que al buen revolucionario
sólo lo mueve el amor.

Dijo Guevara el humano
que ningún intelectual
debe ser asalariado
del pensamiento oficial.

Debe dar tristeza y frío
ser un hombre artificial,
cabeza sin albedrío,
corazón condicional.

Mínimamente soy mío,
ay, pedacito mortal.

Segunda cita, es una canción, sobre el ángel postizo que a veces llevamos dentro, descifró el imprescindible trovador habanero.

&nbsp
&nbsp
SEGUNDA CITA
Quisiera enmendar los comienzos
de todas las brumas.
Quisiera empezar cada lienzo
con mejor fortuna.

Quisiera pegarme unas alas
y en una cornisa
soplar una dulce balada
que esparza la brisa.

Quisiera viajar al pasado
de cierta muchacha
que andaba de noche El Vedado,
liviana y borracha.

Quisiera posarme en su vida
para convencerla,
para que con menos heridas
hoy pudiera verla.

El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

Quisiera ir al punto naciente
de aquella ofensiva
que hundió con un cuño impotente
tanta iniciativa.

Quisiera ir allí con las cruces
del tiempo perdido
y hacer un camino de luces,
sin odio ni olvido.

El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

Quisiera dar vuelta a la rueda
que para en lo mismo:
un simple mortal que se juega
abismo y abismo.

Y, antes de darle al perchero
mis alas de atrezo,
quisiera dejar como fuero
certeza y progreso.

El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS