Cuba-EEUU: ¿Un adelanto de lo que viene?

Publicidad

Dos días después de la ¿victoria? electoral de Mr. Trump, sin obviar las características patéticas del virtual inquilino de la Casa Blanca, expresé que una cosa es ser candidato y otra presidente; y resalté parte de sus palabras: “Les prometo a todos los ciudadanos de nuestra tierra que voy a ser el presidente de todos los estadounidenses”./ “Vamos a buscar terreno común, nada de hostilidades. Asociaciones, no conflictos”.

En esa oportunidad, además de dejar constancia de que me inclino ante Michael Moore por su temprana visión de lo que se avecinaba cuando casi nadie creía que el Donald sería el ganador y hacer mío Ni Trump ni Hillary, ¡los bancos!, revelé mi convicción absoluta de que no se vislumbra que “el Norte revuelto y brutal” esté en condiciones de renunciar a sus pretensiones de hacer fracasar la Patria Socialista que voluntariamente construimos el grueso de cubanas y cubanos.

En la misma ocasión, acredité que en perspectiva garantizaremos un futuro de Dignidad, Prosperidad, Equidad y Felicidad para nuestro pueblo, en la misma medida en que cada quien cumpla honrosamente con su desempeño concreto en su familia, la comunidad y ocupación profesional en contracorriente con la chapucería, la ilegalidad, la burocracia, la corrupción…; al paso que certifiqué que atentos hemos de seguir a la eficiencia económica, a la lucha contra las variantes de subversión y a no olvidar JAMÁS que una Revolución vale cuanto sea capaz de defenderse-enriquecerse.

Y terminé Trump, su quehacer perspectivo y Cuba anotando que considero que hay que esperar para confirmar la naturaleza del flamante presidente, sin dejar de trasmitir que dudo que el susodicho haga gala/tenga éxito en un contrasentido de cara a la Mayor de las Antillas, asumiendo lo mucho que podemos hacer el uno por el otro a partir de un solo ejemplo: ¿quién desprecia que la Biotecnología cubana exhibe logros al enfrentar 26 enfermedades?

No obstante, a esta altura presenciamos algunos pasajes que no deben transitar inadvertidos para imaginar qué se pudiera avecinar.

Un reporte de EL PAÍS desde Miami el pasado 22 de Noviembre da cuenta de que el presidente electo incluyó en su grupo de trabajo para el diseño del Departamento del Tesoro al abogado Mauricio Claver-Carone, considerado “una pieza clave en Washington de la maquinaria de presión cubanoamericana contra el acercamiento a La Habana” y obsesionado con “la transición incondicional de Cuba a la democracia y al libre mercado” o sea, con el pretendido desmontaje de la Revolución Cubana.

Así, es presumible que, si los tentáculos de ese abogado ganan en configuración concreta, pocas acciones buenas se gesten en el área del Tesoro estadounidense que incluye “la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), la herramienta del Gobierno para sancionar a adversarios foráneos por razones de política exterior y seguridad nacional”, es decir la misma que históricamente ha realizado lo insospechado para dificultar hasta el infinito la vida de nuestro pueblo con la aplicación de la Guerra Económica más prolongada en la Historia.

Pero ello no ha de inscribirse en lo más preocupante en las relaciones de los polos de ambos lados del Estrecho de la Florida. Para tal percepción, me afinco en que el desmontaje de lo avanzado con el Gobierno de Obama respecto a Cuba tendrá que enfrentar la poca despreciable presión de los sectores empresariales de EEUU que han entablado negocios con la Mayor de las Antillas en medio de un quehacer cubano cada vez más ajustado/perfeccionado y acompañado por crecientes actores políticos y económicos internacionales.

No obstante, llamo la atención acerca del despacho de el Nuevo Herald de dos días atrás según el cual el dúo cubano Buena Fe canceló una gira por Estados Unidos que incluía un concierto en Tampa después que varias personas en esa ciudad protestaron por las declaraciones de la agrupación sobre la muerte de Fidel Castro.

Resulta que para el pesar de este vocero de la delincuencia política en Miami, en ese despacho divulgó asimismo que Buena Fe en su página de Facebook publicó: “¡Gloria eterna a Fidel! Historia, ¡abre los portones! No pudieron detenerlo cuando era de carne y hueso. Ahora es invencible. Renacerá una y otra vez” ─una confirmación de Fidel vs. la miseria humana.

Pero también llamo la atención sobre el hecho de que unos días antes, el lunes 21 de Noviembre, ese mismo vocero difundió que artistas del género cubatón —una fusión criolla de reguetón, timba, rumba, guaguancó y otros géneros— deleitaron durante horas en las noches de sábado y domingo en el Hard Rock Live de Hollywood a una audiencia compuesta mayormente por cubanos de Miami que bailaron y cantaron al ritmo de sus artistas favoritos de dentro y fuera de la isla.

¿Qué le parece a usted tal “pa’quí, pa’llá” ─al decir en buen cubano?

Por mi parte, en cuanto a Cuba-EEUU apenas me atrevo a adelantar que la acción gusano-yanqui no solo tendrá que enfrentar cómo millones de compatriotas nos convertimos en Fidel para darle más vida a nuestro Socialismo, sino que también tendrá que enfrentar a empresarios y muchos cubanos/as residentes en el Norte ─aunque es muy temprano para augurios.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More