Cuba. Cuando la moral es de palo

Riflexiones

Oigan esto, les daré a conocer el primer párrafo de un artículo aparecido en Granma el pasado día Jueves 1 de Agosto, bajo el título “Hora de acción”. Esta de rechupete, al punto que dudo si ya este diario es serio o pertenece al género del humor.

Las Tunas.-  ”Por la autoridad y confianza que han depositado el pueblo y el Estado cubanos en el cuerpo de inspectores para defender el orden y preservar bienes de la nación, esta provincia demanda hoy una presencia más activa y efectiva de esas estructuras en el enfrentamiento a las indisciplinas e ilegalidades”.

¿“Autoridad y confianza” en el cuerpo de inspectores? ¿Dónde vive el redactor de esta noticia? ¿Está de misión internacionalista y reporta desde Ginebra?

Según el periodista, en las jornadas posteriores al discurso del Presidente de nuestro país, “se aprecian acciones mucho más concretas y eficaces por parte de la Policía Nacional Revolucionaria”.

El redactor no define “concretas y eficaces”, pero podemos suponer  que esto es de apaga y vamos. Todos conocemos  que en provincias las cosas se extreman más que en la capital. Si acá un policía  te da un empujón en la calle, en provincias te encienden el lomo con la tonfa, y mientras el palo va y viene pasas una semana en el vivac.

Según el periodista, hay mucha “calma y tranquilidad” en la provincia de Las Tunas, y agrega que medio centenar de cocheros y carretoneros del pueblo de  Manatí han decidido comenzar a pagar impuestos al estado.

Hay que saber leer entre líneas nuestro diario para estar bien informado en Cuba. Si te hablan que hay “calma y tranquilidad” es porque ha existido lo contrario, por ejemplo, un poquito más acá, en Camagüey, había sus problemitas porque te pegaban 60 pesos de multa por andar en camiseta en la calle; y es que aquí todos somos cubanos, si no estamos a la derecha es porque nos hemos quedado varado a la izquierda. De advertencia nada. Andabas en camiseta o medio en cueros en la calle durante cinco décadas, pero a partir de hoy no, nada de propaganda o de hacer conciencia de que el buen vestir se pone de moda.

Hay un guasón que afirma que, en lo adelante, los inspectores exigirán, mediante regla de medir en mano, que las mujeres usen sayas un centímetro por debajo de la rodilla, y los hombres, esos que usan los pantalones a media nalga, para promocionar la marca del calzoncillo, deberán subírselo un centímetro por encima del ombligo. Cero propaganda de prendas interiores, que eso es un mal del capitalismo, solo se permite el capitalismo que autoriza e impone el estado. Nada de iniciativas personales que eso no está incluido en los lineamientos.

Se prohibirá, además, el subterfugio de cortarle las mangas a los pulóveres para parecer que andan en camisetas, porque eso se considera resistencia pacífica.

Todas estas medidas, según especialistas no oficialistas, pero reconocidos en aplicación de los lineamientos políticos y económicos, favorecerán que exista  un clima positivo para paliar la crisis que padecemos. Entiéndase por paliar,  la acción de coger con una pala los problemas y echarlos debajo de la alfombra para que no se vean, aunque se sigan sintiendo.
 

 francotiradordelcauto@yahoo.es

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS