Cuba: ¿para qué un plebiscito?

Hace unos días, me sentí en el deber de publicar Cuba: ¿serán idiotas sus trabajadores/as?y la acotación que continúa: “Un rótulo reciente aparece vs. personas pertenecientes a la ‘nueva’ ¿izquierda? en la Isla que adulteran el Anteproyecto de Ley Código de Trabajo”.

No obstante, representantes de las personas aludidas intentan establecer como matriz de opinión la “necesidad” de un plebiscito en la Mayor de las Antillas para aprobar el referido Anteproyecto, como si tal fuera el modo de legitimar lo que verdaderamente es de interés de trabajadores/as en Cuba.

Es innegable que la Revolución en nuestro Caimán Verde exhibe record en el abordaje masivo de los temas de máximo interés de la población. Grosso modo, traigo a colación lo que a principios de los años noventa del pasado siglo denominamos Parlamentos Obreros, y más recientemente el debate/resultados alrededor del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

En mi mente conservo cómo en Diciembre de 1993 la Asamblea Nacional del Poder Popular convocó a cubanas y cubanos a pronunciarse sobre cómo salvar la Patria, la Revolución y el Socialismo desde sus respectivos quehaceres, razón por la cual en los meses siguientes hubo miles de reuniones con la participación de millones de compatriotas que desde sus centros de trabajo, de estudio y de residencias compartieron sus consideraciones y propuestas de medidas de carácter general y/o particulares para salir de la quizás más difícil/gloriosa etapa de la Historia de Cuba. Tal fue el suceso bautizado como Parlamento Obrero.

Respecto al citado Proyecto de Lineamientos, con más nitidez en mi memoria está que en el Informe Central del 6to. Congreso del Partido Comunista de Cuba efectuado a mediados de Abril de 2011 consta:

El documento original contenía 291 lineamientos, de los cuales 16 fueron integrados en otros, 94 mantuvieron su redacción, en 181 se modificó su contenido y se incorporaron 36 nuevos, resultando un total de 311 en el actual proyecto.

Estos números, en simple aritmética, constatan la calidad de la consulta, donde en mayor o menor medida, algo más de dos tercios de los lineamientos, exactamente el 68%, fueron reformulados.

Este proceso se rigió por el principio de no hacer depender la validez de una propuesta de la cantidad de opiniones vertidas. Muestra de ello es que varios de los lineamientos fueron modificados o suprimidos, partiendo del planteamiento de una sola persona o un número reducido de ellas.

Valga que signifique que en el proceso devenido Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución existió varias oportunidades para que cada quien expresara sus puntos de vistas, incluyendo a la representación de la “nueva” ¿izquierda? cubana.

Por demás, deseo que el lector/a sepa o recuerde que en la Isla fue aprobada la Constitución de 1940 a través de un referendo popular, y la letra de esa Carta Magna —en ella tuvo mucho que ver el empuje de las fuerzas progresistas, como la entonces militancia comunista— quedó en sueño hasta el Triunfo de la Revolución en Enero de 1959.

Con la ida anterior quise ilustrar que es puro cuento/magnífico juego a la cantaleta de democracia occidental someter a un referendo la calidad del Anteproyecto de Ley Código del Trabajo en Cuba, pues en definitiva la aprobación de quienes laboran a través de sus respectivas Asambleas Sindicales —incluido el enriquecimiento del documento— constituye el sello de garantía por excelencia.

Por tanto, sin negar que determinadas cuestiones de interés nacional bien pudieran ser sometidas a un plebiscito, coloco en entredicho reiteradamente el obsesivo trabajo divisionista de la citada ¿izquierda?, todavía más porque el debate en torno al Anteproyecto de Ley Código del Trabajo —en él también pueden participara tales ¿izquierdistas?, en igualdad de condiciones como todo/a trabajador/a cubano/a— tiene por arquetipo la discusión acerca de los
Lineamientos Económico y Social del Partido y la Revolución  cuyos resultados cada vez más son tangibles.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS