Cuba-EEUU: realismo en cubanoamericanos

Publicidad

Apenas transcurrido un día del trascendental cambio en las relaciones La Habana-Washington revelado el 17 de Diciembre de 2014, en El Nuevo Herald apareció Con el tiempo, apertura hacia Cuba beneficiará a negocios en Florida con esta inscripción: “Mientras Estados Unidos toma medidas para normalizar las relaciones con Cuba, los negocios del sur de la Florida centrados en la banca, los envíos, el comercio, las telecomunicaciones y los viajes están en posición para beneficiarse, con el tiempo”. En estos momentos, el propio periódico acaba de publicar: Cubanoamericanos instan a aceptar los cambios políticos en la isla. Ello motivo este juicio que comporto con mis lectores/as.

En el segundo título del Herald, consta que a principios de este mes un grupo de hombres de negocios, cubanoamericanos y casi todos de Miami, se trasladaron hacia el Sur para ver por ellos mismos qué había cambiado en el Caimán Verde; que la mayoría de los 10 hombres, incluyendo dos que siempre fueron conservadores acérrimos, regresaron convencidos de que lazos más fuertes con EEUU ayudarían a los cubanos; y que publicaron este domingo 20 en The Miami Herald un anuncio a toda página en el que instan a otros a unirse a su causa, con el rótulo: “Una carta abierta a nuestros conciudadanos cubanoamericanos”.

También, consta que esos hombres de negocios suscribieron: “Vimos un progreso más allá del que podíamos habernos imaginado”. “Vimos empresarios con sed de conocimiento y familias que se benefician de la recién descubierta libertad empresarial. Son estas personas comunes y corrientes las que encabezan el camino hacia una mejor vida, aunque no sin desafíos”. “Como ciudadanos cubanoamericanos, reconozcamos el progreso que se ha hecho en ambos lados de las 90 millas del Estrecho de la Florida, que aunque titubeante, es en la dirección correcta. Simplemente consideren lo que se ha obtenido en los últimos 12 meses contra lo que se logró en el siglo pasado”. “Hemos llegado a un punto en nuestras vidas en el que no tenemos interés en el progreso personal, sino sólo en lo que sería bueno para nuestra gente”.

Según el periódico de la Florida, dos republicanos que encabezaron el grupo de viaje pagaron el anuncio: Carlos Gutiérrez, secretario de Comercio de EEUU bajo el presidente George W. Bush, y Mike Fernández, un magnate del cuidado de la salud de Coral Gables e importante contribuyente financiero a la campaña presidencial de Jeb Bush —las negritas son mías; al paso que certifica igualmente las otras personalidades del mundo de la abogacía y empresarial que firmaron la carta referida.

En este ambiente, llamo su atención hacia la variable que continúa: el importante contribuyente al tercero de los Bush que aspira a ser inquilino principal de la Casa Blanca, ha estado este año cuatro veces en Cuba; ha declarado su intención de ayudar a reconstruir a la Mayor de las Antillas; y, al tiempo que espera que el anuncio del domingo pueda dar cobertura social y política a otros que estén de acuerdo, ha sentenciado: “Hay muchos, muchos cubanoamericanos en esta comunidad que están preocupados por salir y decir: ‘Démosle oportunidad a otra cosa’. Nada ha funcionado hasta ahora”.

De este último pasaje, interpreto: por una parte, Mike Fernández nada tiene que ver con un individuo de a pie y posee un capital considerable al punto que está convertido en financista de un Bush que es raigalmente contrarrevolucionario —tuvo que ver con la liberación del terrorista Orlando Bosch— y, sin embargo, en su campaña para llegar a presidir el Ejecutivo gringo se deja asistir por quien está a favor de los nuevos vientos que soplan entre los lados del Estrecho de la Florida —¿será que luego no habrá que cumplir con las intenciones del financista?; y por otra parte, unido a lo anterior, pienso que si el mismo Fernández no se esconde para abogar por la reconstrucción económica de la Isla o sea, por invertir en el archipiélago nacional, es porque está consciente de la seriedad de las autoridades cubanas que promueve el interés mutuo en nuestras relaciones y porque puntualmente aprecia una oportunidad en nuestro gran potencial científico-tecnológico-productivo como el de la industria bio-médico-farmaceútica.

Así, encuentro atinado sostener que si justo un año atrás una señal importante resultó que se apreciara que la apertura hacia el Caimán Verde traería beneficios a los negocios en la Florida y ahora en el mismísimo Miami aparece un anuncio a toda página a favor del nuevo escenario provocado por lo que ha sido identificado como el 17D; entonces sin sombra de equívoco acredito que de cara a los actuales vínculos Cuba-EEUU está emergiendo una suerte de realismo en cubanoamericanos —opuesto a la delincuencia político-terrorista de aquellos predios. ¡Enhorabuena!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More