Cuba-EEUU: Rick Crawford, tiene la palabra

Publicidad

Hace unos pocos días, aludí a un cambio de última hora en el Congreso de Washington porque retiraron un par de enmiendas que permitirían ventas agrícolas y libertad de viajes a La Habana. En la ocasión, sobre la ocurrencia de la primera de ellas resalté que Rick Crawford, representante republicano por Arkansas, creyó en una promesa de los congresistas del sur de la Florida en el sentido de buscar “una solución a largo plazo que permita abrir permanentemente el comercio agrícola” a los productores estadounidenses.

Tras tomar nota del suceso, rememoré que a mediados del año pasado los congresistas republicanos por Florida Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo manifestaron rechazo a la apertura de la Embajada cubana en predios estadounidenses y anunciaron su oposición en el Congreso al nombramiento de un futuro embajador gringo en la Mayor de las Antillas; al paso que coloqué en tela de juicio que esas personas ―íntimas de la delincuencia política de Miami― cumplieran con un acuerdo honesto con el Sr. Crawford.

En este minuto, la vida nos ha confirmado una sabia popular: más rápido se coge a un mentiroso que a un cojo. Me explico, grosso modo.

Este martes 12 de Julio, trascendió que la Cámara de representantes aprobó un proyecto que recrudecería sanciones contra Cuba a causa de la acción del lobby anticubano en ese segmento del Legislativo de los Estados Unidos que logró imponer nuevas sanciones en el proyecto de ley del presupuesto de servicios financieros y gastos generales del gobierno para el 2017.

Puntualmente, se trata de cuatro prohibiciones: de viajar a Cuba para ciertos intercambios educativos en los llamados intercambios people-to-people (pueblo a pueblo); de la importación de bienes confiscados por el Gobierno cubano; de transacciones financieras que involucren a militares cubanos; y de los fondos para aprobar la concesión de licencias de marca, nombre comercial o denominación comercial que haya sido confiscada por el Gobierno cubano sin expreso consentimiento de Estados Unidos.

En este escenario, paso por alto que el periódico del Congreso, The Hill, auguró que el Presidente Barack Obama vetará este proyecto de ley, no a causa de los viajes a Cuba, sino porque varias piezas de este texto ponen en jaque importantes iniciativas del gobierno; y que el resultado de la Cámara entra en conflicto con la versión del Senado que ha aprobado recientemente un proyecto de ley similar que se pronuncia por mantener los gastos al nivel de los que se previeron para el 2016.

No obstante, sí deseo significar que Rick Crawford acaba de recibir la confirmación de quiénes son sus colegas aliados a la delincuencia política de Miami. Por tanto, me pregunto si todavía él creerá en la promesa de Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo. Así, le concedo la palabra al mismísimo representante republicano por Arkansas a la Cámara estadounidense —al menos en el imaginario.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More