Cuba: en tránsito hacia la suficiencia.

Rifle-xiones del francotirador del Cauto

El 7 de noviembre del año en cursoaparece un artículo en el diario Granma sobre la labor de remozamiento del Estadio Panamericano de La Habana del Este.

Este artículo anda cojo, no se si de una o ambas piernas, pues le falta información, que de incluirlas, nuestro pueblo conocería con más detalles de lo que se está hablando, la principal de ella, obviar u ocultar cuanto le costó ese remozamiento al pueblo cubano, en dólares y moneda nacional.

Me gustaría conocer quienes decidieron emprender el remozamiento y cuáles fueron los factores, tanto a favor y en contra,que se analizaron para acometer esa obra, sobre todo en momentosen que nuestro país transita por una crisis económica de padre y muy señor mío.Bueno también sería útil conocer, cómo es posible, que el estadio más joven de Cuba -se terminó de construir en 1991 para los Juegos Panamericanos de ese año, es decir, tiene 17 años- necesite la inmensa reparación que ha tenido lugar.

Pregunto si es más importante para el pueblo cubano, tal y como afirma el diario, una pista sintética de las mejores del planeta o una buena fábrica, sin que sea la mejor del orbe, pero que produzca bienes de consumo para la población, alimentos, digamos.

No es que queramos que el estado no dedique recursos al deporte, lo que nos parece ridículo, es que aspiremos a tener un deporte de primera con una economía de cuarta o quinta clase.

Cuando los dirigentes visitan una fábrica en Cuba andan fijándose cúal es el costode lo que se produce, le exigen al obrero disminuir los costos sin afectar la calidad, y es bueno que se haga; pero también deben informarse de cuánto cuesta a Cuba una medalla de oro, plata o bronce que ganamos en los topes internacionales. ¿Habrá algún cálculo?

SI los obreros controlaran tales estadísticas seguro que elegirían tener menos medallas y más productos de consumo; si quien controla es un burócrata,tales estadísticas le resultaran baladíes, porque la imagen de fortaleza del deporte revolucionario “no tiene precio”.

Es muy probable que nuestros obreros, sin ser graduados de economía o planificación, determinen por simple cuenta de bodeguero, que es menos costoso enviar a nuestros medallistas olímpicos de campo y pista a entrenar a un país que posea una instalación con condiciones, que remozar un estadio completo con esos fines.

Hay proyectos que son necesarios, pero que pueden ejecutarse en el tiempo. Otros son de inmediato y están ligados más a la economía y a la salud.

Estoy enviando una propuesta a las Naciones Unidas para que a partir del año próximo se establezca un tablero de medallas y se premien a las economías del mundo. Quizás así tratemos aceleradamente de obtener en la economía los mismos logros que tenemos en el deporte.

Hace 17 años, cuando se inauguró este coliseo, se habló de la necesidad de cuidar y mantenerlo. El paso del tiempo demostró lo contrario, porque la inversión actual abarcó el terreno, la entrada principal del estadio, las salidas a las pistas, la pintura, la iluminación, el piso de la presidencia (muy importante), el audio, las pancartas informativas, las áreas de gastronomía, las luminarias y los sanitarios.

Conclusión, tuvo que hacerse nuevo el estadio. El mantenimiento pues, brilló por su ausencia.

En ninguna parte del artículo se habla de quienes son los responsables de que una instalación tan costosa se haya deteriorado tanto, tampoco se determina si esos fiadores del deterioro fueron sancionados. No se especifica tampoco, en lo adelante quién o quienes serán los responsables de que no vuelva a ocurrir.

Resulta muy voluntarioso y hasta superficial informar de una inversión tan costosa y que elementos como responsabilidad por el deterioro y sanciones por ese desastre no salgan a relucir, y más aún, en momentos en que nuestro estado aplica sanciones rigurosas y duplicadas a un simple ciudadano que circule por la calle con un saco de cemento, una cabilla oxidada, o un cartón de huevos sin el correspondiente vale de venta.

¿Las leyes se aplican solo para abajo? Y los de arriba,¿qué?

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS