Cuba-EEUU: a propósito de odisea de un emigrado anciano

Publicidad

Usted puede consultar Anciano que vive en camioneta en Hialeah quiere regresar a Cuba, un despacho que el Nuevo Herald comparte este 11 de Diciembre en una de sus pocas informaciones que intentan dar un viso de objetividad al abordar un tema relacionado con la emigración cubana residente en Estados Unidos de América, en general, particularmente en Miami. En ese periódico aparece, no sin antes deslizar el veneno mediático (“Mientras miles de cubanos luchan por escapar de la isla”), que Reynaldo García Ortega, un hombre de 68 años a quien está venciendo la soledad, quiere regresar a su suelo natal porque desde hace más de cuatro meses vive en su malograda camioneta Dodge, de 1997, estacionada en una calle de aquellos predios.

“Te digo la verdad, quiero regresarme a Cuba”. “No me siento bien de salud, pero lo principal es que me siento solo”. “Na’ más me lleguen los papeles me voy, pase lo que pase”. “Quiero ver a mis tres hijos y conocer a mis 13 nietos. Ellos no saben que ahora vivo en una camioneta. Creo que con la familia yo estaré mejor”, dijo el señor en causa nacido en Contramaestre, municipio de la oriental provincia de Santiago de Cuba, quejoso porque su pensión apenas le alcanza para sobrevivir y darse algunos “gusticos” como ir al cine en la popular Calle 49, del oeste de Hialeah —siempre, de acuerdo con el Herald.

Entre otros detalles, el despacho referido hace constar que la bomba de gasolina de la camioneta de Reynaldo se averió hace un par de meses, por lo que permanece varada al pie de un populoso edificio de apartamentos para personas de bajos recursos, a tres cuadras de la sede del gobierno municipal; que tras echar hacia adelante los respaldos de los asientos posteriores de su camioneta, García colocó cartones y una manta a manera de un colchón donde descansa por las noches en una ciudad que lo acoge con discreción, respeto y compasión; al paso que significa que él asegura que el saludo es recíproco con los policías que circulan por el área, y que otros como el doctor Julio César Alfonso, quien dirige una organización dedicada a la reinserción laboral de médicos cubanos en Estados Unidos, le suele regalar unos cuantos dólares cada dos semanas, desde hace varios meses —las negritas son mías, para obviar comentarios.

Ante este triste episodio, el dolor me embarga. No atino a menos que ratificar lo que escribí en Cubanos, camino a los EEUU hace apenas unas tres semanas, porque siempre he deseado que se pueda cumplir el sueño del cubano/a que anhele salir de nuestro país y radicarse en otro; porque voto por el bienestar de mis conciudadanos/as, donde quiera que se encuentren; porque siento amargura cuando asisten a tragedia alguna; porque no puedo evitar la pena, si mis paisanos/as viven una situación difícil, aunque ello sea por decisión propia.

Pienso, entretanto, en lo que Cuba pudo mostrar en la ONU a mediados de Julio en cuanto a la perspectiva del adulto mayor para el período 2011-2025. Es un hecho que nuestros servicios médicos especializados, brillan/brillarán más por su presencia; que los programas de asistencia y seguridad social, se comportan/se comportarán por el mismo estilo; que las estrategias de divulgación para promover la protección y respeto de los derechos de estas personas, están/estarán presente. Por nuestra naturaleza, siempre consideraremos pocos los esfuerzos para garantizar la plena inclusión social de este segmento poblacional, de acuerdo con nuestro “espíritu profundamente humanista” y “poniendo al ser humano en el eje de la gestión pública de los esfuerzos estatales” —característica del Socialismo que construimos.

Pienso, en síntesis, que lo que vive un Abuelo cubano en Miami, esa odisea del emigrado anciano de marras, contradice el quehacer en la Mayor de las Antillas en tanto que hemos convertido la atención al adulto mayor en una prioridad para garantizar su calidad de vida. Así, exclamo a los cuatro vientos: ¡Ojalá que la meditación en todo este asunto devenga más mejoría en las relaciones Cuba-EEUU!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More